Globered
Consigue tu propia página web

Futbol Argentino de Guille

Yo Soy De River Plate Pero Ago Esta Pagina Sobre Los Equipos Argentinos!!!!


0 0 0

LOS EQUIPOS DE ARGENTINA!

Por: chupete | Publicado: 26/11/2010 17:15 | | #Cont:30
RIVER:
  

Historia

[editar] Fundación

River Plate fue fundado el 25 de mayo de 1901 en la ciudad de Buenos Aires, por la fusión de dos clubes: "Santa Rosa" y "La Rosales". Después de varias propuestas, decidieron llamarlo "River Plate".[7] Ese mismo día se firmó el acta de fundación, y fue elegido como primer presidente a Leopoldo Bard, apoyado por el fundador Nicolas Sarquis, quien también era jugador del club. Y gano 6 Copas del mundo además de la del mundo.[8]

La primera cancha que tuvo el club estaba ubicada del lado este de la Dársena Sud del puerto de Buenos Aires, detrás de las carbonerías de Wilson. Luego se mudó a Sarandí, partido de Avellaneda, para regresar al barrio de La Boca. En 1914 levantó, sobre la calle Gaboto, una tribuna techada y una gradería.

El 30 de abril de 1905, luego de asociarse a la denominada "Football Association", River debuta oficialmente en la tercera división, perdiendo 3:2 contra Facultad de Medicina. El 7 de mayo logra su primera victoria, imponiéndose a General Belgrano “A” por 4:3. El 9 de julio sufre una de las dos peores derrotas de su historia, cayendo 10:1 ante el Club de Gimnasia y Esgrima La Plata. A pesar de realizar una mala campaña, al año siguiente se inscribe en la Segunda División.

[editar] Era amateur (1908 - 1930)

Una vez obtenido el ascenso a segunda división, River se mantuvo en esa categoría durante 3 años (de 1906 a 1908). El 13 de diciembre de 1908 disputa el ascenso a Primera División, venciendo a Racing Club por 2:1. El partido es impugnado por Racing, debido a que en el segundo gol de River los hinchas ingresaron a la cancha para festejar con los jugadores, debiendo jugarse nuevamente el 27 de diciembre, ganándolo River por 7:0 y obteniendo de esta manera su ascenso a la primera división argentina.

Su debut en primera división fue el 2 de mayo de 1909, goleando de local a Argentino de Quilmes por 7:3; el 12 de septiembre de ese año derrota 1:0 al poderoso Alumni con gol de Hernán Rodríguez. En 1912 realiza su peor campaña en el amateurismo, finalizando último con 3 victorias, un empate y 6 derrotas, salvándose del descenso debido a una reestructuración en la Asociación del Fútbol Argentino. El 18 de agosto de 1912, Belgrano Athletic Club derrota a River 10:1, igualando la peor derrota en la historia.

A lo largo de toda su historia River encontraría en Boca a su rival clásico. Los dos equipos se formaron en La Boca y ambos reconocían explícitamente su herencia genovesa: en el caso de River al tomar los colores de su casaca de la bandera de Génova. En el futuro cada enfrentamiento entre los dos principales equipos del fútbol argentino paralizaría al país, dividiendo sus simpatías entre ambos, hasta alcanzar la categoría de "superclásico del fútbol argentino". El clásico River-Boca ha sido considerado como uno de los cincuenta mejores espectáculos deportivos del mundo.[9]

El primer enfrentamiento oficial entre ambos equipos se concretó el 24 de agosto de 1913, en el torneo de Primera División, en cancha de Racing, ganando River 2:1. Basados en tradiciones orales, algunos historiadores proponen la existencia anterior de partidos no registrados. En 1918, antes de un Superclásico, Arturo Antelo, uno de los fundadores de River, presentó el Himno del club donde, con la melodía de la canción irlandesa “It’s a long way to Tippeary”, se entonaba:

River Plate, / tu grato nombre / clamaremos con honor, / siempre como un solo hombre / nos tendrás a tu alrededor... / River Plate, / tu grato nombre, / derrotado o vencedor, / mientras viva tu bandera / la izaremos con honor.

En la era amateur pudo salir campeón una vez, fue en el torneo de 1920 (aunque el partido final se disputó el 9 de enero de 1921), donde le ganó en la última fecha a Quilmes por 2:0, y de esta manera obtuvo el primer campeonato de su historia, postergando a Racing. Para entonces River tenía su cancha junto al Riachuelo, en la manzana formada por las calles Pinzón, Gaboto, Aristóbulo del Valle y Pedro de Mendoza, y su casaca era una camiseta de franjas verticales rojas y blancas, con una raya negra más fina en los bordes de las franjas rojas. No sería para nada destacada la actuación de River en los años posteriores, ya que apenas dos subcampeonatos en 1921 y 1922 fueron sus mejores campañas. En 1923 se mudó a una segunda cancha, en la avenida Alvear (hoy Libertador) entre Tagle y Austria; contaba con una tribuna oficial y otra popular, ambas de 120 metros de largo, y en ese estadio obtendría sus tres primeros campeonatos en la era profesional.[10]

[editar] Inicios del profesionalismo (1931 - 1939)

Al principio, practicaban bochas, aunque durante el amateurismo había crecido como institución, esto no pudo plasmarse en grandes resultados deportivos; todo lo contrario sucedería en la era profesional.

El primer campeonato profesional del fútbol argentino se jugó en 1931, donde Boca se consagró campeón y River finalizó en el tercer lugar.

Con la compra de Carlos Peucelle por 10 mil pesos en 1931, y Bernabé Ferreyra en 1932 por 35 mil pesos, el club revolucionó el mercado de pases de la época, ganándose el apodo de "Millonarios". En 1932 formó un gran equipo, y finalizó el torneo igualando la primera posición junto a Independiente, 50 puntos en 34 partidos,Ganados 22 Emapatado 6 Perdidos 6 Goles a favor 81 Goles en contra 43, Ferreira Termino goleador ese año con 43 goles. Independiente recibía a Racing en la última fecha y de entrada quedó en desventaja aunque igualmente podía dar la vuelta olímpica, ya que al comenzar la fecha llevaba un punto de ventaja y además River también estaba perdiendo con San Lorenzo. Entonces con el título asegurado Independiente reguló sus fuerzas y no se esforzó en buscar la igualdad. En ese tiempo los resultados de los otros partidos únicamente se podían seguir a través de los tableros que la revista "Alumni" instalaba en cada estadio. El encargado de colocar los resultados en la cancha de Independiente resultó ser hincha de River y prefirió ocultar la verdad: hacía varios minutos que los millonarios habían empatado. Los jugadores del Rojo miraban el tablero de reojo y con el silbato final se fundieron en fuertes abrazos creyéndose campeones. En ese instante, el encargado del tablero puso el gol de River. Los jugadores e hinchas del Rojo no daban crédito a lo que acababa de suceder y se generaron incidentes. De esta manera River e Independiente quedaron igualados en lo más alto de la tabla. El partido desempate lo ganó River por 3:0 en cancha de San Lorenzo, adjudicándose su primer campeonato del profesionalismo.[11]

La primera victoria ante su clásico rival durante el profesionalismo, fue durante la última fecha del campeonato de 1933, imponiéndose 3:1, impidiendo que Boca se consagre campeón.

Con jugadores como José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera y Renato Cesarini, y con la adquisición de José María Minella, River logra el primer bicampeonato de su historia. El campeonato de 1936 se dividió en dos rondas: la Copa de Honor, obtenida por San Lorenzo de Almagro, y la Copa Campeonato conseguida por River. En cancha de Independiente, River derrotó 4:2 a San Lorenzo y obtuvo el título de 1936, un año después 1937 se volvió al sistema de liga, y River ganó obteniendo 58 puntos en 34 partidos con 106 goles a favor y 43 en contra, habiendo ganado 27 partidos, empatado 4 y perdido 3, siendo su goleador José Manuel Moreno con 37 anotaciones.

El 25 de mayo de 1938 se inaugura oficialmente el Estadio Monumental, con un partido ante Peñarol de Uruguay, donde River se impuso por 3:1.

[editar] La Máquina (1941 - 1946)

Artículo principal: La Máquina

La década del 40 es considerada una de las mejores épocas futbolísticas de River Plate, consagrándose campeón en 1941 con 44 puntos, partidos ganados 19, empatados 6 y perdido 5, 75 goles a favor y 35 en contra, 1942 con 46 puntos, partidos ganados 20, empatados 6 y perdido 4, 79 goles a favor y 37 en contra y 1945, y subcampeón en 1943 y 1944. Por esta época la delantera de River recibió el nombre de La Máquina. La misma estaba formada por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau. Dicho apodo ha sumado trascendencia a niveles más bien legendarios, ya aquellos jugadores todos juntos sólo jugaron 18 partidos por campeonatos oficiales. El desborde y centro atrás de Muñoz, los pases en cortada de Pedernera, las gambetas y el despliegue de Loustau y las diagonales de Labruna eran su sello. En 1945, después de ser dos veces subcampeón de Boca, River se convierte nuevamente en campeón, ya sin Moreno y destacándose Labruna (otra vez goleador del torneo con 25 tantos), el volante central Néstor Rossi, adquirido en 1944 y teniendo como capitán al peruano José Soriano. En 1947 River se consagra nuevamente campeón con 48 puntos en 30 partidos y 90 goles a favor y 37 en contra, 22 partidos ganados, 4 empatados y 4 perdidos destacándose el arquero Amadeo Carrizo y el delantero Alfredo Di Stéfano, surgido de las inferiores de club, que con sus 27 tantos se convierte en el goleador del torneo. Con este campeonato River cerró uno de sus mejores ciclos.

[editar] Los años ’50 y el primer tricampeonato

Tras una huelga de futbolistas en 1948 se produjo el éxodo a Colombia, donde grandes futbolistas argentinos fueron a enriquecer el fútbol del país caribeño. "Pipo" Rossi y Di Stéfano abandonaron River. Dos subcampeonatos en 1948 y 1949, una mala temporada en 1950 y tercero en 1951 son los siguientes resultados que obtiene River a nivel nacional, en este año Vernazza fue goleador de river con 22 goles. Tras una gira por Europa entre fines de 1951 y principios de 1952 armó un nuevo equipo para ser campeón con 40 puntos, 17 partidos ganados, 6 empatados y 7 perdidos, 65 goles a favor y 48 en contra: sería La Maquinita de Santiago Vernazza, Eliseo Prado, el uruguayo Walter Gómez, Labruna y Loustau, junto al arquero Carrizo. Repetiría el título en 1953 con la misma base, terminando con 43 puntos, 18 partidos ganados, 7 empatados y 5 perdidos, con 60 goles a favor y 36 en contra.

Con el regreso de "Pipo" Rossi, proveniente de Millonarios de Colombia, la incorporación de Federico Vairo, proveniente de Rosario Central, y el surgimiento de Enrique Omar Sívori River sale campeón en 1955, 1956 y 1957,en 1955 terminó con 45 puntos, 18 partidos ganados, 9 empatados y 3 perdidos, con un total de 53 goles a favor y 35 en contra, en 1956 terminó con 43 puntos, 17 partidos ganados, 9 empatados y 4 perdidos, con un total de 61 goles a favor y 32 en contra, en 1957 terminó con 46 puntos, 19 partidos ganados, 8 empatados y 3 perdidos, con un total de 75 goles a favor y 34 en contra logrando el primero de los tres tricampeonatos de su historia. Tras el Campeonato Sudamericano disputado en Lima, Perú, en 1957 Juventus de Italia pagó 10 millones de pesos por Sívori. Con ese dinero River construyó la tribuna Colonia (luego Almirante Brown y actualmente Enrique Omar Sívori), cerrándose así La Herradura (como era conocido el Monumental por entonces). El 12 de octubre de 1959 Ángel Labruna, máximo goleador de los Superclásicos con 16 goles que indefectiblemente sirvieron para ganarle o empatarle a Boca, uno de los más grandes ídolos riverplatenses, se retiró del fútbol profesional a los 41 años, con 293 goles en 514 partídos.

[editar] 18 años de sequía: (1958 - 1975)

En 1958, cuaindo la Selección Argentina fracasó en el Mundial de Suecia, la vieja escuela riverplatense entró en su época más oscura. Con grandes jugadores como Ermindo Onega y su hermano Daniel, José Manuel Ramos Delgado, el brasileño Delém, José Varacka, el goleador Luis Artime, Vladislao Cap y Oscar Mas River no logró ningún campeonato en la década del 60, inaugurando la peor época de la historia del club, con una sequía de títulos que duraría 18 años. Fueron años de constantes subcampeonatos, por menor diferencia de gol, por un penal atajado por el arquero de Boca Antonio Roma a Delém en la penúltima fecha de 1962, en el triangular de desempate del Nacional 1968 contra Vélez Sársfield (que sería campeón argentino por primera vez) y Racing.

El 20 de mayo de 1966, bajo la conducción de Renato Cesarini, la racha negativa de River alcanzó su punto más alto. Era el partido de desempate por la final de la Copa Libertadores de 1966, disputado en el Estadio Nacional de Santiago de Chile ante el Club Atlético Peñarol, donde tras terminar el primer tiempo con una victoria parcial de 2:0 River permitió una levantada de los uruguayos, que empatarían en los 90 minutos y terminarían dando vuelta el resultado en tiempos extra para concluir con un 4:2. A partir de esa derrota nacería el epíteto de Gallinas. En el año 1968, durante un partido que enfrentaba a River y Boca, se produjo la tragedia más grande del fútbol argentino cuando después de una avalancha humana en la puerta 12 del Monumental, 71 personas murieron asfixiadas y 66 resultaron heridas. A fines de ese 1968 se retira el jugador que más partidos jugó en la primera del club, el arquero Amadeo Carrizo, con la cifra récord de 521 partidos.

La década del 70 se inició con el subcampeonato del Torneo Metropolitano de 1970; en 1972 se logra el subcampeonato del Torneo Nacional y un año antes, promovido por el director técnico brasileño Didí, mentor del jogo bonito, hacía su debut en primera división Norberto Alonso, con 18 años de edad.

[editar] Del segundo tricampeonato a los fantasmas del descenso (1975 - 1983)

En 1975 asumió como director técnico Ángel Labruna, que con un gran equipo donde destacaban la zaga central conformada por el "Mariscal" Roberto Perfumo (proveniente del Cruzeiro de Brasil) y Daniel Passarella, Ubaldo Fillol en el arco, el mediocampo de Alonso, Reinaldo Merlo, Juan José López y los atacantes Carlos Morete, Pedro González y Oscar Más, logró que River ganara el torneo Metropolitano y el campeonato Nacional y cortar la racha de 18 años sin títulos. Un gol del juvenil Rubén Norberto Bruno ante Argentinos Juniors, en una fecha atípica por una huelga de futbolistas profesionales, le daría a River el título de campeón que terminaría con la sequía. [12]

En 1976 el estigma de la Copa Libertadores volvería a surgir, nuevamente el escenario fue el Estadio Nacional de Santiago, donde River perdió el partido de desempate por la final ante Cruzeiro por 3:2. En 1977 River se consagró campeón del Torneo Metropolitano, destacándose el defensor Daniel Passarella en un equipo integrado por Leopoldo Jacinto Luque, Oscar Alberto Ortiz, Fillol, Merlo, Perfumo y Pedro González. Como hecho notable, River logró la victoria decisiva en la cancha de su máximo rival, Boca Juniors, al imponerse 2:1, consagrándose campeón en la fecha siguiente derrotando por 4:2 al colista Ferro Carril Oeste, que descendió, en el Estadio de Huracán.

Durante 1978 River aportó 5 futbolistas (Ubaldo Fillol, Leopoldo Luque, Daniel Passarella, Oscar Ortiz y Norberto Alonso) al plantel de la selección nacional que ganó la Copa del Mundo que ese año se disputó en Argentina. También salió subcampeón del Torneo Nacional de ese año. En 1979 River salió campeón en los torneos Nacional y Metropolitano. En 1980 ganó el torneo Metropolitano, logrando así el segundo tricampeonato de la historia del club. Ramón Díaz, Luque, Fillol, Alberto Tarantini, Emilio Commisso, Alonso y José Luis Pavoni fueron algunos de los integrantes de los planteles.

En 1981 Alfredo Di Stéfano había reemplazado a Labruna, ganador de seis títulos como técnico. Para contrarrestar el impacto generado por Boca al adquirir a Diego Maradona, River contrató a Mario Alberto Kempes, Julio Olarticoechea y Américo Gallego, el Tolo. Basado en su sólida defensa, con Tarantini de baluarte, River sumó 31 puntos en 20 partidos y se consagraría campeón tras derrotar en las dos finales a Ferrocarril Oeste por 1:0 en ambos partidos, sin Alonso, marginado por Di Stéfano.

En 1982 hechos como la venta de Alonso a Vélez Sársfield por su pelea con Di Stéfano (“El técnico o yo”, planteó el Beto), la vuelta de Kempes al Valencia español por incumplimiento de pagos por parte de River y las transferencias de Ramón Díaz al Napoli y Passarella a Fiorentina crearon grandes huecos difíciles de compensar. Ese año es eliminado en el grupo de la semifinal de la Libertadores, ante el Flamengo de Brasil (campeón defensor) y el Club Atlético Peñarol, que se consagraría campeón. En 1983 Fillol dejó el club por conflictos económicos.

[editar] Hacia la cima del mundo (1984 - 1989)

En 1984, con la dirección técnica del "Bambino" Héctor Veira, River sería subcampeón Nacional ante Ferro. El año anterior había incorporado a la revelación uruguaya, Enzo Francescoli, El Príncipe, proveniente de Montevideo Wanderers; y en ese 1984 sumaría al arquero Nery Pumpido. Al año siguiente se inaugura un nuevo sistema para el campeonato de primera división, al estilo europeo, jugándose un sólo torneo que abarcó la segunda mitad de 1985 y la primera de 1986. River comenzó obteniendo el torneo de la temporada 1985/86, consagrándose campeón seis fechas antes del fin del torneo, superando por 10 puntos al subcampeón Newell’s, convirtiendo 74 goles en 36 partidos, con un saldo de 23 victorias, 10 empates y tan sólo 3 derrotas, destacándose las victorias por 5:4 ante Argentinos en el Monumental y el 2:0 a Boca en la Bombonera con dos goles del Beto Alonso, el primero de cabeza con una pelota naranja, tras el cual besó su camiseta de cara a la hinchada millonaria en uno de los últimos grandes momentos de su trayectoria, y el segundo de tiro libre. Jugadores como Pumpido, Oscar Ruggeri, Héctor Enrique, Jorge Gordillo, Claudio Morresi, Roque Alfaro, Gallego, Luis Amuchástegui y el goleador Francescoli (autor de 25 goles) le darían a River su vigésimo título de primera división.

En junio, con Pumpido, Ruggeri y Enrique en la columna central de la Selección, Argentina obtiene su segundo campeonato en el Mundial de México. Entre el 9 de julio y el 20 de agosto River disputa la primera ronda de la Copa Libertadores obteniendo un saldo de cinco victorias y tan sólo un empate, siendo sus rivales Boca Juniors, Peñarol y Montevideo Wanderers. Ya no estaba Francescoli, vendido meses antes al Racing Club de París. En septiembre el grupo semifinal de la Libertadores enfrenta a River contra Argentinos Juniors (campeón defensor) y el Barcelona de Guayaquil. Las dos goleadas ante el cuadro ecuatoriano serán decisivas para darle el pase a la final a River, por mayor diferencia de gol frente a Argentinos. El último rival era el América de Cali (Colombia) subcampeón en la edición anterior de la Copa. El 22 de octubre River vence en la primera final por 2:1, goles de Juan Gilberto Funes y Alonso, siendo el primer equipo extranjero en salir victorioso del Estadio Pascual Guerrero en siete años. Una semana después un gol de Funes le da el triunfo a River por 1:0. El 14 de diciembre de ese mismo año, en el Estadio Nacional de Tokio (Japón), venció al Steaua Bucarest de Rumania por 1:0, ganando la Copa Intercontinental. El puntero uruguayo Antonio Alzamendi, de cabeza tras un doble rebote en el palo y en las piernas del arquero, marcó el único gol del partido. Pumpido; Jorge Gordillo, Nelson Gutiérrez, Ruggeri y Alejandro Montenegro; Enrique, Gallego, Alfaro y Alonso; Funes y Alzamendi fueron participes de dicho triunfo.

En 1987, con la conducción de Carlos Timoteo Griguol, logró la Copa Interamericana ante la Liga Deportiva Alajuelense de Costa Rica (0:0 en Costa Rica y victoria 3:0 en el Monumental con goles del uruguayo Jorge Villazán, Funes y Enrique). La Libertadores de ese año sería para el Club Atlético Peñarol, River quedó eliminado en el grupo de la semifinal en el que enfrentó a Peñarol, y a Independiente. Frente al equipo de Avellaneda Funes hizo un gol, pero luego un remate suyo, sin arquero, pegó en un palo y River cayó 2:1. Los ’80 terminarían sin gloria. Con César Luis Menotti en el banco y la llegada de grandes nombres como Ángel Comizzo, Omar Palma, Claudio Borghi, Abel Balbo, el uruguayo Jorge Da Silva, Carlos Enrique y el regreso de Passarella, River conformaría un equipo que no supo rendir.

[editar] La década de 1990: la nueva conquista de América

En junio de 1989, de la mano del Beto Alonso, Reinaldo Merlo asumió la dirección técnica, y con un equipo donde militaban Comizzo, Fabián Basualdo, Jorge Higuaín, Gordillo, Sergio Batista, Ramón Centurión y Gabriel Batistuta alcanzó el segundo puesto al terminar la primera ronda del campeonato 89/90. Con la derrota de la lista oficialista de Osvaldo Di Carlo y la asunción de Alfredo Davicce a la presidencia del club Merlo decide renunciar; su lugar fue ocupado por Passarella, quien con la base de Merlo más jugadores como Ramón Medina Bello, Héctor Enrique, Rubén Da Silva, Hernán Díaz, Álvaro Monzani y los juveniles Leonardo Astrada, Gustavo Zapata y Juan José Borrelli obtiene un nuevo campeonato nacional, y alcanza las semifinales de la Libertadores 1990, siendo eliminado por penales ante el Barcelona de Guayaquil. La segunda mitad de 1990 lo vio pelear el torneo ante el Newell’s de Marcelo Bielsa, River cayó en la última fecha en el Monumental ante Vélez, el día del retiro de Fillol, quien se despidió con una actuación soberbia impidiendo una nueva consagración millonaria.

En 1991 comenzaría una nueva racha negativa ante Boca, 13 partidos seguidos sin victorias que incluyeron una derrota 4:3 tras ir ganando 3:1 en la Bombonera por la Libertadores de ese año, en la cual River no pudo superar la primera ronda. La segunda parte del año trajo el regreso de Ramón Díaz, proveniente del Mónaco francés. En el inicio del torneo Apertura River logró nueve victorias consecutivas, comienzo récord para el fútbol argentino. Sin embargo River no podría obtener el título de forma invicta. En el plano internacional, Cruzeiro volvió a ser el verdugo en otra final, esta vez por la Supercopa.

1993 fue el año de la partida de Ramón Díaz al Yokohama Marinos japonés. Con varios jugadores provenientes de sus divisiones inferiores, como Ariel Ortega, Marcelo Gallardo y Hernán Crespo, junto a Sergio Goycochea, Fernando Gamboa y Sergio Berti, River obtuvo nuevamente el Campeonato Apertura. En 1994, luego de la vuelta de Francescoli y con las adquisiciones de Roberto Fabián Ayala y Germán Burgos (ambos provenientes de Ferro), y con la dirección técnica de Américo Gallego, River ganó el Apertura de manera invicta (la única vez en su historial), con doce triunfos y siete empates. Se aseguró la conquista del título al derrotar a su rival de siempre en La Bombonera por 3:0, con goles de Francescoli, Ortega y Gallardo.

En 1995, tras el breve paso de Carlos Babington, Ramón Díaz tomó la conducción de River. Tuvo un mal torneo a nivel nacional, y en el plano internacional cayó por penales en semifinales en los dos torneos, ante Atlético Nacional de Medellín por la Libertadores en el Monumental (René Higuita le atajó un penal a Matías Almeyda) y ante Independiente por la Supercopa.

Comenzó el siguiente año disputando la primera fase de la Copa Libertadores con San Lorenzo, Minervén y Caracas FC, ambos de Venezuela. Cinco victorias y un empate pusieron a River en octavos de final, donde esperaba Sporting Cristal de Perú. La goleada 5:2 en la revancha en el Monumental, con un golazo de chilena de Crespo incluido, clasificó a River a cuartos de final. El siguiente paso fue San Lorenzo. En semifinales esperaba la Universidad de Chile de Marcelo Salas. Tras un empate 2:2 en la ida y una victoria por 1:0 con gol de Almeyda, River llegaba a su cuarta final de Copa Libertadores. Como diez años atrás, el rival era América de Cali. La ida se disputó en el Pascual Guerrero, con victoria para los colombianos por 1:0. En la revancha, dos goles de Hernán Crespo llevaron a River a su segunda Libertadores, la que Francescoli tanto había ansiado levantar. Germán Burgos, Hernán Díaz, Celso Ayala, Juan Gómez, Juan Pablo Sorín, Astrada, Almeyda, Ortega y Medina Bello integraban el plantel campeón.

Tras la consagración partieron Almeyda al Sevilla, Crespo al Parma y Gómez al Real Sociedad. Para reemplazarlos llegaron Eduardo Berizzo, Roberto Monserrat, Julio Cruz y el Matador Salas. Ese gran equipo ganó de punta a punta el Apertura, pero su mira estaba puesta en la Copa Intercontinental, frente a la Juventus de Zinedine Zidane, Alessandro Del Piero, Alen Bokšić y Ciro Ferrara. River llegó a Japón alentado por su buen desempeño en el plano local, pero en la final Intercontinental sólo una gran actuación del arquero Roberto Bonano evitó una goleada a favor del equipo italiano, que sobre el final consiguió ganar por 1:0 con gol de Alessandro Del Piero.

En 1997 la venta de Ortega al Valencia permitió la consolidación como titular de Gallardo. Poco después, el pase de Cruz al Feyenoord dejó el campo libre para que Salas compartiera el ataque con Francescoli. River inició la defensa de su título de la Libertadores en octavos de final, ante Racing, pero quedaría afuera en esa instancia por penales. Otro viaje a Japón, para disputar la Recopa Sudamericana ante Vélez, terminaría en derrota 4:2 por penales tras un empate en un gol en 120 minutos. Sin embargo, con figuras como Salas, Francescoli, Sorín, Gallardo, Ayala y Santiago Solari obtuvo el Clausura y el Apertura (logrando junto al Apertura 96 el tercer tricampeonato de su historia). La Supercopa de 1997 daría una revancha a nivel continental. River ganó su grupo ante Racing, Santos y Vasco da Gama, equipo al que goleó 5:1 en la ida en el Monumental y al que derrotó 2:0 en la revancha, siendo esta la primera victoria oficial de River en Brasil. Venció a Atlético Nacional de Medellín en semifinales, y tras un trabado empate en cero en la ida vence en la revancha en el Monumental al São Paulo FC de Brasil, por 2:1 con dos goles de Marcelo Salas, convirtiéndose así en el primer equipo de su país en ganar en forma simultánea un título nacional y otro sudamericano. El empate en uno ante Argentinos en cancha de Vélez por la última fecha del Apertura marcaría la despedida de Francescoli.

Tras el Mundial de Francia 98 se produce la venta de Salas a la Lazio. En su lugar llegan Juan Antonio Pizzi y el colombiano Juan Pablo Ángel, y River alcanza la semifinal de la Libertadores. Cae 1:0 en Brasil ante Vasco da Gama, pero en la revancha el empate en uno en el Monumental es el punto más bajo para un año decepcionante.

En 1999, todavía con la conducción de Ramón Díaz, y con nuevas figuras como Pablo Aimar, Javier Saviola y Diego Placente, River ganó el torneo Apertura, impidiendo que Boca consiguiera el tricampeonato. River gana el Superclásico de ese torneo por 2:0, goles de Aimar y Ángel, siendo el primer triunfo ante Boca en el Monumental desde 1990. Saviola se consagra goleador con 15 tantos, siendo el segundo jugador más joven en ser goleador de un torneo de primera división, récord que posee Diego Maradona.

[editar] Década del 2000: Nuevos títulos y crisis institucional

A principios del 2000 Ramón Díaz renuncia tras una derrota en el Torneo de Verano, ante los juveniles de Boca Juniors. Su lugar lo ocupó Américo Gallego que con Ángel, Aimar y Saviola como figuras, encaró la Libertadores, donde se cruzó en cuartos de final con Boca. Tras la victoria por 2:1 como local en la ida, River esperó confiado la revancha. Una derrota 3:0 en el partido de vuelta en La Bombonera, con un gol de Martín Palermo en su regreso tras una grave lesión, dejó a River una vez más fuera de la Copa. Sin embargo logró recuperarse para obtener un nuevo bicampeonato al ganar el torneo Clausura.

El 25 de mayo de 2001 River Plate festejó sus 100 años de existencia con una marcha, llamada "Caravana Monumental", y un amistoso ante Peñarol de Uruguay. Este sería un año sin títulos para River, que traería otra caída 3:0 ante Boca en La Bombonera por el Clausura, y la eliminación en cuartos de final de la Libertadores ante el Cruz Azul de México. Ese año se produjeron las transferencias de Aimar al Valencia y de Saviola al Barcelona

En el 2002, con Ramón Díaz en reemplazo de Gallego, la vuelta de Ortega y con figuras juveniles como Andrés D'Alessandro y Fernando Cavenaghi, River Plate logró el torneo Clausura, consiguiendo Ramón Díaz su séptimo título como técnico de River, que incluyó una victoria 3:0 ante Boca en la Bombonera. Sin embargo el presidente José María Aguilar declaró que "en River ha llegado la hora de conocer otros rumbos"[cita requerida], y Ramón Díaz deja su cargo al finalizar ese año.

En 2003 ganó el torneo Clausura, dirigido por el chileno Manuel Pellegrini y con un equipo integrado por jugadores como Leonardo Astrada (el jugador más ganador del club y que se retiró al finalizar el torneo), D'Alessandro, Cavenaghi, Javier Mascherano, y Martín Demichelis. En ese mismo año, sin Cavenaghi ni Mascherano que disputaban el Mundial Sub–20, River eliminó en semifinales de la Copa Sudamericana al San Pablo, pero en la final, tras un empate 3:3 en el partido de ida en el Monumental, perdió la revancha 1:0 frente al Cienciano de Perú.

En el 2004, con Leonardo Astrada como técnico, logró de nuevo el torneo Clausura, en lo que fue su trigésimo segundo campeonato local en el profesionalismo. Vuelve a alcanzar las semifinales de la Libertadores enfrentando a Boca Juniors. Pierde 1:0 de visitante, en un encuentro donde se registraron incidentes entre los jugadores de ambos clubes, y gana 2:1 en el Monumental con goles de Luis González y de Cristian Nasuti y queda afuera en la definición por penales. Tras la eliminación y la disputa de la Copa América y de los Juegos Olímpicos de Atenas (donde Argentina conseguiría su primera medalla de oro en fútbol con Mascherano y Lucho González en el plantel), el equipo se desarma, siendo vendidos Cavenaghi al fútbol ruso, Lucho González al Porto y Mascherano al Corinthians brasileño.

En 2005 tuvo una campaña regular en los campeonatos locales, pero llegó una vez más a semifinales de la Libertadores, donde sería eliminado esta vez por San Pablo, de Brasil, quien sería el campeón del torneo. Astrada presentó la dimisión debido a una supuesta interna del plantel provocada luego de una pelea entre Eduardo Tuzzio y Horacio Ameli, y lo reemplazó Reinaldo Merlo, que renunció por problemas con el plantel en enero de 2006 en medio de un escándalo mediático entre el capitán Marcelo Gallardo y el Director técnico. Se hace cargo de la dirección técnica Daniel Passarella, que con figuras juveniles como Gonzalo Higuaín y veteranos como Marcelo Gallardo y Ariel Ortega, logró el 3º puesto en los dos torneos y llegó a los cuartos de final de la Libertadores, siendo eliminado por Libertad de Paraguay.

El 2007 acabó 4º en el torneo Clausura y 14º en el Apertura, consiguiendo el triste "récord" de ser el primer equipo que pierde con los cuatro recién ascendidos de Segunda División desde la disputa de los torneos cortos en Argentina. Además, fue eliminado en primera fase de la Copa Libertadores tras 14 años, luego de perder los dos partidos contra el Caracas, lo que convirtió a este último en el primer equipo venezolano en conseguir una victoria en Argentina. También ese año llegó a las semifinales de la Copa Sudamericana, siendo eliminado por Arsenal de Sarandí, al empatar los dos partidos sin goles y perder 4:2 por penales en el Monumental, motivando la reuncia de Passarella.

En 2008 Diego Simeone asumió el cargo de director técnico. River llegó hasta los octavos de final de la Copa Libertadores, instancia en la que fue eliminado en el Monumental por San Lorenzo, equipo que consiguió empatar 2:2 con nueve jugadores tras dos expulsiones. Un mes después, consiguió su trigésimo tercer título local, al consagrarse ganador del Torneo Clausura 2008 una fecha antes de su finalización y con el juvenil Diego Buonanotte como goleador del equipo con 9 tantos.

En el torneo siguiente los malos resultados (se registró una racha de más de diez partidos sin ganar) sumada la eliminación en cuartos de final de la Copa Sudamericana derivaron en la salida de Simeone del club antes de la finalización el torneo, y en que el equipo termine por primera vez en su historia en el último lugar de la clasificación, con 14 puntos sobre 19 encuentros jugados. Un dato curioso es que en la tabla de recaudaciones terminó primero habiendo salido en la última posición por encima de Boca Juniors, que se consagró campeón.[13]

En 2009 Néstor Gorosito asumió la dirección técnica. Con él llegaron las incorporaciones de Mariano Barbosa, el retorno de Marcelo Gallardo y la incorporación de Cristian Fabbiani. A lo largo del campeonato el equipo decayó en su nivel. En la Copa Libertadores perdió los tres partidos disputados como visitante y no consiguió superar la fase de grupos. El técnico renunció luego de perder con San Lorenzo en la 7ma fecha del Torneo Apertura jaqueado por las internas del plantel,[14] la eliminación temprana de la Copa Sudaméricana, la falta de refuerzos de jerarquía y la presión de la hinchada por los flojos desempeños del plantel en especial de Cristian Fabbiani. Pese a los regresos de Matias Almeyda al fútbol profesional luego de estar tres años retirado, y la vuelta de Ortega después del préstamo a Independiente Rivadavia, el equipo no encontró un rumbo. Recién luego de la 9na fecha con la contratación de Leonardo Astrada como DT del equipo se empezaron a ver vestigios de mejoras, pero no alcanzó para terminar la campaña en el 14to puesto.

El 5 de diciembre de 2009 hubo elecciones para elegir a un nuevo presidente de la institución, luego de ocho años bajo la administración de José María Aguilar. Daniel Pasarella fue el ganador, superando por seis votos al candidato Rodolfo D'Onofrio.[15]

[editar] Actualidad

Para el mercado de pases de cara al Torneo Clausura 2010, Pasarella apuntó a satisfacer las necesidades del técnico Leonardo Astrada; se contrató a Rodrigo Rojas, proveniente de Olimpia de Paraguay, a Juan Manuel Díaz, ex lateral de Estudiantes de La Plata y Alexis Ferrero, jugador de Colón de Santa Fe. Dado los malos resultados, Astrada renunció a la dirección técnica del primer equipo y asumió el cargo Ángel Cappa. Luego de la llegada del nuevo entrenador, River volvió a la victoria, venciendo a Godoy Cruz, Vélez Sársfield y Racing en las últimas fechas del Torneo Clausura de ese año. Sin embargo, en la última fecha cae en su estadio frente a Tigre por 5-1.

La comprometida situación en cuanto al promedio encuentra al plantel en medio de un recambio importante. A la institución millonaria llegaron para disputar el Torneo Apertura 2010 jugadores como Juan Pablo Carrizo, Mariano Pavone, Leandro Caruso, Carlos Arano, Josepmir Ballón, Jonathan Maidana, Walter Acevedo, Adalberto Román y Luciano Abecasis, y la salida de jugadores como Facundo Quiroga, Martín Galmarini y Gustavo Cabral, cuestionados fuertemente por los seguidores.

El 9 de noviembre de 2010, Daniel Passarella desvinculó a Ángel Cappa como Director Técnico del equipo[16] y nombró a Juan José López (J.J. López) como entrenador interino[17] .

[editar] "Superclásico"

El "Superclásico del fútbol argentino" es el partido que enfrenta a los dos equipos de fútbol más populares del país:[18] River Plate y Boca Juniors

Es reconocido por muchos por la pasión expresada por parte de los aficionados tanto durante el partido como en la previa.[19] Entre las mayores goleadas de River se puede mencionar un contundente 5-1 y un abultado 4-0 en El Monumental

Esta rivalidad comenzó a principios del siglo XX, cuando dichos clubes compartían el barrio de la Ribera. Ha sobrevivido a numerosos capítulos que quedaron en la historia del deporte argentino, tanto positivos como negativos.

 
Página [1 2 3 ]
chupete
chupete
ESTUDIANTES:

Historia

En 1905, un grupo de aficionados al fútbol decidió alejarse del Club de Gimnasia y Esgrima, de origen y tradición en la alta sociedad platense,[10] por desacuerdos con las decisiones que su directiva había tomado concernientes a ese deporte (lo prohibió como actividad tras abandonar su cancha de las calles 13 y 71), para crear un nuevo club en La Plata. Por aquellos días, equipos como Lomas Athletic Club, Quilmes, Belgrano Athletic, Estudiantil Porteño, Reformer, San Isidro Club o Argentino de Quilmes, entre otros, se enfrentaban en sucesivos torneos organizados por la Asociación del Fútbol Argentino (en ese entonces denominada Argentine Association Football League), cuyos habituales ganadores eran los mencionados Lomas Athletic y Belgrano; y el equipo representativo de los egresados del «English High School», el Alumni Athletic Club.

Así, el 4 de agosto de 1905, en la zapatería «Nueva York» de la calle 7 entre 57 y 58 de la ciudad de La Plata, se fundó el entonces llamado «Club Atlético Estudiantes». Su primer presidente, Miguel Gutiérrez, fue elegido la noche de la constitución del acta fundacional, redactada por el primer socio de la entidad, Alfredo Lartigue.[11] [12] Tomó el nombre de «Club Atlético Estudiantes» debido a que sus socios fundadores eran estudiantes universitarios. Desde su constitución, es una entidad dedicada principalmente al fútbol, aunque con los años extendió el desarrollo deportivo a otras secciones para la práctica del baloncesto, el balonmano, el hockey sobre césped, el tenis, la natación y el golf, entre otros.

Los colores y el diseño de la camiseta del club, a rayas verticales rojas y blancas,[13] fueron establecidos en una asamblea realizada el 28 de febrero de 1906, cuando los socios fundadores de la institución se inclinaron por los mismos colores que Alumni, el equipo del fútbol argentino más destacado de la primera década del siglo XX, que logró diez campeonatos amateurs de Primera División entre 1900 y 1911.[14] Sin embargo, durante sus primeros años Estudiantes debió utilizar una camiseta roja con una franja blanca en el pecho, debido a que la entidad rectora del fútbol argentino no le permitía inscribirse con el modelo votado por los socios del club a raíz de su similitud con el de Alumni.

[editar] El fútbol amateur

Su primer campo de juego estuvo ubicado en el predio donde funcionaban los talleres del ferrocarril «La Clementina», en la intersección de las calles 19 y 53 de la ciudad de La Plata (actual Plaza Islas Malvinas), y fue estrenado el 7 de noviembre de 1905 frente a Nacional Juniors de Buenos Aires. Un año después, Estudiantes se inscribió en la Asociación Argentina Amateur.[15]

El 25 de diciembre de 1907 se inauguró el Estadio Jorge Luis Hirschi en la actual localización de las calles 1 y 57, en terrenos de la provincia de Buenos Aires, donde se encontraba el velódromo platense.[16]

Su primer título lo ganó en 1908, al consagrarse campeón del torneo de Cuarta División tras vencer a River Plate en el partido final por 3-1, con tres goles del juvenil Miguel Viñuela. Seis años después de su fundación, en 1911, llegó a la división mayor de la extinta Federación Argentina de Football al derrotar a Independiente por 3-0 luego de una campaña de 13 triunfos, 4 empates y una derrota, con 49 goles a favor y 14 en contra.

Dos años más tarde, el 23 de noviembre de 1913, Estudiantes logró su primer y único título amateur de Primera División, convirtiéndose en el primer club platense en consagrarse campeón de la máxima categoría del fútbol argentino.[17] [18] También obtuvo el derecho a disputar la Copa Río de La Plata, que según el libro Historia del Fútbol Platense, de Miguel Bionda, conquistó luego de vencer al River Plate Football Club de Montevideo, Uruguay, por 4-1.[4] [19] [20] Sin embargo, otros estudios, como los del «Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol» (CIHF), aseguran que el partido no llegó a disputarse.[21]

Ese mismo año, Juan José Lamas, integrante del plantel campeón de Estudiantes, se convirtió en el primer futbolista de un equipo de la ciudad de La Plata en disputar un partido con la Selección de fútbol de Argentina, el 31 de agosto de 1913, en la victoria de Argentina ante su par de Uruguay por 2-0.[22] [23]

Ya con Estudiantes en la máxima categoría, en 1916, Gimnasia y Esgrima La Plata ganó el ascenso a Primera y comenzó la historia de uno de los clásicos más populares del fútbol argentino. El primer partido oficial entre ambos se disputó el 27 de agosto de ese año, con derrota de Estudiantes por 1-0.

Hacia finales de la década de 1920, apareció una recordada formación de la historia de Estudiantes con el nombre de «Los Profesores». Su delantera estaba integrada por Miguel Ángel Lauri, Alejandro Scopelli, Alberto Zozaya, Manuel Ferreira y Enrique Guaita,[24] y sería la base del equipo que, tras consagrarse subcampeón del último certamen del amateurismo en 1930,[25] también pelearía hasta las últimas fechas por el título de Primera División en el torneo inaugural de la era profesional.

[editar] La era del profesionalismo: primeros logros e intervención

Estudiantes debutó en los campeonatos profesionales el 1 de junio de 1931, con un triunfo frente a Talleres de Remedios de Escalada por 3-0, partido donde Alberto Zozaya marcó el primer gol en la historia profesional de la Primera División del fútbol argentino.[26]

En ese torneo el equipo obtuvo el tercer puesto, al sumar 44 puntos, precedido por San Lorenzo, con 45 puntos, y por Boca Juniors, que con 50 unidades se consagró campeón. A pesar de ello, Estudiantes logró con 104 goles el récord de tantos a favor en el campeonato, debido a la eficacia de los cinco delanteros de «Los Profesores». Además, Zozaya, con 33 goles, se convirtió en el primer máximo goleador de la historia de la Primera División.[27]

En 1935, tras la fusión con el Club Social de La Plata, la institución tomó su nombre definitivo de Club Estudiantes de La Plata.

La racha continuaría y el camino de los goleadores identificados con Estudiantes se profundizaría en 1938, cuando apareció Manuel Pelegrina. «El Payo» convertiría 221 goles con la casaca albirroja para transfomarse en el máximo artillero histórico del club; y el cuarto del fútbol nacional,[28] con 231 tantos. Jugó para Estudiantes hasta 1956, con una temporada (1953) en la que vistió la camiseta de Huracán, donde marcó 10 goles. Desde 1942 formó dupla con Ricardo «el Beto» Infante, quien jugó en el club hasta 1960, también con un paso por Huracán entre 1953 y 1956, convirtiendo para el «Pincha» 180 goles en 329 partidos; el primero lucía por su potente remate; el segundo, por su habilidad.[29]

Otro jugador recordado de esa época fue el guardameta Gabriel Mario Ogando, que disputó en el club 347 partidos entre 1939 y 1952, y fue uno de los futbolistas más destacados durante la década de 1940, cuando Estudiantes obtuvo las posiciones más importantes en los campeonatos de Primera División hasta lo que luego sería su primera consagración, en 1967, con sendos terceros puestos en los años 1944 y 1948; el primero, con Alberto Viola como director técnico; y el segundo, ya conducido por uno de los ex «Profesores», Alberto Zozaya.

Además de los aceptables desempeños en esos campeonatos, Estudiantes obtuvo en 1944 la Copa Adrián Escobar,[30] un torneo no regular que se disputaba al final de la temporada entre los siete primeros equipos del campeonato oficial de Primera División en curso; y sólo dos años después, la Copa de la República[31] 1945, ante Boca Juniors, cuyas finales, sin embargo, se disputaron en 1946: como el primer cotejo terminó igualado 4-4, los equipos debieron jugar un partido desempate, el 18 de diciembre, que consagró campeón a Estudiantes luego de derrotar a Boca por 1-0 con gol de Manuel Pelegrina.

Antes, entre 1939 y 1941, logró la racha de cinco triunfos consecutivos en el clásico platense, la mejor marca del historial entre ambos clubes en Primera División, que volvería a repetir entre 2006 y 2008.[32]

Los logros se interrumpirían abruptamente unos años después. En 1953, luego de que el club fuera intervenido por los gobiernos nacional y provincial, Estudiantes descendería a la segunda categoría por primera vez en su historia.

El hecho se originó a partir de una denuncia de la CGT, tras lo cual la institución fue intervenida por problemas extradeportivos originados por disidencias políticas con el Estado nacional al mando de Juan Domingo Perón. El club fue acusado de «boicot» contra la «doctrina justicialista» por mantener ocultos en la sede y no repartir entre sus asociados cerca de dos mil ejemplares de un libro de lectura obligatoria en las escuelas de enseñanza media, «La razón de mi vida», autobiografía de quien en ese momento era la Primera Dama, Eva Duarte de Perón.[33]

Ante estos episodios, la dirección del club fue tomada por una «Comisión Interventora» oficialista y ajena a la institución, pese a lo cual la Comisión Directiva original continuó funcionando de manera «clandestina» en la sede del Club Atlético Everton.

La nueva comisión, esgrimiendo razones presupuestarias y tras una huelga de los futbolistas que reclamaban el pago de sueldos atrasados, virtualmente liquidó el plantel profesional y transfirió a las principales figuras del equipo en valores irrisorios. Por caso, Huracán contrató a los dos máximos goleadores históricos del club, Infante y Pelegrina, por la suma de 650 mil pesos. Con este panorama, Estudiantes debió afrontar el campeonato de 1953 con un plantel de poca experiencia profesional y con mayoría de jugadores juveniles. Así, con un equipo diezmado, el club descendió a la Segunda División.[34]

Para algunos historiadores, relato con el que coinciden muchos exdirectivos que formaban parte de la comisión cuando el club fue intervenido, el caso de los libros archivados fue una maniobra política para castigar a la institución por la identificación de los principales dirigentes de ese período con el Partido Socialista y el radicalismo; ambas, doctrinas de oposición al partido gobernante.[35]

Igualmente, y a pesar de los inconvenientes con el poder político,[36] en sólo un año el club se repuso institucionalmente y Estudiantes volvió a Primera División, al consagrarse campeón del principal torneo de ascenso de 1954[37] tras sumar 19 victorias, 8 empates y 7 derrotas, nuevamente con Manuel Pelegrina como goleador.

[editar] La época dorada: Campeón del Mundo

Hacia finales de la década de 1950, a excepción del aceptable desempeño en el campeonato de Primera de 1957, la realidad futbolística de Estudiantes de La Plata estuvo marcada por la irregularidad y su permanencia en la máxima categoría peligró en varias temporadas: en 1955, 1956 y 1960, el equipo terminó entre los últimos del torneo y evitó el descenso en las jornadas finales; en 1961 salvó su permanencia en la última fecha, tras empatar 1-1 ante Lanús, conjunto que finalmente perdió la categoría luego de un accidentado partido entre ambos equipos en el que hubo ocho expulsados; y, en 1963, terminó último en la tabla de promedios, pero la Asociación del Fútbol Argentino suspendió los descensos por un período de tres años antes del comienzo del campeonato de 1964.

Esos tres años de gracia fueron aprovechados por Estudiantes para darle un fuerte impulso a sus divisiones juveniles, proceso que floreció con un escuadra que fue apodada «La tercera que mata», varios de cuyos integrantes, tiempo más tarde, integrarían los planteles campeones de América y del Mundo.

En 1967, con el trabajo de Miguel Ignomiriello a cargo de las divisiones inferiores, el director técnico Osvaldo Zubeldía, el preparador físico Jorge Kistenmacher y el presidente del club, Mariano Mangano, se terminó de cohesionar un equipo que el 6 de agosto de ese año, en la final del torneo jugada en el Viejo Gasómetro, derrotó a Racing Club por 3-0 y conquistó el primer Campeonato Metropolitano de la historia, convirtiéndose en el primer club argentino en ganar un torneo oficial en la era profesional y quebrar la hegemonía de títulos que, hasta ese año y desde 1931, poseían los denominados cinco grandes del fútbol nacional: Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo, Racing Club e Independiente.

Estudiantes logró su primer campeonato oficial de Primera División tras clasificarse a semifinales como segundo de su grupo de primera fase y derrotar en aquella instancia al Club Atlético Platense, en un recordado encuentro, por 4-3. Lo trascendente de aquella jornada, disputada el 3 de agosto en el estadio de Boca Juniors, sólo tres días antes de la final, fue que Estudiantes logró el triunfo tras ir en desventaja por 1-3. El equipo de Zubeldía tenía un jugador menos desde los 30 minutos del primer tiempo porque se había retirado lesionado (todavía el reglamento no permitía realizar cambios) el jugador Henry Barale. Sin embargo, en el segundo tiempo y en sólo 16 minutos, convirtió tres goles, a través de Juan Ramón Verón, Carlos Bilardo y Raúl Madero, defendió el resultado con diez jugadores y se clasificó a la final del Torneo Metropolitano, donde venció a Racing Club.[38]

Pese a coronarse campeón, el club obtuvo el derecho a participar en la Copa Libertadores de América de 1968 tras lograr el segundo puesto en el Campeonato Nacional de 1967, detrás de Independiente. En ese torneo Estudiantes obtuvo un récord[39] que aún no ha sido igualado: clasificarse subcampeón de forma invicta, tras 9 victorias y 6 empates, con 19 goles a favor y 8 en contra.

En su primera participación en la Copa Libertadores, el equipo de Zubeldía eliminó en la fase inicial a Millonarios y Deportivo Cali, ambos de Colombia; en la segunda ronda, a Independiente y Universitario, de Perú; y en semifinales, al campeón Racing Club, al que derrotó luego de un partido de desempate jugado en el Estadio Monumental de River Plate. El torneo continental lo conquistó tras disputar tres encuentros de la final con Palmeiras de Brasil: el primer partido se jugó el 2 de mayo en la ciudad de La Plata y lo ganó Estudiantes por 2-1; el segundo, el 7 de mayo en São Paulo, Brasil, terminó con el triunfo de Palmeiras, 3-1; y el tercero y decisivo se jugó el 16 de mayo en el Estadio Centenario de Montevideo, partido en el que el «Pincha» se impuso por 2-0, con tantos de Felipe Ribaudo y Juan Ramón Verón, conquistando su primer trofeo internacional.[40] [41]

Ese triunfo le permitió disputar la Copa Intercontinental con el campeón europeo, a la sazón, el equipo inglés Manchester United. El primer partido de la final, que terminó 1-0 a favor de Estudiantes con gol de Marcos Conigliaro, se jugó el 25 de septiembre en el estadio de Boca Juniors; y el partido decisivo, en Old Trafford de Mánchester. Allí, con un empate a un tanto, con goles de Juan Ramón Verón; y Morgan para el club inglés, Estudiantes logró el máximo trofeo mundial de clubes de fútbol.[42] [43] [44]

La noche de la consagración en Inglaterra, el miércoles 16 de octubre de 1968, el equipo formó con Alberto Poletti; Oscar Malbernat, Ramón Aguirre Suárez, Raúl Madero, Hugo Medina (expulsado junto al jugador norirlandés, George Best, por agresión mutua a los 42 minutos del segundo tiempo); Carlos Salvador Bilardo, Carlos Pachamé y Néstor Togneri; Felipe Ribaudo, Marcos Conigliaro y Juan Ramón Verón.[45] [46]

A su vez, Estudiantes seguía destacándose en los campeonatos nacionales. Tras la obtención del Metropolitano de 1967 y el subcampeonato en el Nacional de ese mismo año, logró disputar una nueva final, la del Metropolitano de 1968, a la cual accedió tras derrotar en semifinales a Vélez Sarsfield. En el partido decisivo, disputado el 4 de agosto en el estadio de River Plate, cayó ante San Lorenzo, 2-1, en el tiempo suplementario.[47]

En 1969 disputó y ganó la Copa Interamericana contra el Deportivo Toluca, debiendo jugar tres partidos, los dos primeros en el Estadio Azteca de la Ciudad de México y en su cancha de La Plata, que otorgaron sendos triunfos para los visitantes, ambos por 2-1. Ello obligó a disputar un partido de desempate, jugado en el Estadio Centenario de Montevideo, el 21 de febrero, que concluyó con una victoria para el «Pincha» por 3-0 con goles de Marcos Conigliaro, en dos oportunidades, y Eduardo Flores.[48]

También en 1969 logró nuevamente la Copa Libertadores de América,[49] tras disputar cuatro partidos por ingresar directamente en semifinales como campeón vigente, jugando la final contra Nacional de Montevideo: el 15 de mayo se desarrolló el partido en Uruguay, que concluyó con un triunfo de Estudiantes por 1-0, con gol de Eduardo Flores; la vuelta, disputada en el Estadio Jorge Luis Hirschi de La Plata, se jugó el 21 de mayo y finalizó con otro triunfo para Estudiantes, esta vez por 2-0, nuevamente con goles de Conigliaro y Flores.

Ese año, sin embargo, Estudiantes perdió la Copa Intercontinental ante el A. C. Milan de Italia,[50] campeón de UEFA, tras caer por 3-0 en el partido de ida jugado el 8 de septiembre y obtener un triunfo insuficiente (2-1) en el segundo partido disputado el 22 de octubre en la Bombonera de Boca Juniors. Fue un partido muy accidentado y polémico en el que los jugadores Alberto Poletti, Eduardo Luján Manera y Ramón Aguirre Suárez terminaron detenidos en la cárcel de Devoto, ciudad de Buenos Aires, debido a las agresiones que se sucedieron en el campo de juego entre los futbolistas de ambos equipos.[51] [52]

Estudiantes también disputaría en 1969 una de las dos únicas ediciones que la Confederación Sudamericana de Fútbol organizó de la Supercopa de Campeones Intercontinentales,[53] de la que participaban los equipos sudamericanos que habían logrado al menos una vez en su historia la Copa Intercontinental.

[editar] El primer tricampeón de América

Pese a la derrota en la final ante el A. C. Milan, al siguiente año el club siguió con su racha de logros y conquistó su tercera Copa Libertadores de América consecutiva,[54] tras ganarle la final a Peñarol de Montevideo. En el primer partido, el 21 de mayo de 1970, disputado como local en el Estadio Jorge Luis Hirschi, Estudiantes se impuso por 1-0 con gol de Néstor Togneri; mientras que la vuelta, jugada en el Estadio Centenario de Uruguay, el 27 de mayo, terminó con un empate 0-0. Con este título, Estudiantes se convirtió en el primer equipo en proclamarse campeón de América tres veces consecutivas (Peñarol ya había conquistado tres títulos, pero en forma discontinua, entre 1960 y 1966); y en el primero, luego de acceder a la instancia decisiva también en 1971, en disputar cuatro finales consecutivas de la Copa Libertadores.

Esta conquista le dio la posibilidad de jugar la tercera final consecutiva de la Copa Intercontinental, en esta ocasión ante el Feyenoord Rotterdam neerlandés. El primer encuentro se jugó, otra vez, en el estadio de Boca Juniors, el 26 de agosto de 1970, cotejo en el que los neerlandeses se repusieron luego de estar perdiendo 2-0 y terminaron empatando en dos tantos. En Róterdam, el 9 de septiembre, el Feyenoord se quedaría con el trofeo al ganar por 1-0, en lo que fue la última final de esta Copa jugada por Estudiantes de La Plata en su historia.[55]

La etapa de éxitos deportivos concluiría un año después, en 1971, ya con Miguel Ignomiriello como director técnico del plantel profesional luego del alejamiento de Osvaldo Zubeldía, cuando Estudiantes perdió la final de la Copa Libertadores ante Nacional de Montevideo,[56] luego de un partido final de desempate jugado en el Estadio Nacional de Lima.

De este proceso, que cambió sustancialmente la rutina de los clubes profesionales de fútbol al incorporarse prácticas desconocidas, como la concentración durante los días previos al partido, la preparación de jugadas especiales, el estudio del adversario, hay detractores y defensores acérrimos. Los primeros calificaron a este Estudiantes como el antifútbol, haciendo referencia a supuestas conductas antideportivas de las que los jugadores de este plantel habrían abusado. Los defensores, en cambio, sostienen que esa calificación forma parte de un ataque contra el equipo que rompió una hegemonía de casi 40 años de los «grandes» en el fútbol argentino; y que el plantel no se componía sólo de rudos jugadores sino también de habilidosos deportistas.[38] [57] [58]

Muchos años después, esa misma disputa se repitió en los supuestos estilos contradictorios de los dos entrenadores que lograron el Campeonato Mundial de Fútbol con la Selección Argentina: César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo, símbolo del equipo de Osvaldo Zubeldía.[59]

[editar] Los años setenta y el bicampeonato 1982/83

La nota trascendente al comienzo de la década de 1970 fue la nueva función de Carlos Salvador Bilardo, que fue nombrado director técnico en 1971 y logró evitar un posible descenso de categoría al asumir la conducción del equipo en las jornadas finales del Metropolitano de ese año. Luego volvió a ocupar el mismo cargo en 1973 y en 1975, cuando alcanzó el subcampeonato en el Torneo Nacional, ubicándose un punto por detrás del campeón, River Plate, en el octogonal final.[60]

El segundo puesto en ese torneo le permitió disputar un partido clasificatorio para la Copa Libertadores 1976, ante Huracán, subcampeón del Metropolitano 1975. El cotejo se jugó en el Cilindro de Avellaneda de Racing Club, en enero de 1976, y, tras vencer por 3-2, Estudiantes obtuvo la clasificación al máximo torneo continental por quinta vez en su historia.

El desempeño en la Copa Libertadores de 1976[61] se saldó con cuatro triunfos en seis partidos. Pero como el equipo terminó segundo del Grupo 1 no pudo acceder a la instancia final, a la que se clasificaban sólo los primeros de cada una de las cinco zonas.

Estudiantes mantuvo la base del equipo (sólo se fue Juan Ramón Verón, transferido al Junior de Barranquilla) y volvió a tener participaciones destacadas en los campeonatos de Primera División de 1976 y 1977. En el Metropolitano de 1976 finalizó en la tercera posición, a cinco puntos de Boca Juniors, el campeón; y en el Nacional de ese mismo año, con tres derrotas en 16 partidos jugados, por la Zona B del torneo, estuvo a un punto de acceder a la ronda final del certamen.

En el Nacional de 1977 volvió a luchar por el título luego de ganar su grupo de primera fase con una marca de 10 victorias en 14 partidos; aunque en semifinales fue eliminado por el equipo que luego se consagraría campeón, Independiente, al empatar el primer partido disputado en La Plata (1-1) y perder el segundo, en Avellaneda, por 3-1.

Dos años después, en el Metropolitano de 1979, recién perdió la chance de acceder al cuadrangular final por el título en la penúltima fecha, tras ser derrotado en el partido decisivo, de local y por 3-1, nuevamente ante Independiente. Pese a ello, a lo largo del torneo obtuvo resonantes victorias, como la conseguida en la 4.ª fecha, como local, ante Boca Juniors, al que derrotó por 6-4 con tres goles de Sergio Elio Fortunato (máximo artillero de ese campeonato junto a Diego Armando Maradona), dos de Hugo Gottardi y uno de Patricio Hernández.

Hacia el final de esa década se destacaban jugadores como Carlos López, Alfredo Letanú (goleador del Nacional 1977), Abel Ernesto Herrera (el que más partidos jugó en Primera División con la camiseta de Estudiantes), el guardameta Oscar Pezzano y los nombrados Fortunato y Gottardi, quien convertiría 125 goles en 310 partidos con la camiseta del «Pincha», siendo el cuarto goleador histórico del club, detrás de Manuel Pelegrina, Ricardo Infante y Alberto Zozaya.

Unos años después, ya en 1981, Patricio Hernández, un buen valor futbolístico surgido de las divisiones juveniles durante la década anterior, fue transferido al Torino de Italia en una cifra récord para el club, lo que permitió armar un valioso plantel para el año 1982. Ese año, con el retorno de Carlos Bilardo como director técnico, se conformó un equipo muy equilibrado con jugadores como Miguel Ángel Russo, José Luis Brown, Alejandro Sabella, José Daniel Ponce, Marcelo Trobbiani y Hugo Gottardi (algunos de ellos, campeones del mundo en México 1986) que pondrían al club, nuevamente, en el escalón más alto del fútbol argentino.

Con ese plantel, Estudiantes llegó a las semifinales del Nacional de 1982, donde fue eliminado por Quilmes en partidos de ida y vuelta; y al siguiente torneo, con 21 triunfos, 12 empates y 3 derrotas, se consagró campeón del Metropolitano de 1982,[62] el 14 de febrero de 1983, tras derrotar en la última jornada por 2-0 a Talleres en Córdoba, hecho que catapultó el arribo de Carlos Bilardo a la Selección nacional que obtendría la Copa del Mundo de 1986.

Al año siguiente, ya con Bilardo a cargo del seleccionado, otro exintegrante del plantel campeón de América y del Mundo, Eduardo Luján Manera, asumió como entrenador de Estudiantes y consiguió el tercer título a nivel local para el club, al consagrarse campeón del Nacional de 1983.[63] La final la disputó ante Independiente, en dos partidos: el primero, en el estadio de Estudiantes, el 4 de junio, terminó 2-0 para el local con goles de Hugo Gottardi y Guillermo Trama; el segundo, jugado en La Doble Visera de Avellaneda el 10 de junio, fue victoria de Independiente, 2-1, con goles de Ricardo Giusti y Enzo Trossero, y de Trama para Estudiantes, que obtuvo el título y el bicampeonato 82-83 por diferencia de goles.[64]

Ese mismo año, como ganador de uno de los dos torneos oficiales de 1982, volvió a participar de la Copa Libertadores de América por sexta vez en su historia, llegando hasta la instancia semifinal. Allí enfrentó a Gremio de Porto Alegre (Brasil) en uno de los partidos más recordados de la historia del club. El encuentro se disputó el 8 de julio de 1983, en el Estadio Jorge Luis Hirschi, y Estudiantes logró revertir una desventaja de 1-3 jugando con cuatro futbolistas menos por las expulsiones de Ponce, Trobbiani, Julián Camino y Hugo Tévez, igualando 3-3[65] con un gol de Miguel Ángel Russo sobre el final del encuentro. El empate no le alcanzó para llegar a la instancia final, que fue ganada por el equipo brasileño,[66] ya que después Estudiantes también igualó ante el América de Cali en Colombia, 0-0, finalizando segundo en su grupo de semifinales.

[editar] Los noventa

Tras realizar otra destacada actuación en el Metropolitano de 1984, torneo que lo tuvo como animador hasta la fecha final y en el cual se ubicó tercero, tres unidades por debajo del campeón Argentinos Juniors, y una poco lucida campaña en la Copa Libertadores[67] de ese mismo año, a la que accedió como campeón del Nacional de 1983, llegarían épocas irregulares para el presente futbolístico de Estudiantes.

Los años 1990 no fueron fáciles para el club, a pesar de que el equipo volvió a la competencia internacional en la extinta Supercopa Sudamericana, de la que participaban los clubes que habían obtenido al menos una vez en su historia la Copa Libertadores de América. Estudiantes disputó las únicas diez ediciones que se jugaron del trofeo, entre 1988 y 1997, con una única participación destacada, en 1990,[68] cuando fue eliminado en semifinales, en la definición por penales, por Nacional de Montevideo.

Así, luego de varios torneos irregulares a nivel nacional, el 21 de agosto de 1994 descendería por segunda vez en su historia a la Segunda División del fútbol argentino, tras empatar a tres goles ante Lanús en la penúltima fecha del Torneo Clausura de ese año.[69]

En su último partido del campeonato goleó a Racing Club por 4-1, tras lo cual dos referentes históricos del club, Miguel Ángel Russo y Eduardo Luján Manera, se ofrecieron como directores técnicos para guiar al equipo en el principal torneo de ascenso. Al finalizar el encuentro que marcó la despedida de Estudiantes de la máxima categoría, los hinchas del club invadieron el campo de juego y dieron varias vueltas olímpicas, demostrando la confianza que había en el nuevo ciclo que se iniciaba.[70]

Para volver a Primera, Estudiantes disputó 42 partidos, con 27 triunfos, 11 empates y 4 derrotas, con 86 goles a favor y 34 en contra, logrando el Campeonato Nacional B 94/95 y el ascenso con un récord de puntos que aún no ha sido superado en la categoría.[71]

En 1996, ya en el torneo de Primera División, con esa misma base más el protagonismo de Martín Palermo, Néstor Craviotto y Alfredo Cascini, entre otros, Estudiantes alcanzaría el cuarto puesto en el Torneo Clausura con la conducción técnica de Daniel Córdoba, campaña que, hasta el logro del Apertura 2006, se ubicaba como la de mejor eficacia en puntos desde la instauración de los «torneos cortos» en 1995.

En ese campeonato se produjeron, además, dos hechos destacados: Carlos Bossio, jugador de Estudiantes, convirtió el primer gol de cabeza de un arquero[72] en la historia profesional del fútbol argentino, ante Racing Club, el 12 de mayo de 1996, en un partido que terminó igualado 1-1; y se disputó el llamado «clásico del siglo»,[73] el 18 de agosto, en la última fecha del torneo. El partido, que se jugó en el estadio de Estudiantes, fue caracterizado de esa manera debido a que Gimnasia llegaba con posibilidades de consagrarse campeón por primera vez en su historia profesional. Sin embargo, Estudiantes logró igualar 1-1 y le impidió a su tradicional rival lograr el título, ya que con un triunfo hubiera superado en la tabla a Vélez Sarsfield, a la postre el campeón, que esa misma tarde empató como local ante Independiente.[74] [75]

[editar] La era Verón y el título de campeón 2006

Luego de algunas campañas irregulares, que incluso llevaron al club a pelear nuevamente en alguna temporada por mantener la categoría, como en la 1999/2000, cuando evitó disputar la promoción para revalidar su lugar en la máxima categoría en la última fecha del torneo,[76] Estudiantes se repuso futbolísticamente tras una fugaz conducción de Carlos Bilardo como entrenador entre 2003 y 2004, que volvió a dirigir al club por cuarta vez en su historia;[77] y con dos importantes campañas en el Apertura 2004 y el Clausura 2005 (en ambos torneos ocupó el 4.º puesto), ya con la conducción de «Mostaza» Merlo.

En esta etapa se destacaron futbolistas surgidos de las divisiones inferiores del club como Ernesto Farías (quinto goleador histórico del club), quien tras convertir 95 goles con la camiseta albirroja entre 1998 y 2004, y con sólo 24 años, fue transferido al Palermo de Italia; Marcos Angeleri; José Sosa; Marcelo Carrusca, o Mariano Pavone, goleador del Torneo Clausura 2005 y jugador que el 17 de abril de ese año convirtió dos goles en la victoria por 3-2 (perdía 0-2 en el primer tiempo) ante quien era el último campeón, Newell's Old Boys, triunfo que le permitió a Estudiantes alcanzar la marca de 1.000 partidos ganados en la era profesional. Esa cifra sólo la han obtenido, además de Estudiantes, los denominados cinco grandes y Vélez Sarsfield.[78] [79]

Las dos buenas campañas del equipo dirigido por Reinaldo Merlo en la temporada 2004/05 le posibilitaron a Estudiantes volver a las competiciones internacionales, clasificándose para la Copa Sudamericana 2005 y la Copa Libertadores 2006. Sin embargo, Merlo renunció pocos días antes de comenzar el Torneo Apertura 2005 y se tuvo que hacer cargo del equipo un nuevo entrenador, Jorge Burruchaga, en una situación de cierta inquietud.

El año 2005 fue, además, el del centenario del club, que celebró este aniversario con algunas complicaciones debido a un litigio de años que mantenía con las autoridades de la ciudad de La Plata respecto de la posibilidad de reformar y ampliar su estadio.[80]

Ese plantel de Estudiantes gozó de un buen momento futbolístico al comienzo de la temporada 2006, llegando a ser puntero en las primeras fechas del torneo local, y logró uno de los triunfos más importantes en la historia de sus participaciones en la Copa Libertadores de América, al ganar por 4-3 ante el Sporting Cristal de Perú,[81] luego de ir perdiendo 0-3 en el primer tiempo, en un partido correspondiente a la primera fase del máximo torneo continental, disputado el 21 de febrero de 2006.[82] [83] En ambas competiciones hizo las veces de local en el Estadio Centenario del club Quilmes, a 30 kilómetros de la ciudad de La Plata, por el mencionado litigio que mantenía con el municipio por la remodelación de su cancha de 57 y 1.

En la Libertadores, que el club volvía a disputar tras 22 años, la llamada «mística copera»[84] de Estudiantes se hizo presente en el resto de los partidos de la primera fase, obteniendo valiosos triunfos y empates en los últimos minutos, como ante Santa Fe de Colombia y Bolívar de Bolivia, que posibilitaron la clasificación para los cuartos de final del torneo.

Ya en esa instancia, en el partido de ida derrotó al São Paulo de Brasil, 1-0, quedando pendiente la revancha para el 19 de julio, luego de la Copa del Mundo 2006 disputada en Alemania. Tras el Mundial y el alejamiento de Burruchaga, se hizo cargo de la dirección técnica Diego Pablo Simeone, quien debutó en la vuelta disputada en el Estadio Morumbí de la ciudad de São Paulo, donde el equipo local eliminó a Estudiantes tras derrotarlo por 1-0 y vencerlo 4-3 en la definición por penales.

Antes de ese partido, el 5 de junio de 2006, se produjo el retornó al club de Juan Sebastián Verón,[85] luego de 10 años jugando en Europa y de destacadas participaciones en la Selección nacional en los Mundiales de Francia 1998 y Corea y Japón 2002. Con él en el plantel, Estudiantes volvió a consagrarse campeón tanto a nivel nacional como internacional, obteniendo en 2009, por cuarta vez en su historia, la Copa Libertadores de América.

En su regreso, «la Brujita» debutó ante Quilmes, en la 1.ª fecha del Torneo Apertura 2006, y jugó su primer clásico platense oficial el 15 de octubre (en su anterior paso por el club no pudo disputar el del Torneo Apertura 1995 por estar suspendido), día en el que Estudiantes, además de hacer las veces de local por primera vez en su historia en el Estadio Ciudad de La Plata, derrotó por 7-0 a Gimnasia, lo que señaló un hito en los enfrentamientos entre los eternos rivales de la ciudad, ya que nunca se había marcado tal diferencia en el resultado.[86] El encuentro terminó en el minuto 45 del segundo tiempo, sin marcarse tiempo adicional, a pesar de que el partido había estado suspendido cinco minutos por incidentes entre la policía y algunos simpatizantes visitantes.[87]

Tras ello, Estudiantes ganó diez encuentros consecutivos (igualando el récord de la temporada 1967)[88] y 12 de los últimos 13 partidos; y persiguió al puntero Boca Juniors desde atrás. Pero a falta de dos fechas para finalizar el campeonato, el equipo se encontraba a cuatro unidades de diferencia del líder con apenas dos partidos por jugarse. Sin embargo, las derrotas consecutivas de Boca, ante Belgrano de Córdoba y Lanús, y el empate y la victoria de Estudiantes ante Argentinos Juniors y Arsenal, respectivamente, hizo que ambos equipos terminaran el campeonato empatados en 44 puntos.[89]

Este hecho motivó que, a sólo tres días de la última fecha del torneo, el 13 de diciembre, se jugara un partido final de desempate realizado en cancha neutral. El Estadio José Amalfitani, de Vélez Sarsfield, fue el escenario de dicho cotejo: Estudiantes ganó por 2-1, tras ir en desventaja, con goles de José Sosa y Mariano Pavone (el de Boca Juniors lo marcó Martín Palermo), y se consagró campeón del Torneo Apertura 2006,[90] [91] logrando el título de campeón argentino[92] [93] y su cuarta estrella futbolística a nivel nacional tras 23 años.[94] [95]

[editar] El post campeonato y una nueva final internacional

Con la clasificación a la Copa Libertadores 2008 asegurada tras el título obtenido, Estudiantes mantuvo la base del equipo campeón y volvió a ser protagonista en el Torneo Clausura 2007, obteniendo el 3.er lugar en la tabla de posiciones; le ganó al campeón, San Lorenzo, y obtuvo otra victoria en el clásico ante Gimnasia, al que derrotó como visitante después de 12 años,[96] tras ganarle por 2-1 luego de ir en desventaja y de jugar con un futbolista menos, por la expulsión de Calderón, desde los 3 minutos del primer tiempo.

Después de esa temporada, con las salidas de Sosa (transferido en una suma récord para el club al Bayern de Múnich de Alemania), Calderón y Mariano Pavone, el equipo tuvo un irregular comienzo en el Torneo Apertura 2007, pese a lo cual acumuló una serie de 9 partidos sin derrotas y finalizó en el 6.º puesto.

Al término del certamen, y cuando aún le quedaban seis meses de contrato, Diego Simeone anunció su alejamiento del club para hacerse cargo de la dirección técnica de River Plate. Como contrapartida, el capitán del equipo, Juan Sebastián Verón, volvió a rechazar una millonaria oferta económica del D.C. United estadounidense y anunció su continuidad en Estudiantes,[97] club del cual es hincha y su mayor referente futbolístico en la última década. Además, la dirigencia contrató a Roberto Sensini como entrenador, en lo que fue (en septiembre de 2008 renunció y lo reemplazó Leonardo Astrada) la primera experiencia del exjugador de la Selección nacional como técnico en el fútbol argentino.

Al año siguiente, en el Torneo Clausura 2008 (simultáneamente participó de la Copa Libertadores, siendo eliminado por el campeón Liga de Quito en octavos de final), Estudiantes derrotó nuevamente como visitante a Gimnasia, con la particularidad de que logró la ventaja definitiva de 2-1 cuando jugaba con dos futbolistas menos por las expulsiones de Marcos Angeleri y Rodrigo Braña.[98] Tras esa victoria, el equipo continuó en los puestos de vanguardia hasta la penúltima fecha y compartió la segunda posición del certamen junto a Boca Juniors, quien igualmente se consagró subcampeón por mejor diferencia de goles.

Ya en el Apertura 2008, y tras 67 años, igualó el récord de cinco triunfos consecutivos en el clásico platense al vencer otra vez a Gimnasia, esta vez por 3-1, marca que, además de Estudiantes, sólo tres clubes argentinos lograron alcanzar o superar en clásicos de Primera División: San Lorenzo, Huracán e Independiente.[99]

Luego de esa victoria, con Leonardo Astrada[100] como entrenador y con la base del equipo campeón en 2006 (Mariano Andújar, Angeleri, Agustín Alayes, Braña, Diego Galván, Juan Sebastián Verón, Leandro Benítez y José Luis Calderón), Estudiantes cosechó una serie favorable de victorias en el torneo local y en la Copa Sudamericana, competencia que disputaba por tercera vez en su historia y en la que llegaría hasta la instancia final.

En el torneo internacional eliminó, sucesivamente, a Independiente, Arsenal, Botafogo de Brasil y Argentinos Juniors, a este último ya en semifinales. El partido decisivo lo disputó ante el Internacional de Porto Alegre, quien lo venció en el encuentro de ida disputado en La Plata (1-0) y cayó por el mismo marcador en los 90 minutos reglamentarios de la vuelta. Al igualarse la serie, se jugaron 30 minutos de tiempo suplementario, donde el conjunto brasileño consiguió el definitivo empate que le permitió quedarse con el título.[101] [102]

[editar] Un nuevo ciclo histórico: tetracampeón de América y finalista del Mundial de Clubes

Tras disputar la final de la Copa Sudamericana, el equipo reafirmó al año siguiente la exitosa campaña a nivel internacional en el principal torneo continental de clubes y se consagró campeón de la Copa Libertadores por cuarta vez en su historia, repitiendo tras 39 años la gesta del ciclo de Osvaldo Zubeldía en el club.[103]

Estudiantes obtuvo el tetracampeonato de América tras clasificarse segundo en su grupo inicial, al que accedió luego de eliminar a Sporting Cristal de Perú en los partidos de repesca, y vencer consecutivamente, a partir de octavos de final, a Libertad de Paraguay, Defensor Sporting y Nacional (los partidos se disputaron sin público visitante),[104] ambos de Uruguay. En la final se enfrentó al Cruzeiro de Brasil, igualando 0-0 como local y venciendo por 2-1, tras ir en desventaja, con goles de Gastón Fernández y Mauro Boselli, en la vuelta disputada en el Estadio Mineirão de Belo Horizonte.[105] [106]

Después de un comienzo irregular y hasta la derrota con Deportivo Quito de Ecuador en la fase de grupos, el equipo fue dirigido por Leonardo Astrada. Luego asumió Alejandro Sabella, quien se consagró de manera invicta con un récord de ocho victorias (ganó los últimos tres partidos que disputó en condición de visitante, incluyendo la final) y tres empates.[107]

Estudiantes tuvo al máximo goleador del torneo (Mauro Boselli, con ocho conquistas) y logró su primer triunfo en la historia de la Copa Libertadores jugando como visitante ante un equipo brasileño, siendo el segundo club argentino en consagrarse campeón ganando el partido decisivo en Brasil.[108] Además, Mariano Andújar superó el récord de Hugo Gatti y se convirtió en el arquero argentino con más minutos sin recibir goles en esta competencia.[104]

La noche de la consagración, el 15 de julio de 2009, Estudiantes formó con su alineación base: Mariano Andújar; Cristian Cellay, Rolando Schiavi (llegó a préstamo en semifinales para reemplazar al lesionado Marcos Angeleri), Leandro Desábato y Germán Ré; Enzo Pérez, Rodrigo Braña, Juan Sebastián Verón (repitió el logro de su padre, Juan Ramón Verón, quien se coronó Campeón de América en el club entre 1968 y 1970, y alcanzó el récord del uruguayo Jorge Goncalves)[109] [110] y Leandro Benítez; Gastón Fernández y Mauro Boselli.[111]

El plantel fue recibido luego de la coronación por los simpatizantes, en el Aeropuerto de Ezeiza, y escoltado en caravana hasta el Palacio Municipal de La Plata, donde continuó el multitudinario festejo de la conquista.[112] [113]

Tras este logro, Estudiantes se convirtió en el segundo equipo argentino en disputar un Mundial de Clubes de la FIFA,[9] torneo en el que también alcanzó la instancia final: derrotó en semifinales a Pohang Steelers de Corea del Sur, por 2-1, con goles de Leandro Benítez, y perdió el partido decisivo ante el F. C. Barcelona, en tiempo suplementario, también por 2-1, luego de igualar 1-1 en los 90 minutos reglamentarios.[114] [115]

En el Torneo Clausura 2010 alcanzó la segunda ubicación, con 40 unidades, siendo ésta la segunda mejor campaña de la historia de Estudiantes desde que en 1991 comenzaron a disputarse «campeonatos cortos» en el fútbol argentino. Mauro Boselli, a su vez, se consagró como goleador del certamen, el octavo máximo artillero del club en torneos de Primera División.[116] [117] Como campeón de la Copa Libertadores del año anterior, Estudiantes disputó luego el partido decisivo de la Recopa Sudamericana 2010, siendo derrotado por Liga de Quito.[118]

[editar] Presidentes

Desde su fundación en 1905, cuando un grupo de estudiantes universitarios pensaron en crear un nuevo club en La Plata para poder practicar fútbol, y hasta 2010, han sido 32 los presidentes encargados de ejercer el máximo cargo dirigencial de la institución.[119]

El primero fue el coronel Miguel Gutiérrez, quien antes, curiosamente, también había formado parte durante dos periodos de la directiva del club Gimnasia, tradicional rival de Estudiantes en la ciudad de La Plata.

Mariano Mangano fue quien más años consecutivos ocupó el cargo de presidente del club (Ignacio Ercoli lo presidió doce temporadas, pero en dos etapas diferentes), entre 1960 y 1970. Bajo su mandato la institución logró los títulos más importantes de su historia: la Copa Intercontinental; el tricampeonato 1968-69-70 de la Copa Libertadores de América; la Copa Interamericana; y su primer torneo nacional oficial, el Metropolitano 1967. Además fue el artífice de la construcción del Country Club de City Bell, el predio deportivo que el club posee desde la década de 1960 en las afueras de La Plata.[120] [121]

En 1971, tras la presidencia de Mangano y del período futbolístico e institucional más destacado del club, Estudiantes logró la cifra récord de 75.326 socios, la mayor de su historia.[19] [20]

El actual presidente del club es Rubén Filipas, quien se impuso sobre Julio Alegre en las elecciones de septiembre de 2008, con el 57% de los votos.[122] Desde su asunción, Estudiantes ha logrado nuevamente destacadas participaciones futbolísticas a nivel internacional, consagrándose por cuarta vez en su historia campeón de la Copa Libertadores de América, tras 39 años de su anterior título, y finalista de la Copa Sudamericana 2008 y la Copa Mundial de Clubes 2009.

[editar] Comisión Directiva 2008/2011

Actualizado a 2010.[123]

  • Presidente: Rubén Filipas.
  • Vicepresidentes: Jorge Marcelo Malaspina, Fernando Nelson Casalla y Gustavo Daniel Feysulaj.
  • Vocales Titulares: Bernardo Barrue, Alejandro Daniel Silva, Juan Ramón Verón, Eduardo Gabriel Vera, Jorge Campañaro, Hugo Daniel Pantaleo, Carlos Dulau Dumm, Horacio Reppucci, Martín Pablo Rodríguez, Marcelo Nicoletti, Gustavo Waingortín, Julio César Arias Navarro, Omar Souto y Walter Garcerón.
  • Vocales Suplentes: Carlos Prieto, Jorge Pestarino, Marcelo Badoyan, Luis Prates y Blas Ignacio Castellani.
  • Revisores de Cuentas Titulares: Alberto Aste, Juan Carlos Violini y Represas Enrique Trigo.
  • Revisores de Cuentas Suplentes: Eduardo Guerra y Emiliano Errasti.
  • Estructura Ejecutiva: Fernando Masi (Gerente General), Fernando Asprella (Gerente de Administración y Finanzas), Damián Ariel Holsman (Gerente de Marketing y Nuevos Negocios), Jorge López (Responsable de Mantenimiento), Horacio Espinoza (Gerente de Deportes) y Fernando Rabasa (Gerente de Golf y Country).

[editar] Himno y canción oficial

El himno del club[124] fue grabado en la década de 1960 por el popular cantante de tangos, Jorge Sobral, reconocido simpatizante de Estudiantes y uno de los cantores más relevantes de la música ciudadana argentina.[125]

La canción oficial, titulada El cielo nos queda muy chico, fue compuesta en 2008 por el músico de origen platense, Iván Sadovsky.[126]

[editar] Escudo

El escudo oficial de la institución está conformado por un banderín de color rojo y blanco, intercalado en mitades horizontales, en cuyo lado izquierdo se destaca la letra «E» en alusión al nombre del club; por detrás, en tonos verdes, reverberan dos hojas de roble, ícono de fortaleza y conocimiento (en directa asociación con las raíces académicas fundacionales de la institución), y una bellota sobre la parte inferior.[127]

Disímiles entre sí, Estudiantes utilizó cinco escudos a lo largo de su historia: el fundacional y más tradicional, con la indumentaria a rayas verticales como referencia principal, que luego incorporó las siglas «EdeLP» (Estudiantes de La Plata); el diseñado en 1988 al cumplirse 20 años del máximo logro del club, la Copa Intercontinental, que introdujo la imagen de ese trofeo obtenido ante Manchester United de Inglaterra; y el banderín actual, que se utiliza ininterrumpidamente desde 1994, con excepción del confeccionado durante 1999, cuyo esbozo incorporaba, en el centro, el dibujo de la mascota oficial del club, el león, en blanco y negro.[128]

Desde 2000 se le anexaron al escudo estrellas bordadas en color dorado, rodeándolo en forma circular, una por cada título oficial nacional e internacional (10) logrado por la institución en la era profesional del fútbol argentino.

[editar] Sobrenombres

Los seguidores de Estudiantes, según la versión más popular y difundida desde comienzos del siglo XX, se apodan «Pincharratas», debido a la existencia de muchos simpatizantes, estudiantes de Medicina, que solían hacer experimentos con ratas en su actividad académica.[129] También se autodenominan «Tricampeones», en referencia a que Estudiantes ganó la Copa Libertadores de América, aunque en cuatro ocasiones con la obtención de la edición 2009, consecutivamente entre 1968 y 1970. El club se identifica con el león como mascota oficial.

[editar] Uniforme

El uniforme titular, a rayas verticales rojas y blancas, toma los colores y el diseño de la camiseta oficial de Alumni, como un homenaje de los socios fundadores de Estudiantes al que fuera el equipo del fútbol argentino más destacado de la primera década del siglo XX.[13]

La única modificación que tuvo la camiseta titular fue durante la era amateur, en el campeonato de ascenso de 1908, cuando utilizó un modelo rojo con una franja blanca sobre el pecho, debido a un pedido de la AFA por su similitud con el del club homenajeado.[14]

Salvo esta excepción, el uniforme no sufrió cambios trascendentes a lo largo de su historia (indistintamente, algunas temporadas presentó diseños con dos y hasta una franja vertical roja, pero más anchas y con mayor predominio del blanco), aunque ya al desaparecer Alumni, en 1913, los bastones volvieron a ser más angostos, como originalmente habían sido establecidos al fundarse el club.

Una curiosidad fue el modelo que la empresa Olan, encargada por entonces de proveer la indumentaria al club, diseñó entre 1998 y 1999, dividiendo la camiseta en mitades iguales, con bastones verticales rojos y blancos que eran gruesos en el margen derecho y angostos del lado izquierdo.

El uniforme alternativo, aunque históricamente fue blanco con pequeños vivos rojos, sí fue modificado durante algunos períodos. En partidos de la década de 1930, por caso, el club utilizó un modelo rojo y blanco a cuadros. Entre 1993 y 1994, la firma Adidas distribuyó camisetas rojas con pantalones blancos. Y ya en el siglo XXI llegaron los diseños alternativos más innovadores: el de 2000 y 2001, cuando la empresa Mitre estableció un modelo totalmente gris con pequeños detalles en rojo, y los diseñados por la firma Topper: entre 2007 y 2008, a rayas verticales grises y negras; en 2009, tras la obtención de la cuarta Copa Libertadores, de color dorado; y el de 2010, nuevamente gris con vivos rojos y blancos. La alternativa actual conserva el esbozo original blanco, con vivos rojos y sobreimpresos de tono gris, en la zona del torso, con las imágenes de la Copa Intercontinental y la Copa Libertadores logradas por la institución.

  • Uniforme titular: Camiseta a rayas verticales rojas y blancas, pantalón negro, medias negras.
  • Uniforme alternativo: Camiseta blanca con vivos rojos, pantalón blanco, medias blancas.
  • Uniforme suplente: Camiseta gris con vivos rojos y blancos, pantalón blanco, medias grises.



chupete
chupete
NEWELLS:

Historia

Isaac Newell nació el 24 de abril de 1853 en Inglaterra. Poseedor de un espíritu aventurero y fanatismo por el fútbol, abandonó su país natal a la edad de 16 años a bordo de un buque, en dirección a Antártida Argentina.

En 1884 fundó el «Colegio Comercial Anglicano Argentino», institución que a la postre albergaría al club. Ese mismo año traería desde Inglaterra el primer balón de cuero y el primer reglamento oficial de fútbol a la Argentina, y fue entonces que en el colegio se comenzó a alternar el estudio con el deporte del fútbol. En 1900 Isaac ya enfermo delega la dirección del colegio en su hijo mayor, Claudio.

El «Club Atlético newells Old Boys» fue fundado el 3 de noviembre de 1903. El principal impulsor fue Claudio Newell, hijo de Isaac, quien para la conformación del acta oficial convocó a profesores, alumnos, y ex alumnos del colegio, mientras se extinguía la vida de su padre. En dicha ceremonia se decidió el nombre de «Club Atlético Newell's Old Boys» (viejos muchachos de Newell), homenajeando así la vida y obra de Isaac.[6]

Con la combinación de los colores de las banderas de Inglaterra (patria de Isaac) y Alemania (patria de su esposa Ana), el rojo y el negro, tarea que fuera encomendada a Ernesto Edwards, uno de los alumnos del colegio, se diseñaría el primer escudo, y posteriormente se haría lo propio con la casaca deportiva.

Tanto los hinchas como los futbolistas de Newell's Old Boys son conocidos como los «leprosos», debido a que a principios del siglo XX fueron invitados a celebrar un encuentro a beneficio de los enfermos de lepra residentes en el Hospital Carrasco, frente a su tradicional rival Rosario Central. La invitación fue aceptada de inmediato por los de Newell's Old Boys, quienes recibieron el apodo de «leprosos», mientras que sus adversarios no aceptaron la invitación, y recibieron el calificativo de «canallas».[7] Con el correr del tiempo el apodo fue tomando gran magnitud, al punto de transformarse en un emblema identificatorio para todos los hinchas de Newell's Old Boys.

Liga Rosarina de Fútbol (1905-1930)

El 30 de marzo de 1905 se crea la «Liga Rosarina de Fútbol». La misma tenía como principal objetivo la organización de un torneo, y para esto se consiguió una copa donada por el Intendente de Rosario, Santiago Pinasco. Luego, en su honor, la competición se denominó «Copa Santiago Pinasco». El torneo comenzó el 21 de mayo de dicho año, y mostró como ganador a Newell's Old Boys dos fechas antes de su finalización. Además repetiría el título al año siguiente, en 1906, coronando así su bicampeonato.[8]

En el año 1907, teniendo en cuenta el incremento que había tomado el fútbol, la Liga Rosarina de Fútbol decide crear una segunda división. La Copa Santiago Pinasco pasa a ser el trofeo de la segunda división, y se crea la «Copa Nicasio Vila», la cual sería entregada al ganador de la nueva primera división. Dicha copa sería nombrada en honor al por entonces Intendente de la ciudad, Nicasio Vila. Ese mismo año se disputa la 1° edición de dicha copa, formando parte de esta Newell's Old Boys, y de la cual se consagraría campeón. La lepra[9] repetiría esta coronación en 8 oportunidades más, sumando así una totalidad de 9 obtenciones repartidas entre los años 1907 y 1930.[10]

Simultáneamente a la conformación de la Liga Rosarina de Fútbol, los equipos de la ciudad de Buenos Aires se agruparon para dar cabida a la llamada «Asociación Argentina de Fútbol». Anualmente, la Liga Rosarina y la Asociación Argentina organizaban diferentes competiciones de manera de enfrentar a sus equipos.

Una de ellas fue la «Copa de Honor», la cual fue disputada a partir de 1905 por una combinación de equipos de ambas ciudades. En el año 1911 Newell's Old Boys se consagró campeón de la misma, derrotando en la final al Club Porteño por 3:2. Otra de ellas fue la «Copa Dr. Carlos Ibarguren», la cual comenzó a disputarse en 1913, y contraponía a los campeones de las mencionadas ligas de Rosario y Buenos Aires. En 1921, Newell's Old Boys se alzaría con la misma, venciendo por 3:0 al Club Atlético Huracán, en condición de visitante.[11]

Asociación Rosarina de Fútbol (1931-1938)

En el año 1931 el fútbol argentino sufre una gran transformación. Los futbolistas pasan del amateurismo al profesionalismo, y de esta manera comienzan a cobrar sueldos por su trabajo como futbolistas. Así, en Rosario se crea la nueva «Asociación Rosarina de Fútbol», y comienzan a disputarse los primeros campeonatos profesionales de Argentina.

El campeonato rosarino de primera división recibiría el nombre de «Torneo Gobernador Luciano Molinas», en honor al por entonces Gobernador de la provincia de Santa Fe, Luciano Molinas, y reemplazaría a la Copa Nicasio Vila. Simultáneamente, la Copa Santiago Pinasco continuaría siendo el campeonato de segunda división. Ese mismo año, el 22 de noviembre, Newell's Old Boys se consagraría campeón de la primera edición del Torneo Gobernador Luciano Molinas. La lepra[9] repetiría el título en 3 oportunidades más, totalizando así 4 obtenciones de este mencionado torneo entre los años 1931 y 1938, es decir, mientras su primer equipo se desempeñó en los campeonatos de la Asociación Rosarina de Fútbol.[10]

Asociación del Fútbol Argentino (1939-presente)

En 1939 Newell's Old Boys solicita su incorporación a los torneos nacionales de la Argentina a la «Asociación del Fútbol Argentino». La AFA decide otorgarle el permiso, mediante el cual lograría formar parte de sus campeonatos a partir de ese año. El 19 de marzo de 1939, Newell's Old Boys disputa su primer encuentro en forma oficial, por la «Primera División Argentina». Aquella jornada la lepra[9] se alzaría con el triunfo enfrentando al Club Atlético San Lorenzo, con un marcador de 2 a 1. Ese año Newell's Old Boys finalizaría el torneo en la cuarta posición, siendo el equipo mejor ubicado del interior de Argentina.[12]

Paralelamente a los habituales torneos nacionales, la AFA ha organizado diferentes competiciones a lo largo de su historia. Una de ellas es la «Copa Adrián C. Escobar», instaurada entre los años 1939 y 1949, y disputada en forma de heptagonal por los siete primeros equipos en la tabla de posiciones del torneo nacional. En el año 1949 Newell's Old Boys se coronó campeón de la misma, derrotando en la final a Racing Club de Avellaneda por 4:2 en definición por penales.[11]

Entre los años 1949 y 1950, Newell's Old Boys emprende un desafío novedoso para la historia del fútbol de Argentina: embarcarse en una gira que lo llevaría a disputar 14 encuentros frente a equipos del viejo continente. Entre los equipos enfrentados se registrarían victorias ante Athletic Bilbao, Selección de fútbol de España, Benfica, Hannover y Hertha Berlin, entre otros.[13]

Durante toda su participación en los torneos oficiales de Newell's descendió en una sola oportunidad de categoría: fue al finalizar la temporada de 1960. Lo destacado de dicho suceso fue que en 1961 el Rojinegro obtuvo el ascenso al ganar el torneo de la Primera "B" Nacional, pero no le permitieron subir a Primera División debido a una acusación de incentivación. Frente a esa situación, la dirigencia del Club inició acciones judiciales, que hicieron que la AFA mediante decreto, reincorporara a principios de 1964 a Newell’s al círculo de privilegio del fútbol argentino.[14]

Llegada la década del 70, Newell's Old Boys comenzaría a engrosar su palmarés de torneos nacionales de AFA. De allí en más se consagraría campeón de la Primera División Argentina en (5) oportunidades: «Torneo Metropolitano 1974», «Campeonato de Primera División 1987-1988»,«Torneo Integración 1990-1991», «Torneo Clausura 1992» y «Torneo Apertura 2004».[15]

A lo largo de sus más de 100 años de vida, Newell's Old Boys también ha sido parte de un gran número de competiciones internacionales. Su participación en ellas se remonta al año 1911, cuando disputó la «Copa de Honor Cousenier» enfrentando al ya desaparecido Club Uruguay. La de mayor trascendencia es la «Copa Libertadores de América», máxima competición continental, de la cual fue parte en 5 oportunidades: 1975, 1988, 1992, 1993, 2006 y 2010. Las más destacadas fueron las de los años 1988 y 1992, en las cuales alcanzó la instancia final.

En adición a los torneos oficiales nacionales e internacionales mencionados, Newell's Old Boys ha sido parte de una gran cantidad de torneos de carácter amistoso, como ser la «Copa de Oro» en 1943 y el «Mini Mundial» en 1988. En todos los casos, su trascendencia ha variado según la cantidad de encuentros disputados y la jerarquía de sus rivales.

En 1974 Newell's Old Boys se coronó campeón del «Torneo Metropolitano 1974». Aquel campeonato es recordado por los hinchas rojinegros[9] no sólo por ser el primer título nacional de AFA conseguido en el profesionalismo, sino también por lograr la consagración en el estadio de su clásico rival (Rosario Central). La consagración se produjo el 2 de junio de ese año, luego de remontar un resultado de 2:0 en contra y alcanzar la paridad con un recordado zurdazo de Mario Zanabria, conmemorado hasta el día de hoy por la parcialidad leprosa.[9]

En el año 1976, Newell's Old Boys contó con el privilegio de ser el único equipo de la historia del fútbol argentino en representar a una Selección Nacional. El entonces entrenador de la Selección Argentina, César Luis Menotti, se comunicó con Jorge Griffa, coordinador de las divisiones inferiores rojinegras,[9] y le solicitó que la Reserva de Newell's Old Boys representara al país en el «Preolímpico 1976» en Recife, Brasil. La Selección obtuvo la medalla de bronce al lograr el tercer puesto de dicho torneo y, simultáneamente, Newell's Old Boys se convirtió en el único club de Argentina en representar a una Selección Nacional en forma absoluta.[16]

El segundo título nacional de AFA llegaría en el año 1988, luego de coronarse ganador del «Campeonato de Primera División 1987-1988». Aquel equipo es rememorado por consagrarse campeón contando sólo con futbolistas provenientes exclusivamente del propio club, hecho único en el fútbol argentino[17] y pocas veces acontecido en el fútbol mundial. En la antepenúltima fecha Newell's Old Boys derrotaría por 6:1 a Independiente, consagrándose campeón faltando dos fechas para la culminación del torneo.

A finales de 1990, y ya de la mano de Marcelo Bielsa, Newell's Old Boys se alzaría con el «Torneo Apertura 1990». Según la metodología de aquel entonces, debería enfrentar al ganador del «Torneo Clausura 1991» para definir quién se consagraría campeón del «Torneo Integración 1990-1991». Aquel Apertura lo disputó palmo a palmo con el River Plate del ascendente Daniel Passarella y se lo llevó en la última fecha en el encuentro ante San Lorenzo, en el estadio de Ferro Carril Oeste.

Ya en 1991, y luego de que Boca Juniors se consagrase ganador del «Torneo Clausura 1991», Newell's Old Boys debía enfrentarlo para definir quién se consagraría campeón del «Torneo Integración 1990-1991». Se jugarían dos encuentros, el primero en Rosario y el segundo en Buenos Aires. A finales del segundo encuentro, y luego de 90 minutos reglamentarios y dos tiempos suplementarios más de paridad, el resultado no mostró un ganador por lo que se debió resolver el título desde el punto penal, encontrando a Newell's Old Boys como ganador del mismo, y coronando su triunfo en la Bombonera.

El año 1992 marcaría el fin de la era Bielsa, no sin antes alzarse con otro campeonato nacional de AFA. El «Torneo Clausura 1992», con Alfredo Mendoza como goleador y Cristian Domizzi como máximo referente, coronaría a Newell's Old Boys en Vicente López enfrentando al Club Atlético Platense, consolidando el estilo defensivo-ofensivo de Marcelo Bielsa, y brindando a la parcialidad rojinegra[9] un nuevo campeonato en el fútbol argentino.

En el año 2003 se conmemoraron los 100 años del Club Atlético Newell's Old Boys. Para celebrar el centenario, se realizaron diversos festejos y eventos en su honor, incluyendo: el izamiento de la bandera argentina en el Monumento Nacional a la Bandera; la inauguración de la «Avenida Centenario Newell's Old Boys» a escasos metros del Estadio El Coloso del Parque; un homenaje a la familia de Isaac Newell en el panteón del Cementerio de los Disidentes, donde se encuentran sus restos; y una fiesta en El Coloso del Parque, la cual albergó a más de 30.000 hinchas y contó con la participación de grandes futbolistas de la historia del club, músicos y humoristas como Pablo Granados.[18]

En el año 2004 llegaría el quinto título nacional de AFA obtenido por Newell's Old Boys: el «Torneo Apertura 2004». Para alcanzar el mismo, Newell's Old Boys contó con un entrenador, Américo Gallego, que armó un equipo con jóvenes respaldados por una columna vertebral de futbolistas experimentados. Fue el equipo menos goleado, equilibrado pero a su vez ofensivo.[19] Atacó siempre con 5 hombres: 2 volantes externos, el enlace y los 2 delanteros. Su coronación lo ubicó como el equipo más ganador de torneos nacionales de AFA del interior de Argentina,[12] desde su ingreso a los mismos en el año 1939.

Presidentes

Categoría principal: Presidentes Newell's Old Boys

A lo largo de sus más de 100 años de vida fueron fueron 25 los Presidentes del Club Atlético Newell's Old Boys que tuvieron la responsabilidad de conducir los destinos institucionales del club. Muchos de ellos aportaron acciones para que la entidad fuera creciendo con el paso de los años. Algunos quedaron más en la memoria de los hinchas del club, porque se lograron títulos bajo sus conducciones, o por el hecho de haber realizado obras destacadas.

Claudio Newell, hijo de Isaac Newell y responsable de convocar profesores, alumnos, y ex alumnos del colegio para conformar el Acta de Fundación, no fue, paradójicamente, el primer Presidente. Lo fue Víctor Heitz (socio con carnet nº1), quien junto al secretario Guillermo Moore (que un año más tarde también estaría al frente de la institución), participó junto a Claudio de la confección del Acta. Claudio Newell, sin embargo, fue posteriormente Presidente luego de los mencionados Heitz y Moore.

Era práctica habitual en los equipos de fútbol de principios de siglo que tanto el Presidente como otros miembros de la Comisión Directiva fueran simultáneamente integrantes del equipo de fútbol. Tales son los casos de Víctor Heitz y Faustino González, entre otros. Víctor Heitz fue, además del primero, el Presidente que más veces estuvo al frente de la institución, totalizando 4 períodos diferentes.

Actualmente, el Presidente del Club Atlético Newell's Old Boys es elegido por sus socios, mediante elecciones por sufragio universal. Las mismas se celebran entre los tres y seis años posteriores a la elección previa, dependiendo este período del estatuto en curso.

El actual Presidente de Newell's Old Boys es Guillermo Lorente, quien derrotara con el 67% de los votos a Eduardo López, en las elecciones desarrolladas el 14 de diciembre de 2008. Eduardo López se convirtió en el año 2008 en el Presidente con más tiempo en el cargo de la historia del club, totalizando 14 años consecutivos al frente de la institución, superando a Humberto Semino con 13 años a cargo de la presidencia.

La era de López (1994-2008)

Artículo principal: Eduardo José López

Existe controversia en torno a la gestión de Eduardo López, debido -entre diversas cosas- a que la última elección presidencial de Newell's Old Boys había sido en el año 1994, y desde entonces no se habían vuelto a celebrar las mismas. Los argumentos han sido desde impugnación de listas opositoras a amparos judiciales.

Existen también fuentes que cuestionaron el accionar de la Comisión Directiva, sosteniendo que no hacían públicas las recaudaciones de los encuentros, y que se apoyan en grupos de barrabravas para permanecer en el poder de manera ilegítima.[20] [21] En el año 2006, el Diario Clarín publicó un informe donde reveló que los barrabravas del club tienen en su poder la administración del Estadio Cubierto aledaño al Estadio El Coloso del Parque,[22] a la vez que pusieron en evidencia que los mismos son parte del manejo de pases de futbolistas de las Divisiones Inferiores.[23]

En adición, López es cuestionado por haber desmantelado las actividades extra-futbolísticas del club por considerarlas deficitarias, como ser los deportes amateur (básquet, hockey, patín, yudo),[24] y las instalaciones aledañas al estadio que solían ser parte del club (parrillas, pileta de natación, canchas de tenis).[24] Al día de hoy, dichas actividades amateur se encuentran organizadas por subcomisiones ajenas a la administración del club, y en algunos casos hasta realizan sus entrenamientos en predios ajenos al club.[25]

En relación al básquet, si bien su popularidad en el club distaba mucho de la del fútbol profesional, el mismo era considerado el segundo deporte en importancia, aun siendo amateur. Entre los años 1996 y 1999, Newell's Old Boys disputó el Torneo Nacional de Ascenso, 2° división de la Liga Nacional de Básquet, llegando en el año 1998 a disputar la final por el ascenso frente al Club Belgrano de San Nicolás.[26] Al año siguiente, López vendió al plaza de Newell's Old Boys en el TNA, al considerar que el básquet del club le generaba grandes pérdidas económicas.[27] Desde ese entonces dicha actividad se ha realizado en forma amateur, disputando apenas la 2° división en los campeonatos de la Asociación Rosarina de Básquet.[28]

Durante el mandato de López y, bajo la modalidad de asociarse como «socio de estadio», la cantidad de socios del club ascendió de 30.000 a 55.000, pero viendo la vida social del club claramente disminuida. La modalidad de «socio de estadio» permitió que los ingresos a las tribunas populares (en las cuales se mira el encuentro de pie) tuvieran un costo semestral equivalente al de una sola entrada tradicional. Las críticas a esta modalidad de ingreso se enfocaron en que los sectores de barrabravas se verían beneficiados con el ingreso más barato y mantendrían su lealtad al actual Presidente.[29]

En el año 2004, los padrones de socios del club fueron embargados por la Justicia debido a irregularidades presentadas en años anteriores. Los mismos constan el ingreso de 10.000 socios en un solo día de 2001 y la desaparición de 20.000 números de socios (que van entre los 180.000 y 200.000).[30]

La sumatoria de todos estos hechos ha generado controversia y malestar entre los socios, hinchas y ex-futbolistas de la institución. A partir del año 2007, los hinchas del club comenzaron a movilizarse en pos de la realización de las elecciones, mediante marchas a lo largo de la ciudad de Rosario,[31] conllevando también problemas con los grupos de barrabravas oficialistas.[32] Varios ex futbolistas del club han apoyado también estos movimientos, con el objetivo de encabezar las listas opositoras.

Entre los ex-futbolistas de Newell's Old Boys que se oponen a López destacan dos históricos del club: Marcelo Bielsa, ex-entrenador de la Selección Argentina y entrenador de la Selección Chilena, y Gerardo Martino, entrenador de la Selección Paraguaya.[33] [34] También se suma a la lista de «personalidades famosas» el ex-Canciller de la Argentina, Rafael Bielsa,[30] quien llegó a declarar que «López es el único Presidente de facto que queda en el país».[35]

A principios de 2008, los sectores opositores a la presidencia enviaron una carta al Gobernador de la Provincia de Santa Fe, Hermes Binner, denunciando una serie de irregularidades de la gestión oficial, solicitando la intervención del club, e instando al llamado a elecciones.[36] [37]

Nueva presidencia

Finalmente, el domingo 14 de diciembre de 2008, cerca de 6.000 socios del club votaron en las elecciones presidenciales en Newell´s y por amplia mayoría eligieron a Guillermo Lorente (67 % de los votos) por sobre López. Esto significó el final de sus 14 años ininterrumpidos al mando del club del Parque Independencia. Igualmente, si bien las autoridades entrantes toman una postura radicalmente opuesta a la de López, los hechos de violencia siguieron sucediendo. El día de la asunción de Lorente, los nuevos mandatarios encontraron el club vaciado por el grupo de barrabravas partidario de Eduardo López, habiéndose llevado elementos de utilería, dañado las instalaciones, e incluso se denunció la desaparición de varios contratos de los futbolistas profesionales del club. Problemas que fueron subsanados en parte gracias al aporte económico de varios ex jugadores del club, entre ellos Lucas Bernardi, Sebastián Domínguez, Maxi Rodríguez, y Germán Re, quien a través de su padre, también hincha reconocido del club, se puso en contacto con Newell’s para comunicarles que donaba 100.000 pesos (unos 22.000 euros) para poder poner en condiciones el Complejo Malvinas Argentinas.[cita requerida]

Himno

«Por eso soy de Newell's Old Boys
porqué brilló, paseó y sentó con hidalguía
su calidad, fútbol verdad
laurel triunfal que es el causal de mi alegría»


Coro del himno del Club Atlético Newell's Old Boys
Letra: Francisco Sapietro

El Himno del Club Atlético Newell's Old Boys fue compuesto por Francisco Sapietro a principios del Siglo XX.

En ese entonces, Sapietro, eslabón de una familia totalmente rojinegra,[9] se desempeñaba como delantero en el club. En una oportunidad decidió convocar a dos amigos, Vacaro y Montiroli, a quienes les dijo «vamos a componer para el glorioso unas letras que simbolicen amistad y lealtad».

Y así surgieron las estrofas del himno, cuyo objetivo fue simbolizar pasado y presente de la institución.


chupete
chupete
COLON:

Historia

El 5 de mayo de 1905, un grupo de alumnos de un colegio se reunió para formar un club dedicado de manera casi exclusiva el fútbol. Debido a que unos de estos alumnos se encontraba estudiando la conquista de América, decidieron que el club llevaría el nombre de Colón.

Su primera ubicación fue un terreno baldío situado entre las calles Moreno y Córdoba (actual Juan De Garay) y era conocida por todos como el "campito"

Los colores rojo (derecha) y negro (izquierda) se deben a una barcaza que se encontraba en la zona donde los jóvenes que fundaron el club se reunían a jugar al fútbol. Inicialmente la idea era el rojo a la izquierda y el negro a la derecha, y esas instrucciones le dieron a una fábrica rosarina para que las confeccionara. Pero cuando las camisetas llegaron a Santa Fe, los jóvenes advirtieron que los colores estaban invertidos. De todos modos, decidieron dejarlos de esa manera. Poco tiempo después se enteraron que otro club de la ciudad de Rosario usaba el rojo y negro también, por lo que ambos equipos disputaron un partido, literalmente, por los colores. Colón venció y mantuvo los colores de la indumentaria.

Colón en 1912 solicita actuar en la Segunda División de la Liga, pero ésta decide que deben jugar un partido a manera de examen. A ese partido lo ganó Colón por 6 a 0, venciendo así al equipo de Unión que ya estaba participando de ese torneo, y debido a la gran goleada que les inflingieron, la Liga Santafesina resuelve que Colón Foot-Ball Club participe en sus torneos de Primera División, y no en la Segunda tal como aquéllos habían solicitado. Como verán, ese fue el primer clásico de la historia entre los dos clubes de la ciudad.

En su primer campeonato (1913), sale campeón invicto, en el clásico Colón venció a los tatengues por 5 a 1. El "sabalero" sale campeón de manera invicta, lo que repite en los años 1914, 1916, 1918, 1922, 1923, 1924, 1925, 1929, 1930, 1937, 1943, 1945, 1946, 1947.

Cada año que pasaba Colón Football Club (desde 1920 Club Atlético Colón) conseguía más adeptos y simpatizantes. Lejos quedó el tiempo en que centenares de personas se juntaban a ver a esos jugadores la cancha de Moreno y Córdoba y el 9 de julio de 1946 se inaugura el estadio, con Boca Juniors como invitado, siendo derrotado el local.

En 1948 se afilia a la AFA, participando en el torneo de segunda división. Ese año se disputa el primer clásico oficial contra el otro equipo de la ciudad (Club Atlético Unión de Santa Fe), ganándolo Colón por 1 a 0. Colón logra los subcampeonatos de 1ra B en 1949, 1950 y 1951. Posteriormente las cosas no fueron tan bien, pero promediando los sesenta las cosas empezaron a cambiar. En 1964, para festejar el ascenso desde la 2da división B Colón recibió al Santos FC de Pelé, que se encontraba en su mejor momento, y lo vence por 2 a 1. Poco después juega contra la Selección Argentina, a la que también derrota. Desde entonces, el estadio “Eva Perón” (o desde el ’55 “Estadio Brigadier General Estanislao López”) no cambió de nombre, pero el periodismo comenzó a llamarlo “El Cementerio de los Elefantes”. Para los sabaleros simplemente “El Cementerio”, cancha invicta desde 1948 a 1952 (58 partidos).

El 8 de agosto de 1954 en el Estadio 15 de abril, se vivió el gol más rápido de todos los Clásicos, apenas 30 segundos de comenzado el partido, Riccardi marcó para los Sabaleros.

En 1964, sin muchas figuras y siendo un equipo que jugaba en la C, el mundo entero habló de Colón (y todavía se lo recuerda) después de lo que fue la victoria rojinegra ante el Santos FC de Pelé con gol de Demetrio "Ploto" Gómez.

A lo que se sumaron después el entierro de la Selección Nacional y Peñarol haciendo conocido al estadio como Cementerio de Elefantes. Hazañas enormes que engrandecen y dejan en lo más alto al fútbol de Santa Fe (capital).

En 1965 sale campeón de la Segunda División, ascendiendo a Primera División y se transformó en el primer equipo de Santa Fe en alcanzar dicha condición. En el año 1981 desciende en un recordado partido frente a Boca Juniors, en el que Colón se retiró escandalosamente del partido cuando era derrotado por 2 a 0. En el año 1989 pierde dos finales contra su eterno rival Unión de Santa Fe nada menos que por el ascenso y la permanencia en Primera división, fue derrotado por 0-2 de local y por 1-0 de visitante. En 1995 asciende tras 14 años en la segunda categoría. Fue subcampeón del Clausura 1997, disputó la Copa Conmebol 1997, logrando llegar a semifinales; la Copa Libertadores 1998, alcanzando los cuartosde final , siendo eliminados por River Plate; Copa Libertadores 2010, disputando la primera fase, y eliminado de manera polémica por dos fallos desacertados del arbitro del encuentro; y la Copa Sudamericana 2003.

El 12 de marzo por la fecha 5 del Clausura 2000 se marca la mayor goleada registrada hasta el momento, de 4 goles a 0 a favor de Colón. Los tantos fueron marcados por Fuertes (de penal), Enría y Delgado (2).

En la temporada 2007/2008 sus campañas fueron de muy bajo puntaje, por lo cual se produjo un recambio de técnico, Leonardo Astrada anuló su contrato, dando lugar al técnico interino Ramón Mantaras. Luego tomó el cargo el ex-DT de Huracán, Antonio Mohamed, que logró una importante cantidad de puntos. A pesar de esto jugó una virtual final ante Racing Club de Avellaneda (que se encontraba un punto abajo en la tabla de los promedios) en la última fecha del torneo Clausura. Colón solo necesitaba un empate para no jugar la promoción, pero logró el triunfo con un gol de Germán Rivarola a los 47 minutos del segundo tiempo.

En la temporada 2008/2009 fue todo lo contrario, logro cosechar 34 puntos, 57 en la tabla acumulada que lo puso dentro de los cuatro mejores equipos del torneo junto con Vélez Sarsfield (campeón), Huracán (subcampeón), y Lanús. También estuvo a poco de clasificarse para la Copa Sudamericana pero el partido contra Boca Juniors, que perdió y al ganar San Lorenzo, lo dejaron a pocos puntos para entrar. Esteban "el bichi" Fuertes quien fue el goleador del equipo y a sus 36 años fue convocado para la selección argentina del ámbito local, quien se enfrentó a Panamá en el estadio de Colon.

El 25 de noviembre de 2009 será una fecha que pasará a formar parte de la rica historia de Colón y de Santa Fe. El golazo agónico de Federico Nieto ante Estudiantes sirvió para cerrar el pasaje del conjunto Sabalero a la Copa Libertadores y, de esta manera, inscribir el nombre del club, una vez más, en el máximo torneo continental a nivel de clubes de Sudamérica.

Por todo esto, que no es poco, y porque además esta campaña ya se constituyó en la mejor en año calendario desde el retorno a Colón a la Primera División del fútbol argentino en 1995, la noche del 25 de noviembre del 2009 reservó su página dorada en la historia del club del barrio Centenario.

Participa en la Copa Libertadores 2010 donde perdió la fase de repechaje ante U. Católica, de esta manera el equipo chileno consiguió el pasaje para la Segunda fase, donde competirá en el Grupo 8.

Los locales ganaron el encuentro por 3 a 2, el mismo resultado por el que Colón ganó en Santa Fe y el único score que llevaba la definición a penales, instancia en la que los “cruzados” se impusieron por 5 a 3.

El encuentro, como la llave, tuvo de todo. Muchos goles, penales, expulsados y una emotividad que mantuvo las pulsaciones elevadísimas y que será recordada como una serie memorable, a pesar del del saldo negativo para los Sabaleros.

Diego Pozo fue figura la figura de la cancha, realizando grandes atajadas en cierto momento del partido, pero no pudo evitar que el partido vaya a penales. Tras la eliminación, Colón se concentró en realizar una mejor actuación que la ya lograda en el torneo local. Sin embargo, este objetivo no se logro y quedo relegado a la segunda mitad del año 2010. el clausura tanto como el apertura 2010 fueron muy flojos para el equipo santafesino. El clausura 2010 se apunto a pelear el campeonato incorporando nombres como Damian Diaz, Federico Higuaín, Joaquin Larrivey, Ronald Raldes, Juan Quiroga y Cristian Ledesma. El bajo rendimiento del equipo hace que después de casi tres años al frente del equipo presente su renuncia el técnico Antonio mohamed, posteriormente se eligió como nuevo director técnico a Fernando Gamboa.

[editar] Estadio

Tres fueron las canchas del Club Atlético Colón, desde sus inicios, cuando todavía se llamaba Colón Footbal Club. Del "Campito" al estadio modelo del Siglo XXI.[3]

[editar] La Primera

En octubre de 1904 se colocó la piedra fundamental para la construcción del puerto de Santa Fe, obra interrumpida por una creciente, y que fue abierto al público finalmente el 30 de diciembre de 1910, comenzando a operar con vapores de ultramar y de cabotaje en 1911. Tal hecho produjo una gran transformación en ese lugar, denominado habitualmente como "canchita" o "el campito", que era el lugar donde jugaron los primeros colonistas, lo que motivó la necesidad de contar con una cancha propia.

Son muy escasos los datos sobre ese campito, ya que en esa época se usaba por quienes todavía eran adolescentes, y no había una figura institucional.

La transformación del puerto los llevó a buscar un terreno donde jugar en el extremo opuesto de la ciudad, unos cien metros al oeste de la Avenida Córdoba, denominada luego, en 1925, Gobernador Freyre.

[editar] La Segunda

Muchos árboles existían en ese lugar y, previa extracción de algunos de ellos, y ubicando los arcos de Este a Oeste, quedó enclavada la 2da. cancha. Los arcos eran desarmables y se colocaban en la cancha los días de partido, terminados los cuales se desarmaban y con los maderos al hombro, se lo llevaban a distintos domicilios de los integrantes de los equipos, donde se guardaban.

Un rancho que se encontraba en la inmediaciones sería utilizado para las reuniones, y un frondoso ombú cercano brindaría sombra al espacio destinado como vestuario, y también sería mástil, porque encima de él flamearía una bandera con los colores rojo y negro.

Compra y acondicionamiento del terreno

La proliferación de viviendas en sus alrededores hacía prever la continuación, en dirección Oeste, de la calle corrientes. Por ello en 1922, se concreta su nuevo emplazamiento ubicando los Arcos de Sur a Norte, en la manzana comprendida entre las calles Zavalla, Moreno, San Juan y Corrientes.

Otra vez se debió extraer, arar y nivelar el terreno para proceder al sembrado de césped y la colocación de los "panes".

En el ángulo sudoeste del predio se instaló una casilla de madera de dos plantas y en sus dependencias se habilitaron vestuarios y baños, depósito de indumentaria deportiva, herramientas y útiles para mantenimiento. La administración y sala de reuniones de la Comisión Directiva se instaló en la planta alta y el pasillo exterior techado se utilizaría como palco oficial. A pocos metros de ella se construyó una tribuna de madera.

El acceso a la cancha se hacía por una entrada ubicada sobre la calle Moreno, a unos 20 metros de la calle San Juan.

Inauguración de la Cancha

En el mes de agosto de 1922 se inaugura el nuevo campo según el siguiente programa:

  • 13 de agosto de 1922: Torneo atlético con representantes de clubes de la ciudad.

Partido entre Instituto Central Norte Argentino y el combinado de la Liga Salteña de Salto, República Oriental del Uruguay. Se impuso Instituto por 4 a 1.

  • 17 de agosto de 1922: En horas de la mañana continuaron las pruebas atléticas.

Por la tarde, partido entre Colón y el Combinado de la Liga Salteña de Salto, República Oriental del Uruguay. El partido terminó igualado en 2 goles. Por estar en juego una medalla de oro donada por el Diario El Litoral, se jugaron 20´ más, sin que se modificara el resultado, entonces se decidió jugar otro partido el día 20 de ese mismo mes, y allí el triunfo le correspondió a Colón por 1 a 0.

Pérdida de esta cancha

En marzo de 1938, el club es desalojado del campo, y la dirigencia debió buscar otro terreno para el estadio.

[editar] La Tercera

El actual estadio del Club Atlético Colón de Santa Fe fue inaugurado el 9 de julio de 1946 contra Boca Juniors, con el cual perdió por 1 a 0. El primer nombre fue el de Eva Duarte de Perón, en honor a la primera dama que apoyó la afiliación de Colón a la A.F.A.. Luego, el gobierno militar prohibió los nombres de Eva Duarte de Perón y de Juan Domingo Perón. El nombre del estadio entonces fue cambiado por el de Brigadier General Estanislao López.

El estadio es también conocido como El Cementerio de los Elefantes (nombre otorgado por Angel José Gutiérrez, reconocido periodista deportivo del diario santafesino "El Litoral"), debido a las victorias que Colón obtuvo frente a grandes equipos como el Santos de Pelé, el Boca Juniors, la Selección Argentina de Fútbol, el Peñarol de Uruguay, el Millonarios de Bogotá y otros.

Un hecho notable que marca el apodo del estadio: El 24 de abril de 1948, Colón jugó su primer partido por un torneo oficial de la AFA, de visitante, por la Segunda División de Ascenso. Sin embargo pasó mucho tiempo para que de local perdiera algún partido. Ello ocurrió recién el 8 de diciembre de 1952 frente a Quilmes, por 1-2. Más de cuatro años debieron pasar para que algún equipo lo venciera.

El actual estadio tiene capacidad aproximada para 32.000 personas, y su campo de juego mide 110 x 75 m. Está totalmente rodeado por tribunas de cemento, incluyendo una bandeja en su lado Este, la cual, según los proyectos existentes en el Club, se ampliará hasta abarcar ambas cabeceras del estadio.

Detalles de la compra e inauguración

Sin cancha y casi sin socios, los dirigentes llegan a un acuerdo con los de Club Atlético Gimnasia y Esgrima de Ciudadela que ofrece su estadio para que Colón desarrolle su actividad principal: el fútbol. Allí disputa partidos de local por la Liga Santafesina de Fútbol y algunos partidos amistosos. Los jugadores se entrenaban allí o en la cancha del extinguido club Peñarol.

Los integrantes de la comisión directiva, con el club quedó al borde de la disolución, intentan retomar el sendero en busca del sitial que su popularidad merecía.

La principal preocupación era dónde conseguir un lugar para hacer el estadio. Los hinchas, querían que se ubique en el sur, pero la única posibilidad de conseguir un terreno con la amplitud necesaria para poder realizarlo era en el barrio centenario. Pero en el mismo existían innumerables viviendas precarias (ranchos) y cuando el río Salado crecía, sus aguas lo cubrían. Estaba ubicado al sur de la calle Juan José Paso.

Finalmente, la compra de ese terreno fue autorizada por la Asamblea General Extraordinaria realizada el 6 de mayo de 1938. y su compra se hace en parte con un subsidio que acordó el Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

La inauguración del estadio llegó recién en el año 1946, y el programa de actos fue el siguiente:

  • Día 7 de julio - Bendición del estadio. Por la tarde, dos partidos de fútbol: en primer lugar se enfrentaron los combinados de la segunda División de ascenso de la Liga Santafesina de Fútbol. En el segundo partido se enfrentaron los Combinados de Primera División de la Liga Santafesina de fútbol y el del Club Atlético Atlanta de la ciudad de Buenos Aires.
  • Día 8 de julio - Se realizó una cena con la presencia de importantes figuras del quehacer político, deportivo, institucional y periodístico de la región.
  • Día 9 de julio - Se disputaron diversas pruebas de atletismo, y se corrió por las calles de la ciudad el "Maratón de Colón".

Por la tarde se jugó un partido de fútbol entre el Club A. Paraná, de la ciudad de Paraná y Ben Hur de Rafaela. En el entretiempo de este partido atletas del "Sporting Club Jorge Newbery" de la Ciudad de Gálvez realizaron una exhibición de gimnasia plástica. Finalmente jugaron los primeros equipos de Colón y Boca Juniors, con victoria para éstos por 1 a 0.

La reinauguración

El estadio estuvo construido en un principio en gran parte por tribunas de madera, hasta que durante la presidencia de José Vignatti, y luego del último ascenso a Primera División, se retiraron totalmente los tablones y se reemplazaron por tribunas de cemento las del sector sur y por dos bandejas de plateas las del sector este. La reinauguración se produjo el día 25 de agosto de 2001.

Dos años más tarde, el estadio sufriría un importante anegamiento a causa de la inundación que afectó a la ciudad de Santa Fe.A pesar de esto, fue notable el trabajo realizado y el estado en el cual quedó el césped luego te tremendo hecho.

Subsede de la Copa América 2011

El estadio de Colón fue designado como subsede de la Copa América 2011 que se realizará en Argentina en dicho año. Para eso, la dirigencia junto con el Gobierno de Santa Fe está empezando a hacer distintas reformas para dejar en óptimas condiciones el estadio. Una de ellas es el nuevo banco de suplentes al estilo europeo, con butacas rojas y negras con el escudo de la institución. También se desarrollaran obras para ampliar del sistema de iluminación, hacer un nuevo ingreso a plateas, palcos, estacionamiento y tribuna norte, construir nuevos baños de plateas, una sala vip y otra sala de prensa en el 1º piso, una conexión para prensa y autoridades con la actual sala de conferencia, plateas en las tribunas norte y sur, bandeja norte con servicios, una pantalla sobre la tribuna sur, palcos noroeste y suroeste. De esta manera, el estadio sera capaz de albergar a 40.000 personas sentadas, convirtiéndose en el octavo estadio (de clubes) más grande del país, detrás de los estadios de River Plate, Racing Club, Boca Juniors, Club Atlético Vélez Sarsfield, Huracán de Parque Patricios, Club Atlético Rosario Central y San Lorenzo de Almagro.

[editar] Rivalidades y afinidades futbolísticas

El Clásico Santafesino es como habitualmente se denomina al partido del fútbol argentino que enfrenta a los dos clubes más importantes de la ciudad de Santa Fe: Colón y Unión.

Las estadísticas hablan de un total de 80 partidos oficiales, de los que Colón ganó 26, Unión 25 y 29 resultaron empatados. De esos enfrentamientos, 42 se produjeron en Primera División de la Asociación del Fútbol Argentino, con 11 victorias para Colón, 9 para Union y 21 empates.

Una curiosidad: en 1976 se jugaron 5 encuentros entre los clásicos rivales, con 2 victoria de Colón, 2 empates y 1 victorias tatengues.

Como todas las historias, el clásico tiene su primer episodio: jugaron por primera vez en forma oficial el 1 de agosto de 1948 por el torneo de Primera B. El encuentro vio victorioso a Colón por 1 a 0, con gol de Salomón Elías.

Pasaron casi 20 años para que se encuentren por primera vez en la máxima categoría del fútbol argentino. La fecha: el 30 de abril de 1967. El lugar: Estadio de Unión. El resultado: 0 a 0.

En el año 2000 el sabalero se enfrentó al Club Atlético Unión con un resultado de 4 a 0.

[editar] Los goles en el clásico

El clásico con mayor cantidad de goles fue el disputado el 9 de octubre de 1955 en la cancha de Colón, con resultado favorable al local por 5 a 4. La mayor diferencia de goles en un clásico fue 6 a 0 a favor de Colon de Santa Fe en 1985, en un amistoso.

Por supuesto, cada equipo tiene sus máximos artilleros de los clásicos: Colón, a José Cantelli con 6 goles, y Unión a Víctor Rodolfo Marchetti con 3 dianas.

[editar] Los personajes del clásico

El jugador que más clásicos jugó para Colón fue Ricardo Aniceto Roldán con 15 partidos, y para Unión, Víctor Alfredo Bottaniz que lo hizo en 14 cotejos. Los técnicos que más veces estuvieron en el banco durante un clásico fueron Reynaldo Volken, quien dirigió a Unión en 8 oportunidades. Por parte del Sabalero, destaca el "Gitano" Miguel Ángel Juárez con 4 partidos.

[editar] Otras rivalidades

Otros clubes rivales de Colón son Rosario Central, Racing Club, Banfield, San Lorenzo, Estudiantes de La Plata, Chacarita. Últimamente se sumó a la lista Newell's Old Boys, hinchada antes considerada "amiga", pero que por un enfrentamiento entre barras se convirtió en rival

[editar] Afinidades

La parcialidad sabalera tiene afinidad con la de varios clubes de todo el país: Huracán, Chaco For Ever , Gimnasia de La Plata, Atlético Tucumán, Quilmes, C.D. Morón. Pero sin dudas la que más llama la atención es la amistad existente con la hinchada de Lanús: en los partidos entre ambos clubes pueden observarse a hinchas de ambas parcialidades con la camiseta de la otra.

[editar] Instalaciones

Además del estadio de fútbol, cuenta con un gimnasio cubierto de básquet. Además, posee un predio deportivo donde se entrenan las divisiones inferiores y el plantel superior de fútbol, que cuenta con 6 canchas de fútbol, una pensión, comedor, y próximamente un hotel. Dicho predio se encuentra a la vera de la autopista Santa Fe-Rosario. También funcionara como centro de recreación para los socios.

[editar] Hotel de Campo Colón

En Santa Fe se está construyendo el primer Hotel de Campo de Latinoamérica, único en su tipo, llevado a cabo en conjunto entre el club y la empresa de desarrollos inmobiliarios CAM Construcciones.

A partir de una idea surgida de la dirigencia del Club Colón y con el propósito de hacer sustentable y transparente el desarrollo del negocio imaginado, el presidente convoca a CAM y se genera el siguiente equipo de excelencia para su ejecución. El hotel se emplazará a la vera de la Autopista margen Norte (Km 157, en la entrada a Santa Fe Capital) que conecta a Santa Fe con Rosario y Buenos Aires y sirve de acceso a quienes llegan desde Córdoba. En el corazón de la zona de countries y el mercado residencial que se proyecta como el de mejor poder adquisitivo promedio de la región. Además se encuentra circundado en dos de sus laterales por el Complejo deportivo de campo Colón. El predio donde se emplaza el proyecto fue adquirido por el Club Colón, quien sede al administrador fiduciario una unidad para su desarrollo y conserva el resto del terreno, participando a su vez del negocio.

La inversión se integrará en un formato de Fideicomiso que se encargará de la construcción y la posterior transferencia de las Unidades Habitacionales a los inversores mediante escritura en sistema de Propiedad Horizontal. El fideicomiso que se constituye para el desarrollo del proyecto será administrado por Santa Fe Fiduciaria S.A. El consorcio de la PH será administrado por Dique 2 bajo la modalidad de Administración por Cuenta y Orden de sus propietarios, teniendo como objeto a la explotación hotelera. El hotel operará bajo la marca de una franquicia internacional adquirida y dirigida por Dique 2 y que tiene como propósito garantizar la prestación de servicios a estándares internacionales. Esta modalidad de inversión inmobiliaria contempla la adquisición de un departamento o habitación que posteriormente se deja en administración a una cadena hotelera, siendo una de las formas que mundialmente mejores rentas ofrecen a los capitales invertidos y más desarrollos ha tenido en los últimos tiempos.

Sobre todo luego de la crisis internacional que vio desplomarse a los precios de los inmuebles pero sostuvieron las ocupaciones de los hoteles y pudieron mantener la renta de las inversiones. Los mejores especialistas de la ciudad se convocaron para el desarrollo de este Hotel, que brindará un servicio que cumpla con estándares internacionales y será administrado por operadores locales que harán del mismo el negocio más eficiente. El propósito de contar con el aval de una marca internacional se resume en 2 puntos de altísimo valor:

  • Asociar al proyecto y la marca Colón al servicio hotelero
  • Garantizar un servicio de nivel internacional

Los inversores que participen del proyecto tendrán un incentivo adicional para su incorporación, obtendrán importantes descuentos en hoteles de la cadena franquiciada, lo que les podrá reducir el costo de alojamiento en sus viajes de negocios o placer.


chupete
chupete
GODOY CRUZ:

Historia

[editar] Fundación

Godoy Cruz nació como institución en el año 1921 y con el paso del tiempo se convirtió en uno de los clubes más grandes de Mendoza. Todo comenzó cuando un grupo de amigos, reunidos en el "Bar Victoria" (ubicado enfrente de la plaza departamental en ese entonces), decidieron fundar un club, aprovechando el auge que había en la época. Fue así como nació, el 1 de junio de 1921, el Club Sportivo Godoy Cruz con la presidencia novicia de Don Romero Garay.

Los fundadores, desde un comienzo, se propusieron realizar un proyecto ambicioso que abarcara la práctica de distintas disciplinas: tales como el fútbol (deporte de enorme crecimiento en toda la región), pesas para hacer gimnasia, ajedrez y boxeo. Justamente a partir de éste último deporte (hoy en día Mendoza es una de las principales en esta materia) se inició en el club un personaje que la historia pondría en un lugar lleno de protagonismo: Feliciano Gambarte. En octubre de 1921, Feliciano se transformó en el entrenador físico de boxeo, y hoy el estadio de fútbol del club lleva su nombre muy bien puesto, ubicado en la calle Balcarce del Departamento de Godoy Cruz.

[editar] Primeros Pasos

Al año siguiente, los socios y futbolistas, luego de disputar un serie de amistosos, dieron nota de que ya era hora de comenzar a profesionalizar dicho deporte; y así fue como el Club Sportivo Godoy Cruz se afilió a la Liga Mendocina de Fútbol. El Tomba fue uno de los clubes fundadores de la entidad madre del fútbol de la provincia. Comenzó la competición en la Segunda División y al año siguiente obtuvo el ascenso a Primera, lugar que nunca perdió a lo largo de toda su historia, siendo con orgullo el único equipo mendocino que no ha sufrido ningún descenso a nivel local.

Ya establecido como una institución, el fútbol seguía acaparando nuevos seguidores y de esta manera Godoy Cruz crecía en afición y en protagonismo en los torneos de la Liga Mendocina. El Club Sportivo Godoy Cruz fue el primero de los clubes en salir de la provincia para disputar encuentros amistosos con rivales de provincias cercanas, en giras que devolvían resultados positivos que engrandecían a Mendoza.

A raíz de esto, la comisión directiva decidió dar un importantísimo paso: el de conseguir cancha propia. Así, la Bodega Antonio Tomba cedió unos terrenos que tenía destinado a establos para sus caballos y carretas, y de esta manera en el año 1923 Godoy Cruz tuvo su primera cancha oficial en el cruce de las calles Las Heras y Juan José Castelli, en el departamento local. El partido inaugural se disputó el 1 de noviembre en el marco de una fiesta inolvidable contra el Atlético Palmira, el encuentro terminó en un apasionante 4-4.

[editar] Fusión del Club

Durante el año 1933 se concretó la fusión entre el Club Sportivo Godoy Cruz y el Club de la Bodega Antonio Tomba. Esta alianza fue producto de la necesidad de unificar el esfuerzo de dos instituciones arraigadas en el departamento que se unieron para formar un club más poderoso y con mayor proyección: el Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba, encabezada esta primera comisión por Dardo García. En ese momento, seguramente aquellos amigos del "Bar Victoria" comenzaron a concretar el fruto de sus sueños.

Producto de esta unión, el crecimiento siguió siendo incesante, a tal punto que la entidad se afilió a la Federación Mendocina de Básquet. Don Feliciano Gambarte llegó a la presidencia, y comenzaron los duelos barriales en las canchas de fútbol con nuestros vecinos de Andes Talleres Sport Club.

El año 1953 fue el reflejo de otra etapa importante en Godoy Cruz; en ese entonces se dispuso el anuncio de la creación del estadio nuevo. El mismo se iba a levantar en un terreno donado y gracias a la inversión y donaciones de algunos socios del club. En 2 hectáreas se haría la cancha de fútbol nueva con tribunas de cemento y además la sede social. A la hora de presentar el proyecto se destacó que las obras serían antisísmicas, el campo de juego tendría las medidas reglamentarias de 100 por 70 metros de superficie y además 3000 m² de tribunas con capacidad para 11.000 personas. En la sede social se realizarían canchas de basquet, bochas y tenis, más otras comodidades en torno al nuevo estadio de fútbol, que sería llamado Feliciano Gambarte, en honor al gran dirigente de la institución.

[editar] Primeros Enfrentamientos Importantes

El Club Deportivo Godoy Cruz A.T. se engrandecía cada vez más como institución, el constante trabajo en divisiones inferiores lo llevó a ser hoy en día el líder en esa materia. Por esos años se prudujeron dos acontecimientos muy importantes en la historia del fútbol mendocino: La visita del Santos de Pelé al Feliciano Gambarte el 1 de marzo de 1964, en el cual el equipo brasileño derrotó al equipo tombino por 3-2. Los goles fueron marcados por Toninho a los 29´ del primer tiempo y los restantes en el segundo tiempo por Hardaan Curi a los 4´, Peixinho a los 14´, Marchiori de penal a los 24´ y Peixinho a los 44´. Godoy Cruz formó con: Juan Filizzola, Atilio Marchiori, Hugo Sitta, Juan Carlos Díaz, Tito Torres, Joge Entrerríos, Patricio Jofré, Víctor Legrotaglie, Lisboa (Hardaan Curi), Osvaldo Aliendro y Juan Fernández (Roberto Reggio). Los suplentes fueron: Pieruz, Cortez y Santilli y el Director Técnico fue: Luis Alonso Pérez. Santos formó con: Gilmar, Ismael, Geraldinho, Mengalvio (Lima), Haroldo, Joel, Peixinho, Rossi, Toninho (Aldir), Pelé y Pepe (Dorval). Los suplentes fueron: Learcio, Juan Carlos, Dalmo y Zito y el Director Técnico fue: Vianna Da Silva. El otro cotejo redundante fue la visita de la Selección Argentina de Fútbol en la "Bodega" el el 28 de febrero de 1970, imponiéndose por un ajustado 3-2 el equipo tombino, aunque la selección no jugó con todos sus titulares, ese triunfó no quitó méritos en los jugadores. Los tantos bodegueros fueron anotados por Gómez a los 7´, Garro a los 30´ y Castro a los 35´. Godoy Cruz formó con: Héctor Pedone, Juan Carlos Pereyra, Oscar Trentino, Luis Solé, Alberto Castro, Miguel Albarracín, Alcides José Schanz (Jorge Santilli), Hugo Manuel León, Orlando Garro, Oscar Gómez (refuerzo Juan de Dios González) y Mario Puppatto (refuerzo Carlos Lumbía) y el Director Técnico fue Orlando Cippolla. Argentina formó con: Mario Agustín Cejas (Miguel Santoro), Oscar Malbernat, Roberto Perfumo, Roberto Rogel, Rubén Díaz, José Omar Pastoriza, Miguel Brindisi, Pedro González (Luis Giribert), Rodolfo Fischer, Carlos Veglio (Daniel Onega) y Oscar Más. Era Director Técnico Osvaldo Zubeldía.

Llegado el año 1974, el Tomba disputó el viejo Torneo Nacional de 1974. Sin embargo, el equipo no hizo una buena presentación y terminó último en su grupo.

[editar] Ascenso a Primera B Nacional

Recién en la década del '80 y '90, el club pudó desplegar su fútbol a nivel nacional y comenzó a hacer historia en el deporte local. Luego transitar durísimos caminos, ganando los torneos locales de 1989 y 1990, disputó la última edición del Torneo del Interior en 1994. Así fue que ganando distintas etapas y atravesando todo el país en canchas inhóspitas, Godoy Cruz llegó a la ronda final con Cipolletti de Río Negro y Deportivo Carmen de Patagones. Adjudicándose dicho triangular, el "Expreso" ganó la posibilidad de jugar la final del torneo con Guaraní Antonio Franco. Fueron dos partidos inolvidables: Godoy Cruz ganó en Mendoza 1-0 y logró soportar en Misiones el empate, el "Bodeguero" dirigido por Alberto Isaías Garro y confomado por una inolvidable camada de gloriosos jugadores (Manchado, De Luca, Oldrá, Iglesias, Lentz, los hermanos Almeida, Núñez, Abaurre, Franco, Villalobos, entre otros), se ganó el ascenso al Nacional B. Fue el único mendocino en levantar dicho trofeo, al cual lo disputaban 132 equipos de todo el país.

En la segunda categoría del fútbol argentino debutó con un triunfo sobre Atlético Tucumán, 1-0 en Mendoza y con un estadio colmado. Sin embargo, Godoy Cruz se mantuvo en ese torneo por 12 largos años. Los primeros años fueron muy positivos, logrando la clasificación al torneo reducido en tres oportunidades consecutivas; pero también estuvo cerca de descender, aunque ese riesgo no pasó a mayores.

[editar] Ascenso a Primera División

Luego de varios años de espera, lucha y esfuerzo, durante el año 2005 logró el campeonato Apertura del Torneo de Primera B Nacional, lo que le dió derecho a disputar dos finales contra Nueva Chicago (el campeón del Clausura). El 20 de mayo de 2006 el club logra ascender por primera vez en su historia a Primera División tras imponerse en ambas finales con un resultado global de 4-2 (1-1 y 3-1).[1]

La estadía en Primera no fue nada fácil para el conjunto tombino. La primera parte del torneo arrojó un total de 17 puntos, los cuales serían demasiado bajos para lograr pensar en mantener la categoría, sin embargo en ese Torneo Apertura el conjunto bodeguero obtuvo un triunfo resonante en la provincia, venciendo nada más y nada menos que al Club Atlético Independiente por primera vez en su historia[2] . Llegado el año 2007, Godoy Cruz disputo el Torneo Clausura obteniendo 25 puntos, el resultado fue bueno, y logró generar una confianza luego del agónico triunfo de visitante frente a River Plate[3] . Sin embargo, tuvo que disputar la promoción para mantener la categoría frente al Club Atlético Huracán; los resultados no fueron buenos, y el día 24 de junio de 2007 desciende de categoría, volviendo a jugar en el Nacional B.[4]

[editar] Vuelta al Fútbol Grande

Lejos de caerse, como muchos otros equipos que comenzaban una caida libre tras su experiencia en primera, Godoy Cruz mantuvo la expectiva de que se podía lograr nuevamente el ascenso, y así, con el Checho Batista primero y Daniel Oldrá después, volvió a ascender tras un año en el Nacional B. La llegada a primera se produjo de manera directa, quedando en segundo lugar detrás de San Martín de Tucumán.[5]

En el Apertura 2008 el club logra el 12º lugar en la tabla de posiciones, lo cual ponía en riesgo al equipo pensando en la tabla de promedios. Su técnico, Daniel Oldrá, decide dar un paso al costado para seguir con su gran trabajo en las divisiones inferiores del club. De esta manera asume Diego Cocca como director técnico,[6] comenzando su labor en el Clausura 2009. Los resultados mejoraron debido al buen juego que proponía el equipo; de esta manera alcanza el 9° puesto y logra salvarse del descenso y la promoción tras un gran triuno en Mendoza contra River. Sin embargo, no logró perdurar más de un torneo dado que no hubo una buena convivencia entre el plantel, cuerpo técnico, directivos y aficionados. Por estas razones, durante la disputa del Torneo Apertura 2009, acontece el despido de Diego Cocca luego de un comienzo con apenas una victoria en 12 encuentros.[7]

El 3 de noviembre de 2009, luego de un breve interinato de Daniel Oldrá, se designa a Enzo Trossero como sucesor de Diego Cocca. Tras las malas actuaciones del equipo bajo su mando y ya consumado el Apertura 2009 la Comisión Directiva del club decide despedir a Enzo Trossero.[8] Debido a los numerosos conflictos que sufrió el equipo durante ese semestre, logró alcanzar nada más que 16 puntos, lo cual ponía en riesgo la permanencia en primera nuevamente.

Ya con más tiempo para decidir y a pocos días del inicio de la pretemporada de verano, es contratado Omar Asad como nuevo director técnico.[9] En el Torneo Clausura 2010 el club hizo una excelente campaña futbolística, pues no sólo escapó al descenso directo y a la promoción, sino que también terminó en tercer puesto y cosechó 37 puntos, que lo posicionan como el club del Interior del país con más puntos en un torneo corto (excluyendo a los clubes de Rosario y La Plata). [10] A pocas fechas del final del Torneo Apertura 2010 Godoy Cruz clasificó para la Copa Libertadores de América por primera vez en su historia. Es el séptimo equipo del interior en clasificar a este torneo y el primer equipo mendocino en lograrlo (todavía falta saber si jugara la fase de grupos o el repechaje).

[editar] Curiosidades

[editar] Estadio

Artículo principal: Estadio Malvinas Argentinas
Artículo principal: Estadio Feliciano Gambarte

El nuevo estadio fue inaugurado el día 3 de octubre de 1959, siendo Jorge Schmitt presidente del club, Luis Carlos Filippini el presidente de la Comisión Pro-Construcción del Estadio, y Juan Tinelli y Esteban Stareloni los ingenieros responsables del proyecto y dirección técnica.

Pasaron algunos años, hasta que el estadio fue bautizado con el nombre de "Feliciano Gambarte".

Casi 10 años más tarde, el 7 de febrero de 1969, se inauguró la primera etapa del sistema de iluminación artificial del estadio. Ese día se enfrentó a Chacarita Juniors por la Copa Argentina de AFA. El proyecto y dirección del sistema de iluminación estuvo a cargo del reconocido ingeniero Heriberto Storoni y estaba sustentado en cuatro enormes torres que aún hoy, perduran en el estadio.

Cabe aclarar que actualmente el club usa el estadio Malvinas Argentinas que tiene una mayor capacidad y está acorde para el fútbol de primera división de la Argentina.


chupete
chupete
INDEPENDIENTE:

Historia

Fundación


En la esquina de la Avenida Hipólito Yrigoyen y Perú, en la ciudad de Buenos Aires, se encontraba la tienda donde trabajaban los fundadores del club.

En 1904, los empleados de una tienda ubicada en el barrio porteño de Monserrat, en la esquina de Perú y Victoria -hoy Av. Hipólito Yrigoyen-, habían creado el Maipú F.C.,[13] un club de fútbol. Los empleados más jóvenes de la tienda tenían que pagar la cuota mensual pero sólo les permitían presenciar los encuentros, no participar en ellos.

Por ello se reunieron para tomar una decisión en un bar que quedaba en frente, en diagonal a la tienda sobre Victoria 584 (donde hoy se alza el Palacio del Concejo Deliberante). Los jóvenes Rosendo Degiorgi y Fernando Aizpuru eran los líderes de los jóvenes, y todos estuvieron de acuerdo ante su propuesta de separarse y fundar un nuevo club. Un club más, que todavía se encontraba en formación, quiso incorporarlos pero ellos mantuvieron su decisión. Entonces dieron por creado el Club Independiente,[14] eligiendo ese nombre para expresar su independencia del Maipú Banfield.

Rosendo Degiorgi fue designado presidente provisorio. El otorgó al club una pequeña habitación en su casa de Montevideo 1585 del barrio de (Recoleta, para que fuera la primera sede del club. Allí se realizaron las primeras reuniones.

Se decidió llamar a la primera asamblea en la cual se estableció que se oficializaría la constitución del club, para el domingo 1 de enero de 1905, en el domicilio del socio Daniel Bevilacqua (Esmeralda 329, 3° piso). El 25 de marzo de 1905 por primera vez se eligió al presidente de la institución, quien sería Arístides Langone. No tenían ni lo indispensable para el funcionamiento de la misma, pero buscaron entre sus familiares y amigos a los nuevos integrantes del club. Ellos hicieron un esfuerzo por hacerlo crecer. Se necesitaban un sello de actas y una pelota de cuero, los consiguieron. Afortunadamente no debieron desembolsar dinero para la compra de los uniformes deportivos, ya que Arístides Langone regaló a la institución los que le pertenecían a su anterior club el cual por entonces ya estaba disuelto, el Plate United F.V.. Este uniforme era de color blanco, y su escudo era una adaptación del que utilizaba el primer campeón de fútbol de la Argentina,[15] el Saint Andrew's F. C.

Tuvieron un primer humilde campo deportivo en Boyacá y Camarones (Flores Norte en 1905, hoy Villa General Mitre). A mediados de 1905 se mudaron a su segundo terreno, que quedaba en Av. San Martín y Donato Álvarez, también en Villa General Mitre. La tercera cancha en la que estuvieron quedaba en el barrio de Palermo. Era un terreno del Colegio Nacional Oeste (hoy Mariano Moreno), en la esquina de Avenida Alvear -hoy Av. del Libertador- y Tagle. Tomaron posesión de él a fines de 1905 y estuvieron allí hasta abril de 1906. En ese predio se levantó, años después, un estadio del Club Atlético River Plate anterior al Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti. La cuarta quedaba en Espinosa y Paysandú (en el barrio de La Paternal; allí estuvieron desde el 27 de mayo de 1906 hasta fines de ese año. Recién a principios de 1907, se radicaron en Avellaneda, en un terreno ubicado en la calle Manuel Ocantos 540).

Primeros años

Jugaron su primer partido el domingo 15 de enero de 1905[16] contra Atlanta en la cancha de este club, perdiendo 1 a 0 con gol de Cabred. El siguiente partido, el cual sería el primer empate, fue jugado el 22 de enero de 1905[16] contra Maipo Banfield F.C.,[17] en la cancha de estos (White y Caxaraville, en el barrio de Floresta), e igualando 0 a 0. El club gana su primer partido en toda su historia con un rotundo 11 a 0 contra el Albion, el 7 de mayo de 1905. Unidos a The Argentine Football Association, fueron autorizados para jugar en la segunda y tercera división del fútbol nacional. La formación de la segunda jugó de forma regular pero la tercera sufrió una catastrófica goleada de Atlanta por 21 a 0.

No obstante, se reorganizaron y jugaron el primer Clásico de Avellaneda de la historia, ganándole el 9 de junio de 1907 a Racing 3 a 2, a pesar de que los hinchas de este club predecían que iban a ganar por un abultado resultado.[cita requerida]

Ese mismo año se mudaron a su quinta cancha, en Avellaneda, construyéndola en la calle Manuel Ocantos 540,[18] en el distrito de La Crucecita. El 10 de mayo de 1908 se presentó el nuevo uniforme, de color rojo, en la primera fecha que jugó la Tercera división de Independiente Football Club, derrotando a Banfield por 9 a 2.[19] Por un lado, se argumenta, que adoptaron ese color por la ideología política que tenían muchos de los fundadores de la institución, el socialismo. En1909 el equipo que participaba en Segunda División ganó la Copa Bullrich, el primer trofeo oficial, poseyendo entre sus filas a José Buruca Laforia, ex arquero del multicampeón Alumni.

El 9 de julio de 1911 se mudaron a su sexta cancha, la cual también se encontraba en La Crucecita, más exactamente en Avenida Mitre 1987. Se lo inauguró con una fiesta y un partido ante Estudiantil Porteño, ganando Independiente por 1 a 0 (gol de Amadeo Chiarella).

Ascendió a la Primera División al ser uno de los dos miembros fundadores (junto a GEBA) de la Federación del Fútbol Argentino (FAF). No volvería a descender de ella nunca, al igual que Club Atlético Boca Juniors y Club Atlético River Plate. Al año siguiente casi ganó su primer título en Primera División. Independiente había obtenido el torneo por mejor diferencia de gol a favor, pero hubo acusaciones con respecto a la actitud que había mostrado Argentino de Quilmes, entonces jugó contra Porteño en 1912 en terreno neutral (GEBA) y empató 1 a 1. Debido a los incidentes ocurridos durante el transcurso del mismo, se lo dio por perdido a Independiente, y de esta forma se determinó que Independiente no fuera campeón por primera vez en la Primera División. Sin embargo en este torneo el club tuvo su primer goleador de la historia, Ernesto Colla.

Independiente siguió sumando victorias frente a su clásico rival. La primera fue en 1915 por 2 a 1, pero fue descontada más tarde por la indebida inclusión del jugador Cappeletti,[20] y al finalizar el partido la Asociación Argentina de Football decidió otorgarle la victoria a Racing. La segunda fue en 1917 por 1 a 0, ganando la Copa Competencia Jockey Club y siendo el único equipo ese año en lograr vencer a Racing. Un tercero, también en 1917, fue ganado por Independiente, jugando por el campeonato y cortando el invicto del equipo Académico en la última fecha.

Años '20

El estadio de La Crucecita construido en 1910 fue destruido por un incendio en 1923.

El Clásico de Avellaneda era el partido más popular en la Argentina, aún más que el clásico Boca-River, ya que estos clubes participaban en ligas separadas y hasta la llegada del profesionalismo sólo se enfrentaban ocasionalmente.

En esta década Independiente ganó dos títulos de Primera División Amateur: el de 1922 y el de 1926. El de 1922 fue el primer trofeo oficial en la Primera División, y el de 1926 fue ganado de manera invicta. Las figuras del equipo por aquella época eran Manuel Seoane (mayor goleador absoluto de la época amateur[21] y goleador de los torneos de 1922, 1926 y 1929) y Raimundo Orsi (goleador del torneo de 1924). El campeonato de 1926 fue el que le dio a Independiente el mote de Diablos Rojos ya que fue creado por el periodista Hugo Marini del diario Crítica[22] quien opinaba que la delantera del equipo era "endiablada". Los hinchas aceptaron este mote, ya que ellos también la consideraban así.

Ganó además la primera edición de la Copa Competencia (sucesora de la versión de esta copa que había ganado en 1917) tres veces consecutivas (tricampeón) en 1924, 1925 y 1926; y en 1927 empató con Boca Juniors en dos partidos jugando la final del Campeonato Porteño.

En 1928 se comenzó la construcción de su séptimo y último estadio. Lo hicieron sobre "el pantano de Ohaco" en Avellaneda. Se tuvo que rellenar el lugar, y luego se inició la obra de construcción de la tribuna de cemento, algo increíble para la época, ya que era un material costoso. Se cree que los directivos eligieron el cemento porque a diferencia de la madera (el material de su anterior estadio) era un material no combustible, y por lo tanto, no sufrirían otro incendio. El 4 de marzo de 1928 se lo fundó, y fue el primer estadio de cemento en Latinoamérica y segundo en el mundo, conocido popular y periodísticamente como "La Doble Visera", y desde el 2005 oficialmente como Estadio Libertadores de América.

Años '30

Comenzó el profesionalismo en el fútbol argentino en esta década. Los jugadores podían pasar de una institución a otra a cambio de dinero. El primer partido del profesionalismo lo empató 1 a 1 con Argentinos Juniors, mientras que en el partido siguiente obtuvo su primera victoria en esta nueva era ganándole 3 a 1 a Huracán. Finalizando el torneo se jugaría el primer Clásico de Avellaneda del profesionalismo, que terminó siendo ganado por Racing 7 a 4.

El segundo clásico jugado en 1932 fue el primero ganado por Independiente desde el comienzo del profesionalismo, ganando 2 a 0 (aunque La Academia aún dominaba el historial ya que el primer clásico jugado ese año lo había ganado 4 a 1, estableciéndose 2 victorias contra 1 de Independiente, cuando El Rojo había conseguido su primera). Salió 2° en 1932 por dos razones: una trampa de un hincha de River Plate[23] y por los incentivos por parte de los directivos de River para que los jugadores de Quilmes lesionaran gravemente a Seoane y Ravaschino, dos jugadores clave en la estructura de Independiente. Salió 6° en 1933, 2° en 1934 (produciéndose ese año el primer empate con Racing, 1 a 1), 2° en 1935, 5° en 1936 y 2° en 1937. En este año llegó al club Vicente de La Mata, e inmediatamente con su aporte ofensivo el club pudo ganar los primeros títulos desde el comienzo del profesionalismo.

Independiente ganó los torneos de 1938 y 1939, siendo el tercer equipo después de Boca Juniors y River Plate en ganar dos títulos consecutivamente (bicampeón), el primero de los equipos que no juegan el Superclásico, y el cuarto equipo en ganar un título en el profesionalismo, después de estos dos y de San Lorenzo. El delantero paraguayo Arsenio Pastor Erico logró ser el máximo goleador del fútbol argentino al marcar 293 goles para Independiente en torneos oficiales, siendo esta cifra un récord. En efecto, podía concretar alrededor de 40 goles por temporada. El fue además el goleador de los torneos de 1937 (donde alcanzó su mayor número a pesar de no salir campeón), 1938 y 1939.

Independiente también ganó las dos ediciones que pudo disputar de la Copa Rioplatense, o Copa Ricardo Aldao, un enfrentamiento entre el campeón argentino y el uruguayo, donde el ganador se coronaba como "Campeón Rioplatense". Ganó las dos veces contra los que son considerados los dos equipos más grandes de la República Oriental del Uruguay: en 1938 contra Club Atlético Peñarol y en 1939 contra el Club Nacional de Football. Curiosamente, todas las otras veces que Independiente salió campeón, tanto en el amateurismo como en el profesionalismo, esta copa no se disputó (ver artículo).

Con respecto al clásico de Avellaneda, en 1935 Independiente igualó a Racing en el historial, y en 1936 lo superó. El mismo año, La Academia volvería a empatar pero al año siguiente, en 1937, El Rojo se impuso, durando hasta el año 1950 (ver el Clásico de Avellaneda en este mismo artículo).

Años '40

En los años '40 alternó entre buenas y malas. Vicente de La Mata se mantuvo en esta década, donde cumplió actuaciones que le valieron la creación del tango "Capote" en su honor.[24] Este tango fue escrito por Manuel "Nolo" López y musicalizado por Juan Sánchez Gorio. Sin embargo, a pesar de la continuación de De La Mata en su equipo, Independiente no ganó una copa hasta 1948.

En 1940 logró varias victorias por goleada (8 a 1 contra Estudiantes de La Plata, 5 a 0 a Vélez Sársfield, 7 a 1 a Boca Juniors, y 7 a 0 a Racing Club, la mayor goleada del equipo rojo en el Clásico de Avellaneda, y la mayor diferencia de gol registrada en este) pero terminó 2°. Debido a que se lesionó el delantero Zorrilla que había participado en la mayoría de las goleadas, en 1941 salió 5°. En el '42 terminó 9°, despidiéndose club Sastre. Independiente salió 6° en 1943, 5° en 1944, 3° en 1945, 6° en 1946, y 3° en 1947, ya sin Erico.

Surgieron varios jugadores de las Inferiores del club, muchos de ellos fueron probados intentando reemplazar a los jugadores que abandoban el club, o se retiraban. Muchos de ellos aparecerían a mayor escala en el año 1948, con la huelga. Un ejemplo de ellos sería Nito Veiga.

El arquero Fernando Bello se retiraría por estos años, pero al poco tiempo sería el Director Técnico del equipo. Además Sastre, el único jugador argentino que posee una estatua en Brasil, dejó Independiente en 1946.

En 1948 Independiente volvió a ganar un título oficial. Comenzó el torneo ganándole 10 a 2 a Rosario Central, hacia la culminación del torneo ganándole heroicamente 4 a 3 a River Plate (al finalizar el Primer Tiempo perdía 3 a 1 pero en el Segundo Tiempo dio vuelta el marcador) y finalizando el certamen ganándole a su eterno rival Racing Club por 1 a 0. Cabe destacar que luego del partido contra River se produjo una huelga de futbolistas, hecho que produjo que la AFA sugiriera que en los partidos remanentes se jugara con futbolistas amateurs. Luego le arrebató la punta a Racing, le ganó a este equipo, y se consagró campeón.

Finalizando la década debutó en la Primera de Independiente un jugador que sería clave para el club en la década siguiente: Ernesto Grillo.

Años '50

Esta delantera también le dio varios momentos gratos a Independiente. El mismo año que la Selección derrotó a Inglaterra y a España (1953), Independiente superó 6 a 0 al Real Madrid de Di Stéfano en lo que fue una exitosa gira europea. Sin embargo en el ámbito local no logró ganar ningún título: salió 2° en 1954, 4° en 1955, 7° en 1956, 8° en 1957 y en 1958, y 3° en 1959.

Como consuelo Independiente obtuvo dos récords más: el 15 de agosto de 1954 le ganó 3 a 1 a Boca Juniors (equipo que saldría campeón dejándolo en un segundo puesto); ese día se vendieron 62.000 entradas en Avellaneda, un récord en el profesionalismo. La 17° jornada de aquel campeonato quedó marcada en la historia del fútbol argentino: a pesar de la falta de títulos en el club, la gente seguía alentando al equipo ya que en ocho partidos se vendieron 160.066 entradas, a un promedio de 20.000 por partido; las que sumadas a los socios (que ingresan gratis debido a una promoción que ofrece el club, por la cual se les entrega entradas generales gratuitas), totalizaron una fecha con 300.000 espectadores.

Años '60

Luego de una época sin títulos que se había prolongado desde 1948, Independiente comenzó la década ganando el Campeonato de 1960, con una nueva generación de jugadores.

En 1963 volvió a ganar el título de Primera División. Este campeonato lo ganó con grandes actuaciones, como la goleada 9 a 1 por sobre San Lorenzo el 24 de noviembre de 1963, la mayor goleada registrada entre dos equipos grandes del fútbol argentino.(dato: los jugadores de San Lorenzo permanecieron en la cancha durante todo el encuentro pero decidieron no jugar como protesta hacia el árbitro por un fallo.[3] )

Luis Artime, quien ya había jugado en River, fue goleador del torneo de 1966 y del Nacional de 1967.

En 1967, se consagró Campeón del Campeonato Nacional, torneo que por primera vez se disputaba en la Argentina, incorporando al mismo varios equipos del interior del país. El equipo ganador del Campeonato Nacional de 1967 fue uno de los últimos que utilizaron la formación 2-3-5. La consagración la logró en el clásico de Avellaneda contra Racing, ganando 4 a 0.

En aquel tiempo, Independiente remodeló su estadio, mientras tanto jugó en la cancha de Racing.

A nivel internacional, surge la denominada "mística copera", al comenzar a ganar gran cantidad de títulos internacionales. Uno de sus logros más destacados lo alcanzó en 1964, siendo el primer equipo argentino en ganar la Copa Libertadores,[25] ganándola además de manera invicta y reteniendo este título en 1965,aunque ingresando automáticamente a la semifinal de la Copa de ese año. En ambos años jugó además la Copa Intercontinental, siendo el primer club argentino en hacerlo. No la ganó, sin embargo, hasta 1973, ya que las dos veces el Inter italiano lo derrotó.

Entre los hechos destacados de esta década se encuentran mantenerse invicto 37 partidos (segunda racha-récord más larga hasta entonces, y tercera más larga en el día de hoy) y haber vencido en el camino al Santos de Pelé los dos partidos que se reglamentaban por ronda, durante el transcurso de la Copa Libertadores de América de 1964.

"La Era Dorada"

Años '70

Una vez más Independiente comenzó una nueva década ganando un título: el Metropolitano de 1970. Los años '70 y '80 serían la Era Dorada de Independiente por haber logrado gran cantidad de títulos, que le valieron el mote de Rey de Copas en esa época. En la década del '70 cosechó 12: Metropolitanos 1970 y 1971, Nacionales 1977 y 1978, Copas Libertadores 1972, 1973, 1974 y 1975 (único tetracampeón consecutivo de América), aunque también debemos aclarar que estas últimas tres las ganó ingresando al torneo automáticamente en etapa de semifinal, lo que obviamente facilitó mucho más la consagración de esos tres títulos, Copa Intercontinental 1973, y Copas Interamericanas 1973, 1974 y 1975 (único equipo en ganarla por lo menos dos veces consecutivas, y uno tricampeón de la misma también). El equipo se haría famoso y exitoso gracias a la dupla de ataque Ricardo Bochini-Daniel Bertoni.

Con la obtención del Metropolitano 1971 Independiente superó definitivamente en cantidad de títulos a Racing; con la posterior obtención de la Copa Interamericana en 1973, superó definitivamente en cantidad de títulos internacionales a Racing; el 2 de diciembre de 1973, jugando el Nacional de 1973, Independiente superó definitivamente en cantidad de goles en clásicos a Racing; y en el Metropolitano de 1974 Independiente dio vuelta la estadística del historial del clásico de Avellaneda, ganando por goleada 4 a 1, y ejerciendo su supremacía por sobre Racing hasta el día de hoy, sin interrupciones. (Teniendo en cuenta solo el profesionalismo, ya que solo a nivel nacional ambos tienen 16 títulos).

El 18 de marzo de 1973, por la tercera fecha del Torneo Metropolitano de ese año, el jugador Eduardo Andrés Maglioni entró en el Libro Guinness de los récords al marcarle tres goles consecutivos en menos de un minuto y cincuenta segundos a Gimnasia y Esgrima de La Plata, poco después de que empezara el segundo tiempo en dicho cotejo. Finalmente el Rojo ganaría dicho partido 4 a 0.

La obtención de la Copa Intercontinental le fue esquiva por esos años, ya que además de las dos oportunidades que tuvo para obtenerla en los años '60, también las tuvo en los años 1972, 1973, 1974 y 1975 (los años en que forjó su "tetracampeonato" consecutivo de la Copa Libertadores. En 1972 fue derrotado por el Ajax holandés, en 1974 fue derrotado por el Atlético de Madrid. Y en 1975 tuvo la mala suerte de que la final de la copa intercontinental no se disputó. En el año 1973 pudo ganarla por primera vez en su historia.

La final más recordada de Independiente fue la del Campeonato Nacional de 1977. Jugando el primer partido de dicha final como local, había empatado con Talleres de Córdoba 1 a 1. Como los goles del visitante se consideraban doble, "los tallarines" tenía muchas chances de ser campeones. En el partido jugado en Córdoba, Independiente se puso en ventaja con gol de Outes pero los cordobeses dieron vuelta el marcador del partido con dos polémicos goles, el primero con un penal inexistente y el segundo con la mano. Por protestar el segundo, realizado a 15 minutos del final, el árbitro expulsó a Trossero, Galván y Larrosa. El Rojo quedó entonces con 8 jugadores. Sin embargo una combinación entre Bochini y los recién ingresados Bertoni y Biondi faltando 3 (tres) minutos para el final, hizo que "El Bocha" marcara un gol que terminó en el empate 2 a 2; dándole a Independiente el título, ya que el resultado global favorecía a Independiente por 5 a 4.

Independiente ganó el Nacional de 1978. Le ganó a Colón de Santa Fe en los cuartos de final, a Talleres de Córdoba en la semifinal, y la final ante River Plate. Empató 0 a 0 en el Monumental, y ganó 2 a 0 en La Doble Visera, con dos goles de Ricardo Bochini.

Años '80

Con un gran equipo, Independiente fue subcampeón de los Torneos Metropolitano de 1982 y Nacional de 1983.

Manteniendo la base del equipo, finalmente en 1983 se consagraría Campeón del Torneo Metropolitano. En efecto, el 22 de diciembre de ese año, Independiente lo ganaría viviendo un hecho único en la historia del fútbol argentino: Independiente, que estaba primero con diferencia de un punto con respecto a San Lorenzo de Almagro y Ferro Carril Oeste, jugó el último partido del Campeonato Metropolitano contra Racing, que en ese año estaba condenado a la B,[26] ya que había sido sentenciado a esta división 4 días antes, perdiendo 4 a 3.[27] Pero antes de irse a la B, Racing deseaba ganarle a Independiente para impedirle ganar el campeonato, ya que si lo derrotaba, y si San Lorenzo de Almagro o Ferro Carril Oeste ganaba, el que hubiera ganado de estos dos últimos equipos se consagraba campeón. Sin embargo, Independiente ganó ese partido por 2 a 0, y de esta manera se consagró campeón dándose el gusto de dar la vuelta olímpica frente a su eterno rival, ganándole, y despidiéndolo de la Primera División, a la cual volvería en 1985.

En 1984 obtuvo su séptima Copa Libertadores siendo hasta hoy el equipo de América con más trofeos del torneo.

Independiente jugó contra Liverpool en Tokio, Japón, la Copa Intercontinental. Fue la última que disputó, y la única en los años '80. El partido acabó con una victoria para Independiente por 1 a 0 con un gol de Percudani, y así obtenía por segunda vez ese trofeo, coronándose por segunda vez como "mejor equipo del mundo" (ya que ese era el título que obtenía el equipo que ganaba esa copa). Este encuentro fue vivido por los argentinos como una revancha con Inglaterra, ya que estaban muy dolidos por lo que había sucedido en la Guerra de Malvinas.[28]

El último título oficial que obtuvo en esta década fue el de AFA 1988-89. En 1988, Jorge Solari se convirtió en el nuevo DT. Aquel fue el único torneo de la AFA en el que se definía por penales si los partidos terminaban empatados en los 90 minutos.

Años '90

Los 90' comenzaron con el retiro de Ricardo Bochini en 1991. Un hombre que perteneció al club en sus 19 años de fútbol profesional, desde 1972 hasta 1991, y obtuvo 8 títulos internacionales, y 4 campeonatos argentinos. Jugó un total de 638 partidos (cifra que sería récord), sin contar los cotejos que disputó en torneos internacionales, y se retiró anotando 107 goles (contando los que anotó en partidos internacionales).

Independiente ganó el Clausura 1994, la Supercopa 1994 (derrotando en la final a Boca Juniors), la Recopa 1994 (derrotando a Vélez Sársfield) y la Supercopa 1995. Esta la obtuvo derrotando en la final al Flamengo de Brasil en el estadio Maracaná, siendo el Rojo el primer equipo no brasileño en dar la vuelta olímpica en dicho estadio. La figura que acompañó al club por aquella época era Albeiro el Palomo Usuriaga, delantero colombiano, además de Gustavo López, Sebastián Rambert y Daniel Garnero.

Siglo XXI

Después de 8 años sin ganar títulos importantes, y luego de terminar último en el Clausura 2002; Independiente se coronó campeón del Torneo Apertura 2002.[29] Este equipo, entrenado por Américo Gallego, tenía un plantel integrado entre otras figuras por Gabriel Milito, Federico Insúa, Daniel Montenegro, el Toti Ríos y Andrés Silvera. Ese campeonato es muy recordado por el buen juego del equipo, resultando la delantera más goleadora y la segunda defensa menos vencida. Además, Silvera terminó siendo el goleador del Torneo. Aunque este título quedo sembrado de un manto de duda, ya que Andrés Ducatenzeiler, presidente del club en ese momento, declaró que el club había "comprado el campeonato para no descender debido a los promedios". Posteriormente, la justicia argentina no pudo determinar la presunta compra del torneo por la influencia de Grondona en este club y ya que el video de aquellas declaraciones "no dejaba en claro que el dirigente hubiera hablado de una compra del campeonato sino de lo que 'le había costado' a Independiente ese título, un concepto muy ambiguo".[30]

El club tuvo un desmanejo económico durante los años '90. Hoy en día, con una economía saneada, Independiente está terminando de pagar sus deudas económicas.

En el Torneo Apertura 2007, Independiente, con Pedro Troglio como DT, cumplió un papel llamativo. Se mantuvo puntero del campeonato cerca de 13 fechas (más de la mitad del torneo), pero en las últimas fechas no pudo consagrarse campeón. Tras dos torneos intrascendentes, Germán Denis terminó siendo el goleador del Torneo con 18 goles, convirtiéndose en el segundo mayor goleador en los torneos cortos de Argentina, detrás de Martín Palermo (Boca Juniors, con 20 tantos). Además, Independiente resultó tercero en la tabla de recaudaciones por venta de entradas del torneo.

Durante la pretemporada, en enero y febrero del 2008, se incluyeron a los jugadores juveniles del club para tratar de implementarlos como variantes en los equipos titulares. Entre ellos, se destaca la labor de Patricio Julián Rodríguez.

Claudio Borghi, tetracampeón con el Colo-Colo de Chile asumió la dirección técnica del Rojo en mayo de 2008, debutando con un triunfo ante San Lorenzo de Almagro por 1-0 con gol del uruguayo Guillermo Rodríguez. Dirigió 6 partidos del Clausura 2008 y logró clasificar al equipo a la Copa Sudamericana al igualar 1-1 con Arsenal de Sarandi. Para el Apertura 2008 se conformó un equipo con 7 incorporaciones (Higuain, Rios, Centurion, Depetris, Puertas, Nuñez y Gandin) que generaba ilusiones a los hinchas, pero solo quedo en eso, ya que el desempeño del equipo era muy pobre. Después de quedar eliminado de la Copa Sudamericana en la 1º ronda y tres derrotas consecutivas en el Apertura 2008 (Newell's 0-1, Lanus 0-2, Huracán 0-1), Borghi renuncia.

Miguel Ángel Santoro lo sucede durante el resto de ese torneo e Independiente finaliza en el 18º lugar sólo por encima de Rosario Central (19º) y River Plate (20º). En el verano, el club fichó a Eduardo Tuzzio y al paraguayo Diego Gavilan. Santoro pasaría del interinato a ser oficializado luego en el cargo de DT.

Sin embargo, al cabo de pocas fechas en el Clausura 2009 y tras los malos resultados, Santoro renuncia y asume en la dirección técnica Américo Rubén Gallego, quien ya había salido campeón con Independiente en el Apertura 2002, tomando las riendas del equipo durante la segunda mitad del campeonato. El conjunto finaliza una floja campaña ubicándose en la 16° posición de la tabla, completando la peor temporada en torneos cortos del conjunto de Avellaneda, con tan sólo 39 puntos, y complicando su promedio de cara a las temporadas subsiguientes.

Durante el segundo semestre de 2009, el técnico Gallego se propone cambiarle la cara al plantel. Frente a la carencia de figuras, tras la venta de Montenegro y el préstamo del arquero Assman, más la salida de varios jugadores de irregular rendimiento, Independiente decide realizar varias incorporaciones relevantes (Piatti, Vella, Acevedo, Gómez, Busse; más tarde Gracián y Vallés), a las que se sumarían la vuelta de algunos referentes de la última década del club (Silvera, Matheu). Ya con un equipo reforzado en todas sus líneas, el rojo de Avellaneda disputa los torneos Apertura 2009 y Clausura 2010, perfilándose como candidato y conservando chances de título hasta las últimas fechas, finalizando en ambos campeonatos en la cuarta posición con idénticos 34 puntos. El conjunto logra cautivar las expectativas de sus hinchas sumando 68 puntos en total durante la temporada, consiguiendo la mejor campaña de Independiente en los últimos 10 años, y la segunda mejor en la historia del club en torneos cortos (detrás de la de 1996-97 con 71 unidades), engrosando de forma significativa el promedio para evitar el descenso y clasificando al club a una nueva copa internacional. Asimismo, marcó el afianzamiento de jugadores provenientes de las inferiores del club como Gabbarini, Mancuello, Galeano y Velázquez, entre otros. Y como dato excepcional, durante el Apertura 2009 se logra el inédito récord de ganar todos los clásicos frente a los otros cuatro grandes en condición de visitante, siendo el único equipo del fútbol argentino en conseguirlo. Sin embargo, y a pesar de éstos logros, la dirigencia del club decide de manera inesperada no renovarle su contrato al DT, terminando así el segundo ciclo de Américo Rubén Gallego en la institución de Avellaneda.[32]

El 10 de mayo de 2010 asume Daniel Garnero, símbolo como jugador en la década del 90, como técnico del primer equipo. El equipo consigue avanzar de fase en la Copa Sudamericana superando a Argentinos Juniors. Tras no poder conseguir un sólo triunfo en el torneo local, el 20 de septiembre renuncia el técnico y con él, el manager César Luis Menotti.

Entre el 20 de septiembre y el 3 de octubre, la primera división del club es dirigida interinamente por la dupla Ricardo Pavoni-Francisco Sá, dos históricos del club. Finalmente asume como técnico otro ex-jugador con pasado rojo, el "turco" Antonio Mohamed, debutando el 10 de octubre de 2010 al frente del equipo, con victoria en el clásico frente a Racing por 1 a 0.

El 26 de noviembre, logra avanzar a la final de la Copa Sudamericana, venciendo como local a la Liga Deportiva Universitaria de Quito (Ecuador) por 2-1, aprovechando los 2 goles que había marcado como visitante en la altura, en el partido que termino 3-2.

Rivalidades

El clásico de avellaneda es el partido en el que Independiente enfrenta al Racing Club. los dos equipos más populares de Avellaneda. Es muy popular en Argentina.[34] Este partido es conocido como el Clásico de Avellaneda.

La rivalidad comenzó como una forma de enfrentamiento entre dos barrios cuando Independiente aún peregrinaba en busca de su campo deportivo definitivo, aunque luego se incrementó cuando ambos clubes empezaron a convivir en la ciudad de Avellaneda, al levantar Independiente en 1906 el estadio de Manuel Ocantos al 600. Un factor curioso es la proximidad entre el estadio del equipo rojo, conocido oficialmente como "Libertadores de América", y el del equipo de Racing club, el "Presidente Juan Domingo Perón". Tan sólo unos 400 metros separan ambos estadios. Ambos clubes protagonizan el afamado y colorido Clásico de Avellaneda, jugado en esta zona del conurbano bonaerense, al sur de la capital.

El primer clásico lo ganó Independiente por 3 a 2 con 3 goles de uno de los fundadores del Rojo, Rosendo Degiorgi. El último lo hizo a los 42 minutos del segundo tiempo. El primero en el profesionalismo, Racing por 7 a 4. En el historial completo, se impone Independiente aventajándolo por 22 partidos, ya que de los 176 partidos que se disputaron, ganó 68 veces, empató 62, y perdió 46, sumando un total de 280 goles, contra los 234 anotados por su clásico rival.[35] [36]

En el amateurismo la ventaja se fue alternando entre un equipo y otro con las décadas, llegando incluso a cambiar la ventaja entre uno y otro en tan solo 2 partidos. En esta era, en la Segunda División se jugaron 11 partidos, 6 fueron ganados por Independiente y 5 por Racing, sin haber empates. En Primera se jugaron 18 partidos, de los cuales 8 fueron ganados por Independiente, 2 fueron empatados, y 8 fueron ganados por Racing (uno de estos ocho fue ganado no por resultados en el partido, sino por decisión de la Asociación Argentina de Football[37] ), significando con esta igualdad que en aquella época ambos equipos poseían el mismo nivel.

En el profesionalismo, al igual que en la era amateur, la ventaja también se fue alternando, presentando los siguientes sucesos:

  • Desde el inicio del profesionalismo, en 1931, hasta el año 1935, Racing fue el que se impuso.
  • En el segundo partido que se disputó en 1935, Independiente igualó a su vecino de Avellaneda en el historial, con 5 partidos ganados al igual que los 5 de la Academia.
  • En el primer partido jugado en 1936 Independiente lo superó, con 6 sobre los 5 que tenía en esos momentos Racing.
  • En el segundo partido que se disputó ese mismo año, la Academia volvió a empatar la estadística del historial, con 6 al igual que los 6 que tenía Independiente.
  • En el primer partido jugado en 1937, el Rojo se volvió a imponer, estableciendo 7 partidos ganados contra los 6 que tenía en esos momentos. La supremacía duraría hasta el año 1950.
  • En el primer partido que se jugó en 1950, Racing igualó a Independiente, con 17 partidos ganados al igual que su antagonista rojo.
  • En el segundo partido que se jugó en 1950, Racing lo superó, con 18 sobre 17. La Academia seguiría superando al Rojo en el historial, hasta el año 1972.
  • En el segundo partido que se disputó en el año 1972 (el de la segunda rueda del antiguo Torneo Metropolitano) Independiente igualó a Racing en el historial, con 33 partidos ganados al igual que su vecino de Avellaneda.
  • Posteriormente en el tercer partido que se disputó ese año, que correspondía al del antiguo Torneo Nacional, Racing recuperó su dominio ganándole al Rojo 34 partidos en el historial contra los 33 que tenía este último.
  • Luego de dos empates, en el tercer y último partido del año 1973 (que correspondía al partido del Torneo Nacional de ese año), Independiente volvió a empatar a Racing en el historial con 34 partidos al igual que el equipo blanquiceleste.
  • Y en 1974, jugando el primer partido de ese año (que correspondía a la primera rueda del Torneo Metropolitano de ese año) Independiente dio vuelta la estadística del historial, ganándole 35 veces contra las 34 que tenía la Academia en ese momento. Históricamente luego de este partido Independiente se impuso definitivamente, ya que su supremacía la continúa ejerciendo hasta el día de hoy, manteniendo una diferencia de 22 partidos.

Actualmente Independiente lleva 11 clásicos consecutivos sin conocer la derrota, los últimos cuatro con victorias sobre su rival, acercándose al récord de Racing de 16 partidos invicto frente a los rojos, entre 1986 y 1994, con cuatro triunfos y 12 empates.[38]

Luego tiene otra rivalidad importante con Boca, un poco menores contra San Lorenzo, River Plate y otras rivalidades de menor importancia contra Banfield, Lanús, Rosario Central, Gimnasia LP y Estudiantes. Recientemente, se añadió a esta lista Newell's Old Boys quien anteriormente tenía una amistad con la hinchada de Independiente.

Himno

El club posee su propio himno oficial. Este fue compuesto en 1908 por Amadeo Larralde.[39] Era cantado por todos los jugadores, directivos, e hinchas de Independiente. Luego de su presentación, su creación fue aceptada por todas las personas de la entidad como el Himno Oficial de Independiente.[
chupete
chupete
HURACAN:

Historia

[editar] Fundación

El 25 de mayo de 1903, frente a la casa de Tomás Jeansalle, situada en la calle Ventana 859, unos jóvenes de Nueva Pompeya, con Américo Stefanini, alumno del Colegio Luppi –como casi todos los demás– como principal impulsor de la iniciativa, fundaron un club de fútbol bajo el nombre de "Verde esperanza y no pierde" (o "Verde esperanza y nunca pierde"), tras sugerirse otros que no prosperaron, incluido un insólito "Defensores de Villa Crespo".[10] Sin embargo, algunos historiadores afirman que dicho hecho ocurrió el 25 de mayo, pero del año 1907, aunque no existe documentación alguna para verificarlo. Siguiendo con la historia, se dice que fueron hasta una librería del barrio, ubicada en la esquina de Av. Sáenz y Esquiú, con la intención de encargar un sello de goma con el nombre del club, pero no lo pudieron hacer. Algunas narraciones suponen que no les alcanzó el dinero (dos pesos con cincuenta) para tanta cantidad de letras, otras sostienen que en realidad el librero, de apellido Richino, les recomendó un nombre más corto, ya que el elegido era muy extenso para denominar a un club de fútbol. Así fue que, en una de las paredes, había un aviso comercial (o almanaque) con la leyenda “El Huracán”, y los muchachos se decidieron por ese nombre. El primer sello del club decía: “CLUB EL URACÁN - Calle VENTANA 859”. La ausencia de la letra “H” podría deberse a que el librero era de origen italiano y esa letra sólo se usa para ciertas formas de verbo, o simplemente por un olvido o error, aunque, cuando le reclamaron la falta, sólo obtuvieron la devolución de cincuenta centavos, según algunos, o una almohadilla de sellos, según afirman otros. Existen testimonios de que el primer presidente del club fue Agustín Caimi, el secretario Tomás Jeansalle y el tesorero Gastón Brunett.

Ya en 1908, se acercaron al grupo precursor otros jóvenes, alumnos en su mayoría del Colegio San Martín, de Parque Patricios, y jugadores de otros clubes, como los hermanos Alberti. Es entonces que apareció la figura de José Laguna, proveniente del club Gloria de Mayo, que en algunas oportunidades había jugado para Huracán, quien, tras una final perdida escandalosamente contra el club Soler-Boca que llevó a algunos a querer disolver el club, alentó a los muchachos a seguir adelante. A pesar de que él no había participado de la final, convocó a una reunión para decidir el futuro de Huracán. Dicha reunión, en la que se refundó el club, ahora uniendo Pompeya con Parque Patricios, se realizó en la calle Patagones 2250 (hoy 2972), en la casa de Ernesto Dellisola, el día 1 de noviembre de 1908, y participaron de la misma, además del mencionado Laguna, Agustín Alberti, Vicente Chiarante y Enrique Berni, entre otros.

Existe un libro de actas, con seguridad iniciado en julio de 1910, donde la que lleva el título de "Acta de Fundación del Club Atlético Huracán", fechada retroactivamente el 12 de noviembre de 1908, dice: “Fúndase en Buenos Aires con fecha 25 de mayo de 1903 el Club Atlético Huracán y reorganizado el 1º de noviembre de 1908, con el fin de fomentar el juego atlético, especialmente el football”, firmando como presidente José Laguna y como secretario Alberto Rodríguez.[10] En dicha acta fundacional, se dejó constancia de que "los distintivos que usará el club serán los siguientes: "en football se usará camiseta blanca con la insignia del globo Huracán". Este globo aerostático, que llegó a la Argentina traído desde Francia por el Aero Club Argentino, fue piloteado por primera vez, por el ingeniero electricista Jorge Newbery, a mediados de 1909, por lo que es imposible que haya sido conocido en 1908, pero sí en 1910, cuando el día 20 de julio se realizó la segunda asamblea y se redactó aquella primera acta, que lleva un sello redondo, con un Globo en cuya base decía "Huracán", en el centro, y las leyendas "Club Atlético" en la parte superior, y "Fundado el 1º de noviembre de 1908", en la inferior. Esta fecha quedó como la de fundación oficial.

[editar] Newbery y el Globo Huracán

En el mes de diciembre de 1909 el ingeniero Newbery a bordo de su globo, realizó su travesía más apasionante, cuando salió desde el barrio de Belgrano, en la ciudad de Buenos Aires, y llegó hasta la ciudad brasileña de Bagé. Dicho hecho fue el que inspiró el distintivo del club y el que decidió que se adoptara como símbolo el Globo Huracán. Aunque seguramente el club ya lo estaría usando en su camiseta desde mucho antes, la autorización de Newbery llegó en febrero de 1911, en una carta dirigida al "Señor Presidente del Club Atlético Huracán, don José Laguna".

En mayo de 1911 la Comisión Directiva del club designó socio honorario a Jorge Newbery y luego lo convirtió en el primer presidente honorario. Cuando el club alcanzó la categoría más alta del fútbol argentino (1914), se le envió un telegrama que decía: “Hemos cumplido, el Club Atlético Huracán, sin interrupción conquistó tres categorías, ascendiendo a primera división, como el globo que cruzó tres repúblicas”.

[editar] El amateurismo: 1910–1930

En principio, Huracán jugó en unos terrenos ubicados en Cachi y Traful, hasta poder tener su primera cancha, la que tuvo como abanderado al propio Jorge Newbery, quien fue el encargado de conseguir los terrenos sobre la calle Arena (hoy Almafuerte), y al mismo tiempo gestionar para que Huracán lograra ingresar en la Asociación Argentina de Football.

La cancha y la habilitación para jugar en tercera división quedan consumadas en 1912, y en años consecutivos logra llegar a la primera división del fútbol argentino. Los años posteriores son algo más trabajosos que los que tuvo que pasar para llegar a primera. Así y todo, consigue figurar entre los primeros puestos y el primer campeonato está cada vez más cerca de lograrse.

Finalmente, en 1921, Huracán obtiene su primer campeonato en primera división perdiendo sólo un partido de 18 jugados. Repite en 1922, ganando 13 de los 16 partidos y en 1923 se da una situación particular: se suspende el campeonato de aquel año cuando Huracán iba primero con dos puntos sobre Boca Juniors y se decide jugar dos finales entre estos dos equipos para decretar un campeón, Boca ganó por 2 a 0 el partido desempate y se quedó con la gloria.

1924 fue un año de transición después del duro golpe sufrido el año anterior y 12 meses después Huracán logra un nuevo éxito derrotando a Nueva Chicago en una final, ya que ambos equipos habían llegado con la misma cantidad de puntos. Sin mucho tiempo para el festejo, Huracán logra otro nuevo campeonato, pero ahora en la Asociación Amateur obteniendo 58 puntos en un torneo que duró 16 meses.

Huracán sin lugar a dudas se proclamó como uno de los principales animadores de los torneos amateurs figurando siempre, salvo en 1930, entre los diez primeros equipos. Con la obtención de los títulos de campeón en 1921, 1922, 1925 y 1928, se ganó la consideración de equipo "grande" del fútbol de Argentina, destacándose la capacidad goleadora de Guillermo Stábile.

[editar] Profesionalismo: 1931–1970

Cuando en 1934 se creó la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) los clubes de mayor popularidad presionaron para obtener mayor peso en la toma de decisiones. En 1937 esa presión tuvo éxito y la AFA, por resolución del 5 de agosto, estableció un sistema de voto calificado de acuerdo a las siguientes reglas:

Tres votos: Los clubes que tengan más de 15.000 socios, 20 años de participación consecutiva en los torneos oficiales y haya sido campeón al menos dos veces; Dos votos: Los clubes que tengan más de 10.000 socios y menos de 15.000, o los que no alcanzando esa membresía haya sido campeón de primera división y tenga una antigüedad no menor de 20 años en primera; Un voto: Los clubes que no reúnan los requisitos anteriores. Los únicos clubes que reunieron los requisitos del primer grupo y contaron con tres votos fueron Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo de Almagro y Racing, quedando afuera dos de los seis grandes, Independiente y Huracán. En 1947, con el ingreso de Tomas Adolfo Ducó a la A.F.A., esto se revirtió y allí surgió entonces la denominación de los seis grandes que se hizo popular con el correr del tiempo.

Los primeros años del profesionalismo distan bastante de las grandes conquistas y momentos de gloria. Reestructuraciones internas y propias del fútbol argentino alejaron a Huracán de volver a tomar protagonismo y halagos.

1939 es un año importante no tanto en lo deportivo sino en lo institucional. Bajo las directivas de Tomas A. Ducó, Huracán adquiere los predios tanto de la sede como de donde se sitúa hoy el estadio. Crece de manera importante la masa societaria que supera las 20.000 personas, pero todo esto no logra estar acompañado con los éxitos que quedaron años atrás.

La década del 40 trae momentos dulces y no tantos. Se comienzan las obras en el predio de Alcorta y Luna que es inaugurado en un partido con Boca el 7 de septiembre de 1947. A mediados de esa década, el club es intervenido por diferencias entre el gobierno argentino y la presidencia de Huracán comandada por Tomas Ducó. Los logros deportivos siguen haciéndose desear a pesar de que Huracán se posiciona generalmente entre los primeros 5 equipos de la tabla de posiciones y tiene en sus filas a uno de los mejores futbolistas argentinos de la época: Herminio Masantonio.

Concluida la última jornada del campeonato de 1949, Huracán quedó último en la tabla igualado en 26 puntos con Lanús, por lo que ambas instituciones debieron disputar un desempate, en partidos de ida y vuelta, para determinar qué equipo tendría que jugar el próximo año en la Primera B. Dada la paridad producida en los tres anteriores, el 16 de febrero de 1950 se disputó en el estadio de River Plate un cuarto y último encuentro, que se le dio por ganado a Huracán ante la negativa de los jugadores de Lanús a seguir jugando, en protesta por una decisión del árbitro, con lo que conservó la categoría.

Otros hechos de importancia fueron los debuts de dos jugadores que hicieron historia en el fútbol argentino: Alfredo Di Stéfano en 1946, y Adolfo Pedernera en 1948.

Los dos primeros años de la década del 50 también tuvieron a Huracán entre los equipos que pelearon por no descender, pero nada de eso sucedió, ya que en 1950 ganó los dos partidos de desempate frente a Tigre, y en 1951 terminó un punto por encima del descendido Quilmes. El tercer puesto del campeonato de 1952, ya otra vez bajo la conducción de Tomas Ducó, es uno de los hitos más relevantes de aquella década en la cual Huracán tampoco pudo dar el puntinazo final.

Poco resonante fue la actuación futbolística de Huracán en la década del 60 a pesar de las grandes ilusiones que por entonces se tenían. Salvo el sexto puesto en 1963 y el octavo en 1962, el club no logra acomodarse entre los 10 primeros de la tabla de posiciones.

En 1967 se produjo la reestructuración de los certámenes y a partir de ahí nacieron los torneos Metropolitano y Nacional, destacándose en esta etapa Miguel Loayza y Alfredo Obberti, entre otros. En 1969 jugaron juntos por primera vez los que luego serían dos glorias del club: Miguel Brindisi y Carlos Babington, quien debutó en esa temporada.

Una leve recuperación en los últimos años deja la puerta abierta para la nueva década, la del 70, donde ahí Huracán podrá coronarse como campeón por primera vez en el profesionalismo.

[editar] Profesionalismo: 1971–presente

Adentrados en los 70, comenzaron las buenas campañas de Huracán. Así, salió tercero en el Metropolitano del 72, dejando a Miguel Brindisi y a Roque Avallay como goleadores del torneo, y siendo el único equipo que le ganó a San Lorenzo en la segunda rueda, con una goleada por 3 a 0.

Es entonces que el proceso iniciado por el director técnico César Luis Menotti en 1971, desemboca en el gran equipo de 1973, cuya formación quedó en la memoria de todo amante del buen trato de la pelota, más allá de los colores de la camiseta: Héctor Roganti, Nelson Chabay, Daniel Buglione, Alfio Basile, Jorge Carrascosa, Miguel Brindisi, Francisco Russo, Carlos Babington, René Houseman, Roque Avallay y Omar Larrosa. Huracán ganó el campeonato Metropolitano y quedó en la historia. Los diarios y revistas titulaban: “Parque de los Patricios, palacio del gol”, “Huracán sigue regalando fiestas” “¿Cuánto vale el abono a platea en Huracán?”.[11]

Con la misma base de jugadores, en 1974 llegó a la semifinal de la Copa Libertadores de América. En el 75 logró el subcampeonato en el torneo Metropolitano, y en 1976, ya con la presencia en el primer equipo de dos notables jugadores, Héctor Baley y Osvaldo Ardiles, consagrados posteriormente campeones mundiales en 1978, volvió a quedar relegado al segundo puesto en el Metropolitano. En un torneo que tuvo un formato muy particular que terminó perjudicando las posibilidades de consagración de Huracán, que fue el conjunto de mejor rendimiento: tras una doble ronda de clasificación en la que se dividieron los participantes en dos grupos, en la que terminó primero en la Zona A, invicto (15 victorias y 7 empates, en 22 partidos), con un gran juego y una importante diferencia sobre los otros clasificados a la rueda final, perdió en la cancha de River lo que fue prácticamente una final contra Boca Juniors, a la postre campeón, cotejo que se llevó a cabo con mucha agua en el terreno de juego y formó parte de la definición en la que cada equipo jugó once partidos. Estos encuentros correspondieron a la Zona Campeonato, que se desarrolló con doce equipos, los seis clasificados de cada zona, en una sola vuelta de todos contra todos en cancha neutral. Es de destacar también que, en ese 1976, Huracán ganó los cinco clásicos que disputó durante el año contra San Lorenzo, su encumbrado y máximo rival.

La década del 80 no fue buena para el club. Luego de varios campeonatos ubicado de mitad de tabla para abajo, el Globo de Parque Patricios descendió en 1986, por primera vez, a la Primera B Nacional, tras 72 temporadas ininterrumpidas en Primera División. Pasó cuatro años militando en la segunda categoría, hasta que en el torneo 1989/90, de la mano de Carlos Babington, ahora como técnico, regresó a la máxima división.

Consolidado en Primera y con Héctor Cúper como técnico, logró el subcampeonato en el Clausura 1994, perdiendo el último cotejo frente a Independiente, que se consagró campeón, en Avellaneda.

Los malos manejos políticos y administrativos depositaron a Huracán nuevamente en la B Nacional. Con el regreso de Carlos Babington a la dirección técnica del equipo y con un plantel experimentado, en un año logró volver a la primera categoría.

Posteriormente, las malas administraciones causaron una nueva crisis económica y deportiva en el club. De esta manera, luego de realizar malas campañas, el Globo descendió por tercera vez en 2003. Tras otras cuatro temporadas, finalmente logró en 2007 el ascenso a Primera, esta vez dirigido por Antonio Mohamed, el popular Turco.

Después de cumplir con campañas medianamente satisfactorias durante los años 2007 y 2008, en el Torneo Clausura 2009, el equipo denominado Tiki Tiki, que contó con la decisiva participación de Mario Bolatti, Javier Pastore, Matías Defederico y otros, con Ángel Cappa en la dirección técnica, desplegó un juego brillante y efectivo que rescató la esencia de un estilo que parecía olvidado, cumpliendo una actuación cuyos ecos perduran en el tiempo.[12] Huracán cosechó 38 puntos, consiguiendo el segundo puesto, tras el campeón, Vélez Sarsfield, con quien se enfrentó en la última fecha en el Estadio José Amalfitani, cayendo por 0:1 a ocho minutos del final, en un partido plagado de irregularidades, incluida la falta contra el arquero Monzón que provocó el gol del título para Vélez,[13] [14] [15] lo que originó una protesta formal del club ante la AFA[16] y el reconocimiento de un amplio espectro de opinión a la campaña del equipo, [17] al punto de que el prestigioso diario deportivo Olé lo consagró como el segundo mejor equipo del año, por encima de los dos campeones, Vélez Sarsfield y Banfield, y sólo detrás del subcampeón mundial, Estudiantes. Asimismo Mario Bolati fue elegido el segundo mejor jugador, después de Sebastián Verón, Javier Pastore fue, según el mismo diario, la revelación del año, y el entrenador Ángel Cappa el mejor director técnico.[18] La pérdida de dicho campeonato fue un golpe moral tan fuerte, que el club sufrió una severa crisis deportiva que lo sumió en los últimos lugares del Torneo Apertura 2009, provocando incluso la salida anticipada del técnico.

[editar] Datos del club en el profesionalismo

[editar] Hechos destacados

  • Hasta la llegada del profesionalismo y luego de la desaparición de Alumni y la desafiliación de Lomas Athletic, Huracán era el tercer equipo que más campeonatos había conseguido:[20]
    • Alumni: 10 campeonatos (incluye English High School)
    • Racing Club: 9
    • Boca Juniors: 6
    • Lomas Athletic: 5
    • Huracán: 4
  • Entre los equipos argentinos, Huracán ocupa el sexto lugar, con un total de 71, en cantidad de apariciones en la tapa de la revista “El Gráfico”, una de las más prestigiosas publicaciones deportivas del continente (Fuente: Revista "El Gráfico" N° 4000, con los datos actualizados a junio de 2004).
  • Tiene al tercer goleador de la historia del fútbol argentino, Herminio Masantonio, que se ubica detrás de Arsenio Erico y Ángel Labruna. El propio Masantonio es el jugador con mejor promedio de gol en la historia de la Selección Argentina.
  • Cuatro de los siete máximos goleadores del profesionalismo jugaron en Huracán:[21]
    • Arsenio Erico: 293 (Independiente y Huracán, 1934 – 1947)
    • Ángel Labruna: 293 (River y Platense, 1939 – 1959)
    • Herminio Masantonio: 256 (Huracán y Banfield, 1931 – 1945)
    • Manuel Pelegrina: 231 (Estudiantes y Huracán, 1938 - 1959)
    • José Sanfilippo: 226 (San Lorenzo, Boca y Banfield, 1953 – 1972)
    • Martín Palermo: 218 (Estudiantes y Boca, desde 1992)
    • Ricardo Infante: 217 (Estudiantes, Huracán y Gimnasia, 1942 – 1961)
  • Las presencias de jugadores de Huracán en partidos internacionales oficiales de la Selección son las siguientes:
    • René Houseman: 55
    • Miguel Brindisi: 44
    • Osvaldo Ardiles: 40
    • Jorge Carrascosa: 26
    • Jorge Alberti: 22
    • Norberto Méndez: 22
    • Herminio Masantonio: 19
    • Miguel Vidal: 16
    • Pedro Martínez y Cesáreo Onzari: 14
    • Carlos Babington: 13
    • Ernesto Juárez y Adán Loizo: 12
    • Roque Avallay: 11
    • Omar Larrosa y Héctor Baley: 10
    • Ángel Chiesa: 9
    • Juan Salvini: 8
    • Juan Filgueiras: 7
    • Emilio Baldonedo y Juan Estrada: 6
    • Alberto Rendo: 5
    • Guillermo Stábile, José Laguna, Jaime Chavín, Antonio Mohamed, Francisco Russo y Sebastián Viberti: 4
    • Carlos Arredondo, Pablo Bartolucci, Ricardo Infante, Mario Fortunato, Carlos Nóbile, Oscar Rossi y Jorge Titonell: 3
    • Aldo Espinoza, Mario Bolatti, Juan Evaristo, Jorge Olmedo y Juan Scursoni: 2
    • Agustín Alberti, José Caldera, Edgardo Cantú, Norberto Carabelli, Héctor García, Miguel Ginevra, Luis Giribet, Manuel Giúdice, Ernesto Kiessel, Nelson López, Juan Prato, Antonio Rivarola y Hugo Tedesco: 1
  • Tucho Méndez es el máximo goleador de los sudamericanos, con 17 tantos. Además, junto a Emilio Baldonedo y Herminio Masantonio, todos jugadores surgidos del Globo, son los máximos goleadores de Argentina frente a Brasil.[22]
  • Es el club con más presencia goleadora de sus jugadores en los mundiales: Guillermo Stábile hizo 8 goles en el Mundial de 1930, donde se consagró como máximo artillero; René Houseman convirtió 4 en los Mundiales del '74 y '78; Miguel Brindisi y Carlos Babington marcaron uno cada uno en Alemania '74. Total: 14 goles "quemeros" en los Mundiales de fútbol, seguido por la Fiorentina, de Italia, con 13.
  • Huracán ganó uno de los tres partidos con más goles en la historia del profesionalismo, en los que se convirtieron 14 tantos:
1945: Huracán 10 - 4 Rosario Central
1960: Racing Club 11 - 3 Rosario Central
1974: Banfield 13 - 1 Puerto Comercial
  • Es el quinto club en construir su propio estadio de cemento.
El Club Atlético Independiente en 1928.
El Club Atlético River Plate en 1938.
El Club Atlético Banfield en 1940.
El Club Atlético Boca Juniors en 1940.
El Club Atlético Huracán en 1949.

[editar] Hinchada

  • A la hinchada de Huracán se la conoce popularmente con el nombre de "Quemeros". Este mote, originalmente con un tinte despectivo, hace referencia a que, desde 1871 y hasta bien entrado el siglo XX, se realizaba en terrenos aledaños al estadio la disposición de los residuos sólidos de la ciudad, mediante su incineración, de ahí que el lugar era conocido como "La Quema", y se llamaba "quemeros" a aquellos que revolvían la basura en busca de elementos de valor comercial, para su recuperación. Es decir que "quemero" es equivalente a "ciruja".
  • Huracán fue amplio ganador de la encuesta realizada por el diario deportivo Olé (perteneciente al grupo Clarín) acerca de qué equipo es para la sociedad “el sexto grande”, detrás de los cinco clubes que ostentan esa denominación. La votación (para la cual había que comprar el diario) en la que participaron unas 250.000 personas, se realizó entre los meses de octubre y diciembre de 2001, y el Globo obtuvo 79.184 votos contra 47.804 de Chacarita Juniors y 29.838 de Vélez Sarsfield. Además, Huracán también ganó la encuesta de hinchas participantes sacando más votos que el segundo y el tercero sumados, lo que indica una amplia superioridad sobre los otros participantes.[24] [25] También, el Globo de Parque Patricios fue elegido “sexto grande” en la votación interna de los periodistas de Olé.[26]
  • En junio de 2000, en la final por el ascenso a primera división disputada ante Quilmes, Huracán convocó una multitud cercana a las 40.000 personas.[27]
  • Huracán protagonizó el récord de venta de entradas en un partido no disputado por alguno de los cinco grandes: fue en 1947, ante Atlanta, y lo presenciaron unas 70.000 personas (se vendieron 33.400 entradas).
  • Huracán es el 6º equipo con mayor promedio de venta de entradas según la informción oficial de venta de boletos de la Asociación del Fútbol Argentino (Promedio 7.849 entradas por partido).

[editar] Presidentes


  • 1908/1910 Carlos Alberto Caimi
  • 1911 José Laguna
  • 1911/1912 Juan Jaques
  • 1912/1913 Juan José González, Juan Jaques
  • 1913 Hilario Germán Ramponi
  • 1913/1915 Germán Blanco
  • 1915/1919 Lorenzo Colonello y Nicolas Novellino
  • 1920/1923 Aldo Cantoni
  • 1924/1926 Alfredo Lazcano
  • 1927 Domingo Cozzi
  • 1928 Alfredo Lazcano
  • 1929/1930 Félix Iñarra Iraegui
  • 1931/1932 Jacinto Armando
  • 1933/1934 Aldo Cantoni
  • 1935 Benjamin Toulouse
  • 1936 José Poggi
  • 1937 José Girola
  • 1938/1945 Tomás Adolfo Ducó
  • 1945/1946 Carlos Alberto Cattaneo
  • 1946/1947 Salvador José Carbó y Ernesto Villarroel Puck (interventores)
  • 1947 Pedro Torres
  • 1948 Dionisio Curuchet
  • 1949 Tomás Adolfo Ducó
  • 1950/1951 Carlos Campolongui
  • 1952/1954 Tomás Adolfo Ducó
  • 1955/1956 Oscar Tomás Bignone
  • 1957 Antonio Raimondo
  • 1958/1960 Carmelo José Marotta
  • 1961/1963 Luis Seijo
  • 1964/1966 Carmelo José Marotta
  • 1967/1972 Luis Seijo
  • 1973/1978 David Bracutto
  • 1979 Osvaldo De Santis y Oscar Lucero
  • 1980 Juan Tidona (Interventor)
  • 1981/1982 Luis Norberto Seijo
  • 1983/1985 Rodolfo Ubaldo Nieto
  • 1986/1988 Alberto Spota
  • 1988/1991 Juan José Zanola
  • 1991/1994 Jorge Peña
  • 1994/1998 Jorge Peña, Norberto Renzi
  • 1998/2001 Carlos Massarino y Jorge Cassini
  • 2001/2003 Marcelo Buenaga
  • 2003/2006 Néstor Vicente - Oscar Padra
  • 2006/ Carlos Babington

[editar] Insignia

El Club Atlético Huracán no posee un escudo, sino una insignia que lo identifica inequívocamente. La misma consiste en un globo rojo sobre fondo blanco y se utilizó con su primera camiseta de color blanco. Se inspiró en el globo aerostático del mismo nombre, propiedad del ingeniero Jorge Newbery, que cobrara notoriedad a fines de 1909 al realizar una travesía considerada una hazaña para la época, cruzando tres países: Argentina, Uruguay y Brasil. Fue adoptado como tal en 1910, previa aceptación de Jorge Newbery, traducida en una carta dirigida al presidente de la institución, fechada en febrero de 1911. Este nexo se reforzó luego de realizar dos ascensos seguidos en los años 1912 y 1913, pasando de la 3a. a la 1a. división sin interrupción, como cantidad de países atravesó el globo Huracán en su proeza de diciembre de 1909.

Dicha insignia será posteriormente adoptada por innumerables instituciones homónimas a lo largo y ancho del país, e incluso en el exterior, las cuales tuvieron nacimiento inspiradas en la repercusión del Club Atlético Huracán original.

[editar] Uniforme

  • Uniforme titular: camiseta blanca con la insignia y vivos rojos; pantalón blanco o rojo; medias blancas o rojas.
  • Uniforme alternativo: camiseta roja con la insignia y vivos blancos; pantalón rojo o blanco; medias rojas o blancas.

[editar] Estadio

Artículo principal: Estadio Tomás Adolfo Ducó

Desde su fundación, Huracán tuvo su cancha en cuatro lugares distintos. La primera estaba ubicada Cachí y Traful, en la Estación Pompeya; y jugó allí varios partidos por ligas independientes y por la Tercera Liga. Luego obtuvo en préstamo un terreno en la calle de la Arena, hoy llamada Almafuerte , que fue usado durante su estadía en Segunda, en 1912 y 1913. Luego, entre 1914 y 1923, se mudó a Avenida La Plata y Chiclana (barrio de Pompeya). Finalmente, Huracán emplazó su cancha en Av. Alcorta y Luna, y jugó su primer partido en ese lugar el 17 de agosto de 1924, venciendo en un amistoso a Colón de Santa Fe con goles de Saldías. En ese estadio, cuya estructura era de madera, jugó hasta el 22 de noviembre de 1942, momento en que se cerró para dar comienzo a la construcción del actual. Mientras tanto, utilizó las canchas de Ferro y San Lorenzo.

Un nuevo estadio, conocido en un principio como Jorge Newbery y luego llamado Tomás Adolfo Ducó, abrió sus puertas el 7 de septiembre de 1947, frente a Boca Juniors, y fue inaugurado oficialmente el 11 de noviembre de 1949, ganándose el apodo de "El Palacio", cuarto estadio de cemento construido en Argentina, después de Independiente, River Plate y Boca Juniors.Al inaugurarse con capacidad superior a 100.000 personas, era el más grande de Sudamérica (tal cual lo detalla su hincha Homero Manzi). Su nombre actual remite a quien fuera presidente de la institución en varias oportunidades entre 1938 y 1955. Tiene capacidad para casi 49.000 espectadores y es uno de los más grandes del país. El campo de juego mide 105 x 70 metros. Está ubicado en Av. Amancio Alcorta 2570, Parque de los Patricios, Ciudad de Buenos Aires.


chupete
chupete
ARGENTINOS JUNIORS:

Historia

[editar] Fundación y primeros años

La historia de Argentinos Juniors comienza a principios del siglo XX, cuando un grupo de jóvenes del barrio de Villa Crespo, Buenos Aires imbuido de ideas socialistas e inspirados en los sucesos del 1° de mayo que dieron lugar al día universal del trabajador, bautizaron a su equipo barrial de fútbol Mártires de Chicago.

En 1904, en ocasión de disputarse un partido contra otro equipo del barrio en la cancha en la que habitualmente lo hacían, en Gaona y Anasco, nace la idea de fundar un club. El primer partido se juega el 14 de agosto de ese año y triunfa Mártires de Chicago por 3 a 1 contra Sol de la Victoria. Invitan a sus vencidos a sumarse a la iniciativa y así, al día siguiente, 15 de agosto de 1904, se lleva a cabo el acto de fundación en una obra en construcción sita en Araoz y Corrientes. Se le da al flamante club el nombre de Asociación Atlética y Futbolística Argentinos Unidos de Villa Crespo siendo su primer presidente, aclamado por unanimidad, Leandro Ravera Bianchi. A los pocos días, cuando se encarga el sello, el propio fabricante sugiere acortar el nombre ya que el sello, además de caro, era de difícil confección. Nace entonces el definitivo Asociación Atlética Argentinos Juniors. La secretaria se instala en Araoz 450, la casa de los hermanos Agostini, se adoptan como colores identificatorios el rojo con vivos blancos en reemplazo del blanco y verde utilizados hasta entonces, fieles a sus principios socialistas, pues ese año el Partido Socialista coloca su primer diputado en el Congreso de la Nación, que es el Dr. Alfredo L Palacios.

La intención de afiliarse seguía en pie, aunque existía cierto temor respecto de la Asociación en la que habían rebotado ya dos veces, por lo que optan por afiliarse a la Liga Central, una liga menor que agrupaba a clubes de barrio y de empresas comerciales. Comienza entonces en 1905 su participación en el fútbol de competencia jugando su primer partido contra el Club La Prensa, sufriendo una catastrófica derrota: 12 a 1. El afán de superación, el amor propio se imponen y, mejorando su perfomance, salen campeones de ese mismo torneo, en el que habían comenzado tan mal.

Al año siguiente, el descampado de Gaona y Anasco comienza a sufrir embates del progreso, por lo que deciden mudarse a Villa Ballester, a un terreno prestado. Juegan allí todo el año pero no se adaptan, por lo que en 1907 deciden volver al viejo potrero, aunque se instalan en la otra punta, Parral y Luis Viale. Allí juegan hasta 1909, año en que se logra la ansiada afiliación a la Asociación. Alquilan entonces un predio en Villa Urquiza, pero solo pagan la primera cuota, por lo que a mediados de año son desalojados, debiendo volver al potrero de siempre: Luis Viale y Parral que seguirá siendo por algún tiempo mas el escenario de sus partidos.

En 1912 varios clubes prescinden de la Asociación Argentinos para formar la Federación de Fútbol. A Argentinos le es ofrecida la primera división, ofrecimiento que rechaza por que entiende que el ascenso debía ganarse en la cancha. Sigue militando en la división intermedia de la nueva Federación y ss entonces cuando se instala en el predio de Fraga y Estomba iniciando la era de la cancha para dejar atrás la época del potrero. La flamante cancha contaba con una barandilla que rodeaba el campo. En los días de partido el alambrado perimetral era cubierto con una lona que impedía la visual desde la calle, por lo que se los conoció como El club de la lona.

Hacia 1917 se readoptan los colores verde y blanco, originalmente usados por Libertarios Unidos, ya para entonces reunificada de Asociación Argentina . En esa época nace la primera gran rivalidad con el Club Sportivo Palermo.

En 1920 Argentinos casi consigue el ascenso a primera: se disputaron dos finales contra El Porvenir empatando 1 a 1 como locales y cayendo 2 a 1 como visitantes.

[editar] Primer ascenso

En 1921, luego de ganar un torneo reducido entre los mejores clasificados del ascenso (además de Argentinos, All Boys, Dock Sud, Alvear y San Fernando) se alcanza la Primera División. Ese año se logra un importante triunfo frente a Boca en la Vieja Cancha por 3 a 1. Allí jugaría hasta principios de 1925, año en que inaugura su nuevo estadio de Av. San Martín y Punta Arenas en un predio alquilado al Ferrocarril del Pacifico, con capacidad para mas de 10.000 personas. La inauguración se produce el 26 de julio de 1925 en un partido amistoso contra Huracán, al que Argentinos vence por 4 a 3. Ese mismo año, Boca Juniors emprende su legendaria gira por Europa, siendo la primera vez que un equipo argentino emprende semejante empresa y lleva prestado a su plantel a Luis Vaccaro, principal estrella de Argentinos, quien regresa cargado de gloria. En 1926, Argentinos se consagra subcampeón del torneo local y sin duda, el club crecía deportiva e institucionalmente.

En 1927 el profesionalismo se avecinaba. Se dice que ya existía de manera encubierta, pero poco mas tarde se haría oficial, a pesar de la resistencia de la mayoría de los clubes de menores posibilidades. Para entonces, Argentinos Juniors figuraba entre los 14 que superaban el millar de socios.

[editar] Del profesionalismo al descenso

A comienzos de 1931, 18 clubes deciden desafiliarse de la Asociación Amateur Argentina para formar la Liga Profesional (entre ellos Argentinos) donde estaría lo mas representativo del fútbol Argentino. En los primeros años, la inversión en jugadores supera los recursos, por lo que el club, además de varios otros, debe solicitar asistencia económica a la Liga. Esta dispone, en 1934, el descenso de Club Atlético Tigre y Quilmes, que equivalía a una desafiliación, pues debían competir en la Asociación Argentina, y la fusión de los clubes Talleres-Lanús y Atlanta-Argentinos Juniors. Ese año, el campeonato se disputa entres ruedas y Argentinos termina la tercera solo ya que Atlanta fue suspendido por irregularidades en su administración. Al año siguiente se reunifica el fútbol Argentino fundándose la AFA, la que entre otras medidas decreta la restitución de la primera división de Tigre y Quilmes y la disolución de las fusiones de Atlanta-Argentinos Juniors y de Talleres-Lanús.

Al mismo tiempo crea un sistema de ascenso y descensos que comenzaría a regir en 1937, año en el cual, en plena crisis económica y deportiva, Argentinos desciende junto a Quilmes, al mismo tiempo en que es desalojado de su estadio por alquileres impagos. El ferrocarril desmantela el estadio embargando sus estructuras de hierro y tablones. La situación no puede ser peor y coloca al club al borde de su desaparición. Estoicamente se compite en la segunda división haciendo las veces de local en Sportivo Palermo al principio y más tarde en Ferrocarril Oeste. En 1939, los cien socios que componen el club deben celebrar elecciones. En la reunión que se realiza deben tratar también la continuidad del club cada vez mas inviable. Se decide, a propuesta del tesorero senor Inocente García nombrar Presidente a su primo Gastón García Miramon, quien además de no ser socio , no se hallaba en el país. Por otra parte, no era hombre de fútbol y nadie lo conocía. A su regreso, insólitamente acepta. Pone manos a la obra , de su propio bolsillo alquila el predio de Médanos y Boyaca . Llega a un acuerdo con el ferrocarril del Pacifico y también asumiendo los gastos rescata el material embargado por aquel y comienza la construcción de un modesto estadio en el terreno alquilado, el que se inaugura el 27 de abril de 1940, fecha inicial del campeonato contra Barracas Central, con un triunfo por 2 a 1. Seráa el paso inicial de una campaña que consagraría campeón al Bicho.

La consagración se produce en la última fecha venciendo a Almagro 2 a 1 en la cancha de Fraga y Estomba que alguna vez había sido nuestra. El equipo campeón fue: Pedroza, Zappa, Verrieres, Diaz, Lijo, Agosti, Turello, Capdeville, Dosseti, Leonardi y Pisapia. La euforia del logro se frustra poco tiempo después ya que la AFA niega el ascenso argumentando que no teníamos un estadio en condiciones. Argentinos solicita un plazo de seis meses para realizar las obras requeridas, lapso en el cual el Club Ferro Carril Oeste ofrecía su estadio en condiciones convenientes para nuestra entidad. Al año siguiente, el mismo equipo que se consagrara campeón se salva del descenso en la última fecha, curiosamente frente al mismo rival, Almagro.

En años posteriores, las perfomances van mejorando. En 1943 se incorpora a nuestro primer equipo el hasta entonces mayor goleador de la historia de Argentinos: Hector Ingunza, un virtuoso que pronto se convirtió en ídolo. Difícilmente haya existido en la divisional otro jugador de un talento semejante; por verlo a él mucha gente se hizo hincha de Argentinos. En esos años se contó con grandes jugadores que fueron dándole al club un estilo particular, tal vez contagiados por la magia de Ingunza, quien marcó 137 goles entre 1943 y 1946 en partidos oficiales.

En 1948 el club recibe un nuevo golpe: ese año el campeonato de segunda división se disputa en dos zonas de once equipos cada una, los seis primeros de cada zona disputarían una rueda final en estadios neutrales de la que surgirían los dos ascensos para el campeón y subcampeón respectivamente. Luego de disputadas siete fechas de la ronda final Argentinos es único puntero, en inmejorables condiciones para ascender. Estalla entonces la primera gran huelga de futbolistas. Mientras que el torneo de primera división continua hasta la finalización con jugadores amateurs, el campeonato de segunda se declara nulo decretándose el ascenso de Atlanta y Ferro Carril Oeste, en una decisión tan arbitraria como injusta. La diferencia de criterios es inexplicable, pero se le priva a la institución, por segunda vez en pocos años, de un derecho legitimo.

[editar] Vuelta a primera división

En 1953 tiene un comienzo espectacular en el torneo, en las primeras seis fechas, seis triunfos consecutivos con goleadas memorables como para alimentar la ilusión, aunque luego el equipo se cae hasta terminar en la intrascendencia, pero al año siguiente se preanuncia la gran esperanza, Argentinos es subcampeón con una producción formidable: 88 goles. Y 1955 es el año del retorno. Campeones y ascendidos después de 18 largo años . La Paternal vive su fiesta. El equipo campeón: Lus , Mascarello, Vidal, Garcia, Distefano, Pederzoli, Nappe, Carbone , Lopez, Oscar Martín, Jorge Martín, Trigilli, Nakwaski, Panzutto, Sciarra y Tedeschi.

Debuta en Primera en el viejo Gasómetro de San Lorenzo, en Av. La Plata. Esa tarde de 1956 al asomar por la boca del túnel el equipo, una conmovedora ovación partió de la tribuna de la calle José Mármol, colmada por miles de hinchas del Bicho, que se prolongó por largos minutos. Al finalizar esa campana, angustiosamente se pudo haber evitar el descenso, pero en años posteriores se irían afirmando en la categoría, sustentados en un estilo que fue como un sello personal del club. Algunos jugadores alcanzarían la categoría de cracks de selección: Pederzoli, Nakwaski, Pando y otros. La línea media que integraban Distefano, Pederzoli y Nappe durante seis años ininterrumpidos, fue una de las mas emblemáticas del fútbol argentino.

A comienzos de la temporada 1960, Argentinos renueva casi totalmente su equipo incorporando a Valentino, Ramacciotti y Malazzo provenientes de River; tres volantes tucumanos como Canseco, Tejerína y Villalba; Carceo, que llegaba desde All Boys y Hugo González de Excursionistas. Con ellos, sumados a jugadores del club, como Pando, Sciarra, Moreno y los recientemente promovidos Ditro y Sainz se conforma un equipo sensación por su fútbol lujoso y tremendamente contundente, que a pesar de perder el campeonato en las ultimas fechas, quizás por el mito de que un equipo chico no podía ser campeón, entró en la historia del club y del fútbol argentino como una leyenda.

En 1969, otra vez la sombra del descenso acecha: un angustioso empate contra Gimnasia y Esgrima en nuestra cancha, en la jornada final le permite al bicho seguir en primera.

Los años '70 marcan cierto reencuentro con una línea de fútbol mas atildada, mas acorde a la tradición del club. En 1971, con un equipo integrado, entre otros por Marenda, Urcevich, Hugo Pena, Nicieza, Caputo, Chiche Sosa y Rafael Moreno, el Bicho nuevamente se salva del descenso en forma casi milagrosa venciendo en la penúltima fecha a Independiente, Campeón de ese año.

Mejoran las campañas en lo años siguientes en que se constituye como conductor del equipo un volante de lujo, José Néstor Pekerman. Para entonces surge de nuestro semillero infantil un equipo que haría historia, Los Cebollitas, cuya riqueza técnica y la aplastante superioridad sobre sus rivales eran conocidas y reflejadas por los medios. Los principales elogios se dirigían a su entrenador, Francisco Cornejo y al joven que capitaneaba el equipo que se convertiría mas tarde en el más grande futbolista de todos los tiempos, Diego Armando Maradona. Antes de cumplir los 16 años debuta en Primera el 20 de octubre de 1976, cuando el técnico Juan Carlos Montes, dispone su ingreso ante Talleres de Córdoba. Ya no abandonaría la Primera. Durante cuatro años, Diego lideró la tabla de goleadores agregando a su virtuosismo una contundencia formidable. Comienza también su romance con la Selección Nacional. Se consagra campeón Mundial Juvenil en 1979 en Japón como capitán del mejor equipo de fútbol argentino que se viera jamás. Regresa y conduce al equipo a la clasificación para las finales del campeonato metropolitano.

Un intrascendente partido amistoso jugado en Mendoza termina con la expulsión, disconforme con el arbitraje escandalosamente parcial. Por pedido de los presidentes de Vélez Sársfield y Racing Club, rivales de Argentinos en pos de la clasificación, el Tribunal de Penas le aplica una suspensión de siete fechas, con lo que queda fuera de las finales, Argentinos debilitado, pierde con Vélez un partido desempate y queda en la puerta de lo que pudo haber sido su primer campeonato.

En 1980 Argentinos realiza su mejor campaña hasta entonces en el profesionalismo. De la mano del pibe de oro, goleador, por supuesto, se consagra subcampeón metropolitano.

En el torneo nacional de ese año llega a las semifinales y nuevamente se ve privado de contar con su estrella. Maradona es convocado a la Selección para disputar el Mundialito de Uruguay y nuevamente queda en la antesala del ansiado logro. Diego viste por última vez la camiseta del Bicho en el torneo de verano de Mar del Plata de 1981. Es transferido a préstamo a Boca al que conduce al campeonato ese año. Argentinos luego de un comienzo promisorio, decae para terminar penúltimo debiendo jugar la ultima fecha contra San Lorenzo, también amenazado por el descenso, pues contaba solamente un punto mas que Argentinos, lo que significaba que había que ganar, y se obtiene la victoria en un partido cargado de dramatismo, ya que por primera vez se envió a un equipo grande al descenso. El 1 a 0 final cambio la historia del fútbol argentino.

Boca no puede pagar la opción de Diego, por lo que Argentinos recupera al jugador, aunque no jugaría en nuestro club, ya que fue transferido al Fútbol Club Barcelona de España en una cifra record. Argentinos percibe U$S 5.800.000. Se forma un equipo que no cumple las expectativas, ya que nuevamente se salva del descenso en la ultima fecha. El dinero ingresado por la venta de Diego pudo haber significado el despegue del club como potencia futbolística más la construcción de un estadio moderno, pero se opto por construir un complejo polideportivo en el predio Las Malvinas desaprovechando una posibilidad histórica.

En 1981, Ángel Labruna se hace cargo de la dirección técnica de nuestro primer equipo al que incorpora jugadores de primer nivel, como Pavón, Pepe Castro, Landucci, y otros, formando la base del equipo que sería campeón al año siguiente. Se llega a las instancias finales del campeonato Nacional. La muerte de Ángel Labruna impide que vea coronado su estupendo trabajo.

[editar] Primer título y 3 años de gloria

[editar] Torneo Metropolitano 1984

Argentinos gana en forma brillante el Metropolitano 1984: El domingo 23 de diciembre, se coronó Campeón al vencer a Temperley por 1 a 0 en el estadio de Ferro Carril Oeste; el árbitro fue Carlos Espósito y el tanto lo convirtió Jorge Mario Olguín de penal a los 35 minutos del primer tiempo. A cuatro minutos del final se suspendió el cotejo por invasión de público del Bicho, que festejó largamente el título logrado por primera vez en su historia en la Primera División del fútbol argentino.

Con 21 tantos, el goleador del equipo fue Pedro Pablo Pasculli quien además se consagró máximo anotador del año con 30 tantos, recibiendo como premio el botín de Oro. Por otra parte integraron el equipo campeón: Lemme, Olarán, Pellegrini, Borghi y Corsi.

Argentinos jugó 36 partidos de los cuales ganó 20, empató 11 y perdió 5. Convirtió 69 goles y recibió 36.

[editar] Torneo Nacional 1985

En 1985, Argentinos se consagra campeón del Nacional 1985 pese a que Roberto Saporiti se alejó de la dirección técnica siendo su reemplazante José Yudica, quien llevaría al Bicho a escribir las páginas más importantes en su historia. Aparentemente, la zona no resultaba difícil para el conjunto de La Paternal. Una muestra contra Central Norte de Salta significaba por su resultado (8 a 0) una muy buena actuación en el torneo. Argentinos terminó primero e invicto en la zona que completaban Chacarita y Belgrano. Fue directamente a las eliminatorias y en ellas quedaron en el camino San Lorenzo y San Martín de Tucumán. Luego Venció a Ferro 3 a 0 y llegaba así a la final de la ronda de ganadores para enfrentar a Velez. El Partido de ida se jugó en la cancha de Boca donde Argentinos actuó de local venciendo por 2 a 0. La revancha fue en el Estadio Jose Amalfitani y ahi se invirtió el resultado similar al primer partido favoreciendo en este caso al conjunto de Liniers. A raiz de ello se definió por penales donde Vidallé se destacó dandole el pase a las finales esperando al ganador de la rueda de perdedores; casualmente fue el mismo Velez Sarsfield. El primer cotejo jugado en River, terminó igualado en 1. La revancha fue nuevamente en el Monumental; de ganar Argentinos, era campeón y el gol de Castro presagiaba esa ilusión, aunque luego Comas empató para Velez. El encuentro ganó en emoción cuando Argentinos tuvo la oportunidad de convertir un tiro penal que Navarro Montoya le detuvo a Olguín; de nuevo a empezar ya que se creía que no se iba a recuperar de semejante golpe cuando el Checho Batista, cerca del área grande remató abajo a un rincón venciendo la resistencia del equipo de Liniers. De esta manera Argentinos Juniors se coronaba campeón del torneo Nacional 1985.

[editar] Copa Libertadores 1985

En el mismo año que el bicho se consagraría campeón nacionalmente, debía disputar también la Copa Libertadores. Pese a haber debutado en la copa con una derrota frente a Ferro Carril Oeste, Argentinos clasificaría a la segunda fase en un grupo integrado por Fluminense, Vasco de Gama y el ya mencionado Club Ferro Carril Oeste luego de un partido de desempate por el primer puesto con el equipo Verdolaga. En la segunda fase también clasificó en su grupo integrado por Blooming e Independiente tras haber ganado y empatado dos partidos. En la final choca con América de Cali. El primer partido disputado en Buenos Aires fue un triunfo 1 a 0 a favor del bicho. En Cali el resultado fue el mismo pero a favor del equipo colombiano, por ende se jugó un partido de desempate en Asunción, que terminó igualado en 1, pero Argentinos gana 5-4 en la tanda de penales y así obtuvo el título continental.

[editar] Copa Interamericana 1986

Pero eso no sería todo: para culminar un ciclo inolvidable del Bicho, Argentinos se adjudicaría la Copa Interamericana disputada ante Defence Force al ganar 1 a 0 en Puerto España, Trinidad y Tobago, consiguiendo asi el segundo título internacional para Argentinos.

[editar] Vuelta al país y un nuevo descenso

Las posteriores campañas de Argentinos fueron de mayor a menor. Daba la sensación de que el dinero se iba terminando y con él los éxitos deportivos. Al comenzar los 90 el equipo declina y después de muchos años comienza a mirar la tabla de posiciones desde abajo. Por un error nunca aclarado del todo, alguien se olvida de enviar los telegramas de renovación de contratos y el plantel entero queda libre. Se llega a un arreglo con casi todos pero nuestra principal figura, Fernando Redondo, queda libre, junto a Silvio Rudman y Argentinos pierde una fortuna.

Una salvada del descenso en la temporada 91-92 preanuncia nuestra suerte, que queda sellada al final de la temporada 95-96 en que después de 41 años de militancia ininterrumpida en la primera división se sufre la amargura del descenso.

El campeonato del ascenso en la temporada 96-97 se ganó con bastante dificultad y sufriendo hasta el final. La noche del retorno en cancha de Deportivo Español nuclea a una verdadera multitud que festeja el triunfo contra Gimnasia y Tiro por 1 a 0.

El 26 de diciembre de 2003 va a quedar en la memoria de todos ya que luego de transitar varios años por distintas canchas, el Bicho reinauguró su estadio en La Paternal.

[editar] Ultimo retorno

Finalmente, llegó el retorno en el 2004 con una victoria resonante ante Talleres de Córdoba en la Promoción. Desde ahí, justamente en el año del centenario, Argentinos se mantuvo ininterrumpidamente en la máxima categoría, aunque en varias campañas logró la permanencia agónicamente, haciéndose fuerte especialmente en el flamantemente bautizado “Diego Armando Maradona”. En una resurrección notable, avalado por el orden institucional pregonado por la dirigencia, el Bicho volvió a las bases, comenzó a solidificar su plantel y de la mano de Néstor Gorosito logró el acceso a la Copa Sudamericana 2008, en la que arribó hasta las semifinales, quedando a un paso de la gloria continental.

[editar] Un nuevo título nacional

Parecía que se terminaba un ciclo, sin embargo, Argentinos siempre logra sobresalir, con su estilo y su fútbol. El retorno de un ídolo de la casa como Claudio Borghi fue fundamental para que se vuelva hablar del Bicho por su juego. De a poco, el Bichi fue formando un equipo a su medida, con un plantel donde se destacaba la buena técnica. De esa forma, y sorprendiendo a todos, El 16 de mayo de 2010 logra el título argentino por tercera vez en su historia ganándole en la última fecha al equipo de Parque Patricios por 2 a 1. Una semana antes se encontraba a un punto del líder Estudiantes de la Plata. Estudiantes empatabá con Rosario Central y Argentinos Juniors perdía tres por uno en el barrio La Paternal enfrentando a Independiente, logrando el descuento y la victoria por 4 a 3 en tiempo agregado. La alegría volvió al barrio después de 25 años el día que en la cancha de Huracán se escribió una de las páginas más importantes de la historia de la institución.

[editar] Museo de Argentinos Juniors

El Museo de Argentinos Juniors está ubicado en el mismísimo "Templo del Fútbol": el estadio “Diego A. Maradona” con una novedosa construcción, diseño y decoración, estando a la altura de los mejores del mundo.

Las visitas son al estadio “Diego A. Maradona”. El Museo es un parte del recorrido, y no el fin de la visita en sí. El campo de juego, los vestuarios, mantenimiento, sala de seguridad, el Hall Central, la Sala de Prensa y el Museo formarán parte de la recorrida.

[editar] Clásico

El primer clásico rival (el histórico) fue Sp. Palermo[cita requerida], club que ha sido desafiliado hace muchísimos años. Antiguamente uno de los clásicos era Atlanta (rival histórico de Chacarita Jrs.)[cita requerida], y también el club más vecino de todos: All Boys, sobretodo entre 1937 y 1955 (cotejo que tuvo gran continuidad en los torneos de ascenso y siendo por esos días el clásico mas atractivo de la Primera B). Este 'derby' volvió a disputarse entre 1973 y 1980 (en Primera División, con gran rivalidad) y luego en en 1996 en el Nacional B.

Luego, tras el descenso de All Boys, la hinchada de Argentinos Juniors inició otra rivalidad pero en este caso con la gente del Club Atlético Platense[cita requerida], hasta 1999 (cuando los calamares descendieron de categoría). También, otros partidos especiales son con Chicago, San Lorenzo (por el descenso de los cuervos y la obtencion de la Copa Libertadores por parte de los Bichos) y Estudiantes de La Plata[cita requerida], pero ninguno de estos podría ser tomado como "la contra" de Argentinos Juniors.

[editar] Presidentes

  • 1901-1907: Pablo Paolella
  • 1904-1907: Leandro Ravera Bianchi
  • 1907-1911: Tomás Tericone
  • 1911-1916: Teófilo Pebe
  • 1916-1922: Emilio Couy
  • 1922-1927: Edgardo Melozeth
  • 1927-1932: Juan Guglielmetti
  • 1932-1939: Domingo Capitani
  • 1939-1943: Gastón García Miramón
  • 1943-1947: Emilio Ardoy
  • 1947-1954: Antonio Delporto
  • 1954-1962: Victor Giacobacci
  • 1962-1966: Juan Bautista Molinari
  • 1966-1970: Domingo Deker
  • 1970-1973: Arturo Gracía Vázquez
  • 1973-1975: Osvaldo Sanguinetti
  • 1975-1976: Mariano Boggiano
  • 1976-1977: Florentino Alem
  • 1977: Carlos Pascual Osorio/Juan Fiori/Omar Santiago Gallo
  • 1977-1981: Próspero Víctor Cónsoli
  • 1981-1992: Domingo Tesone
  • 1992-1995: Luis Veiga
  • 1995-1996: Ricardo Bravo
  • 1996-2002: Oscar Giménez
  • 2002-Presente: Luis Segura

[editar] Escudo

El Escudo de la Asociación Atlética Argentinos Juniors utilizado en la actualidad consta de una bandera roja con una banda diagonal blanca que la atraviesa del extremo superior derecho hasta el extremo inferior izquierdo, con la leyenda "Mens Sana in Corpore Sano" a su alrededor y contorneado por un círculo azul que posee dentro la inscripción "Asociación Atlética Argentinos Juniors"

[editar] Uniforme

  • Uniforme titular: Camiseta, pantalón y medias rojas con vivos blancos con rosado en las medias.
  • Uniforme alternativo: Camiseta, pantalón y medias blancas con vivos rojos con rosado en las medias.
  • Uniforme tercero: Camiseta, pantalón y medias azules con vivos rojos con rosado en las medias.

[editar] Estadio

Artículo principal: Estadio Diego Armando Maradona

El estadio "Diego Armando Maradona" se encuentra en el barrio de Villa General Mitre pero a solo una cuadra del límite con el barrio de La Paternal, barrio por el cual comúnmente se denomina y ubica popularmente; la dirección es Gavilán Nº 2151, entre las calles Juan Agustín García y Boyacá. En ese estadio debutó en primera división Diego Armando Maradona y Lionel Messi con la casaca de la Selección Nacional. Posee una capacidad para 24.800 espectadores

[editar] Instalaciones deportivas

  • Estadio Diego Armando Maradona. Dirección: Gavilán 2151, Cap. Fed.
  • Museo "El Templo del Fútbol". E-mail: museo@argentinosjuniors.com.ar Dirección: Gavilán 2161, Cap. Fed.
  • Polideportivo Las Malvinas. Dirección; Punta Arenas 1271, Cap. Fed.
  • Complejo futbolístico Diego Maradona. Dirección: Av. Lafuente y Av. Perito Moreno, (Flores Sud), Cap. Fed.
  • Micro Estadio Argentinos Juniors. Dirección: Gutenberg 350. Cap. Fed. (La Paternal)

[editar] Datos del Club

[editar] Récords

[editar] Goleadas

  • ndiente (2000)
  • Peor derrota en Nacional B: 1:5 vs Juventud Antoniana (2003)
  • Peor derrota en torneos internacionales: 1:4 vs Colo-Colo (1994)

  • chupete
    chupete
    Yo soy de River Plate..!!!el mejor del mundo....para mi el es unos de los 10 mejores equipos de argentina y para  otros el mejor es Banfield,Racing,Boca,Tigre,Independiente,Velez,Estudiantes,Lanus,Argentinos Juniors,Huracan,San Lorenzo,Olimpo,All Boys,Quilmes,Gimnacia Y Es Grima De La Plata,ETC..............!!!!!!!!!!!!!
    chupete
    chupete
    Equipo PJ PG PE PP GF GC Pts
    1 Estudiantes L.P. 15 10 3 2 21 6 33
    2 Vélez Sarsfield 15 9 4 2 23 8 31
    3 Arsenal F.C. 15 7 4 4 17 14 25
    4 Godoy Cruz (Mza.) 15 6 6 3 26 17 24
    5 Racing Club 15 6 4 5 20 14 22
    6 All Boys 15 6 4 5 18 15 22
    7 River Plate 15 5 7 3 14 12 22
    8 N.O. Boys 15 5 7 3 12 10 22
    9 Colón 14 6 4 4 17 21 22
    10 Boca Jrs. 15 6 2 7 18 18 20
    11 San Lorenzo de A. 15 5 5 5 15 16 20
    12 Banfield 15 4 7 4 17 13 19
    13 Argentinos Jrs. 14 5 4 5 15 14 19
    14 Tigre 14 5 3 6 18 18 18
    15 Lanús 14 5 3 6 13 19 18
    16 Olimpo (B. Blanca) 14 4 1 9 15 22 13
    17 Huracán 15 3 4 8 13 26 13
    18 Independiente 14 2 6 6 11 21 12
    19 G. y Esgrima L.P. 15 2 5 8 8 16 11
    20 Quilmes A.C. 15 1 7 7 10 21 10
    chupete
    chupete
    RIVER PLATE:
    Página [1 2 3 ]
    Comenta